Comer chocolate puede ayudar a las mujeres mayores a quemar grasa y dormir mejor, pero es imprescindible hacerlo a esta hora

Chocolate

Getty Images

  • Una pequeña investigación realizada en mujeres en etapa posmenopáusica revela cuáles son las dos ventanas de tiempo idóneas para que comer chocolate negro ayude a quemar grasas, calmar el hambre o incluso dormir mejor.
  • Los dos momentos ideales son una hora después de despertarse o una hora antes de irse a la cama. 
  • Descubre más historias en Business Insider España. 

Existen muchos mitos en torno al consumo de chocolate: que engorda, que es malo para la salud o que resulta importante limitar su consumo. 

Sin embargo, tomar chocolate en pequeñas cantidades diarias con regularidad está avalado por numerosos estudios científicos: se ha demostrado su acción antioxidante, mantiene sanos el corazón y el cerebro, contribuye a la salud de la piel y combate la fatiga o la depresión al mejorar la transmisión de neurotransmisores como la serotonina.

Buenas noticias si te encanta el chocolate: un pequeño estudio recientemente publicado en The FASEB Journal y realizado a 19 mujeres posmenopáusicas encontró que dos pequeñas ventanas de tiempo son especialmente efectivas para comer chocolate y obtener grandes ventajas.

Las mujeres mayores pueden acceder un impacto positivo consumiendo una pequeña ración de chocolate (unos 85 gramos diarios) una hora después de despertarse o una hora antes de irse a la cama. 

Las 19 participantes se sometieron a una prueba controlada durante dos semanas en las que consumieron a diario dicha cantidad de chocolate con leche, más rico en grasas, azúcar y calorías que el negro. Investigaciones anteriores como la publicada en Obesity encontró que cuanto más chocolate comían las mujeres posmenopáusicas al día, más probabilidades tenían de aumentar su índice de masa corporal a medida que envejecían.

Hallazgos prometedores: el chocolate sacia y ayuda a quemar grasas

Chocolate con leche
Pixabay

Las mujeres del estudio, publicado en The FASEB Journal, no solo se abstuvieron de aumentar de peso a pesar del consumo regular de chocolate, sino que también mostraron beneficios distintivos del hábito.

Comer 3.5 onzas por la mañana, especialmente dentro de una hora después de despertarse, disminuyó el hambre y el deseo de alimentos dulces en general, en gran parte porque redujo los niveles de glucosa en sangre. La golosina también provocó un mayor grado de quema de grasa y un impulso en la actividad física a lo largo del día.

Tomar chocolate por la noche, idealmente aproximadamente una hora antes de acostarse, aumentó la señalización de la melatonina, el neurotransmisor asociado con la somnolencia. Scheer dice que eso puede proporcionar una ventaja para el sistema circadiano, que hace mucho más que garantizar la calidad del sueño, aunque definitivamente es una ventaja.

Lo que comemos afecta los mecanismos fisiológicos, pero también lo hace cuando comemos.

Su ritmo circadiano también tiene un gran impacto en el peso corporal y el metabolismo, agrega. Comer en el momento "equivocado", como una comida pesada cerca de la hora de acostarse, puede afectar negativamente los procesos metabólicos y conducir a un mayor almacenamiento de grasa. En particular, agrega Scheer, puede cambiar la forma en que funcionan los microbios intestinales y eso puede provocar trastornos del sueño, elevación del azúcar en la sangre, distribución de la grasa corporal y somnolencia diurna.

Por el contrario, la pequeña cantidad de chocolate en el estudio tuvo el efecto contrario. Los participantes que tomaron chocolate por la noche informaron menos variabilidad para conciliar el sueño y una mejor calidad del sueño en general. Eso es significativo, considerando que la interrupción del sueño y la dificultad para conciliar el sueño son quejas frecuentes durante la transición a la menopausia3.

En términos de por qué los participantes del estudio no aumentaron de peso a pesar de la alta cantidad de grasa, azúcar y calorías en el chocolate, es probable que se deba a que los participantes en realidad estaban satisfaciendo sus necesidades calóricas, según Shena Jaramillo, RD, dietista de Peace and Nutrición.

"Muchas personas que luchan por perder peso en realidad consumen muy pocas calorías y son conocidas por saltarse el desayuno", dice. “Agregar chocolate, o cualquier alimento, permite que el cuerpo esté adecuadamente nutrido y también puede frenar el ansia de alimentos dulces. Son menos propensos a darse atracones más tarde en el día porque no se sentirán tan restringidos ".

Muchas personas que luchan por perder peso en realidad consumen muy pocas calorías y son conocidas por saltarse el desayuno.

Eso no significa cargarse de barras de chocolate durante el día, agrega, porque la atención debe seguir estando en la moderación. Pero si decide tomar un dulce antes del desayuno, es posible que se esté dando un pequeño impulso a su salud.

"El chocolate es una gran fuente de grasa y un poco de proteína", dice. "Esto puede ayudar a las personas a sentirse saciadas con solo un pequeño refrigerio".

Lo que esto significa para ti

ETomar un poco de chocolate a primera hora de la mañana o una hora antes de acostarse podría tener efectos beneficiosos sobre el apetito, la salud intestinal y la calidad del sueño. E

LEER TAMBIÉN: Por qué el chocolate blanco no es realmente chocolate

LEER TAMBIÉN: Las comidas picantes pueden ser buenas aliadas para controlar la saciedad y además te ayudarán a quemar grasas

LEER TAMBIÉN: Todos los beneficios para tu cuerpo de comer con cilantro, la especia que la gente odia o ama sin término medio

VER AHORA: Ángel Sáenz de Cenzano, CEO de LinkedIn España: “El mayor reto del mercado laboral será la capacitación de las personas para dar respuesta a las necesidades del futuro”