Investigadores de Harvard descubren que el colesterol "bueno" también puede incrementar el riesgo de enfermedad cardiovascular

colesterol, salud del corazón

Al hablar del colesterol suele acudir a la relación de "bueno" frente a "malo". Pero tal división podría no ser realmente así, según científicos de Harvard. 

"El colesterol es una molécula indispensable para cubrir diversas funciones metabólicas, y nosotros fabricamos el que nos hace falta", explicó previamente a Business Insider el nutricionista Juan Revenga. Tu cuerpo la necesita para la síntesis de vitamina B,  de las hormonas sexuales y para las membranas plasmáticas. 

Aunque este también puede suponer un desafío para la salud. 

A este respecto, durante décadas se ha relacionado un mayor riesgo de enfermedad cardíaca con niveles elevado del llamado "colesterol malo", —también conocido como lipoproteína de baja densidad o LDL, que puede obstruir las paredes arteriales —.

Mientras que  el “colesterol bueno”, —conocido como lipoproteína de alta densidad o HDL—,  puede ejercer protección frente a estas afecciones al ayudar a eliminar el colesterol del sistema. 

Sin embargo un artículo reciente elaborado por investigadores de la Escuela T.H. Chan de Salud Pública de  Harvard, pone de manifiesto que el apodo "bueno" de cierto tipo de colesterol podría no ser tan exacto.

Las 5 mejores infusiones para ayudarte a reducir el colesterol

Como pone de manifiesto el equipo de  la Harvard Chan School, dentro del colesterol HDL hay diferentes subespecies, con diversos tipos de proteínas en sus superficies. Lo que hace que funcionen de manera distinta en el cuerpo. 

El estudio trató de dar respuesta a por qué ciertos medicamentos que mejoraban los niveles de colesterol bueno no reducían en cambio los riesgos cardiovasculares. Sus hallazgos permiten empezar a vislumbrar el motivo.

Para su investigación estudiaron 16 de las aproximadamente 200 subespecies diferentes de HDL definidas por proteínas. Descubrieron que si bien algunas están asociadas con una menor probabilidad de enfermedad cardiovascular, algunas no muestran relación o incluso están asociadas con un aumento del riesgo. 

De todas las analizadas, encontraron que  el colesterol "bueno" que contiene una proteína llamada apolipoproteína C3 (apoC3) se vinculó con un mayor riesgo de enfermedad cardiovascular, (incluidos accidentes cerebrovasculares y ataques cardíacos), y diabetes tipo 2.  El HDL que contiene el complemento alfa-2-macroglobulina (α2M) también conllevó un mayor riesgo de enfermedades del corazón.

"El HDL no es solo un transportador de colesterol. También tiene acciones antiinflamatorias, antioxidantes, inmunológicas y otras que afectan al riesgo de enfermedades. Necesitamos averiguar qué subespecies de HDL son protectoras y cuáles son perjudiciales", explica en una entrevista al portal médico de Harvard, Jeremy Furtado uno de los autores principales.

¿Qué implicaciones tiene esto para la salud? Como explica Furtado en el artículo, cuando se logre conocer con detalle cuáles son los tipos de colesterol HDL que realmente son "buenos", se podrán
diseñar terapias que logren aumentarlos, potenciado su efecto protector en el organismo.

Sin embargo no se trata solo de terapias farmacológicas.

"Nuestro grupo pronto publicará una nueva investigación sobre los efectos de las dietas saludables asociadas con la reducción del riesgo de enfermedades cardíacas que aumentan el colesterol HDL, y lo hacen aumentando las subespecies buenas de HDL y no las malas", adelanta el investigador.

Otros artículos interesantes:

Lo que pones en tu vaso también cuenta: 4 bebidas que aumentan tu nivel de colesterol

Cómo bajar el colesterol sin medicamentos con este simple consejo revelado por Harvard

10 alimentos que ayudan a bajar el colesterol malo, según los expertos de Harvard

Te recomendamos