Pasar al contenido principal

Comer más mariscos podría ayudarnos a frenar el calentamiento global — una de las tantas soluciones climáticas que ofrece el océano

Un gran cardumen de peces fusileros bananeros nada sobre el colorido campo de corales blandos en el arrecife de Hin Khao, cerca de Satun, Tailandia, en el mar de Andamán.
Un gran cardumen de peces fusileros bananeros nada sobre el colorido campo de corales blandos en el arrecife de Hin Khao, cerca de Satun, Tailandia, en el mar de Andamán. Sirachai Arunrugstichai/Greenpeace
  • El calentamiento del agua del océano y el derretimiento sin precedentes de las capas de hielo del Ártico y la Antártida podrían provocar un aumento del nivel del mar de más de un metro para finales de siglo, según un nuevo informe de las Naciones Unidas.

  • Estas aguas crecientes podrían desplazar a cientos de millones de personas que viven en pequeñas islas y en regiones costeras.

  • Pero los océanos también ofrecen algunas formas de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y, por lo tanto, mitigar el cambio climático.

  • Una de esas soluciones es para las personas que consumen más mariscos por proteínas y menos carne. Aumentar la producción de energía eólica en el mar también podría ayudar.

El nivel del mar podría subir más de un metro en 80 años. Se espera que mueran la mayoría de los arrecifes de coral de aguas cálidas. Los océanos se están calentando el doble de rápido que a principios de los años 90.

Estas son solo algunas de las preocupantes conclusiones detalladas en un nuevo informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) de las Naciones Unidas.

Leer más: Cómo la forma natural de hablar y de actuar de Greta Thunberg la ha convertido en un icono mundial

Pero otros dos nuevos informes señalan importantes formas en que los océanos pueden ayudarnos a abordar la crisis climática.

Esa investigación sugiere que las actividades oceánicas tienen el potencial de reducir las emisiones mundiales de dióxido de carbono en casi 11.000 millones de toneladas, es decir, el 21% de las reducciones necesarias para evitar que la temperatura del planeta aumente más de 1,5 grados centígrados (el objetivo establecido en el acuerdo de París sobre el clima).

Los datos proceden del Panel de Alto Nivel para una Economía Oceánica Sostenible (HLP)  — un grupo de líderes mundiales y científicos —, así como de un documento adjunto en la revista Science.

"Esbozamos una 'lista de cosas que no hay que lamentar' de acciones climáticas basadas en el océano que podrían ponerse en marcha hoy en día", escribieron los autores del estudio.

Una de esas acciones tiene que ver con nuestra dieta: obtener más proteínas de los mariscos y menos de la carne.

La necesidad de comer más mariscos

El barco Arctic Sunrise rodeado de bloques de hielo en el océano cerca de Svalbard, Noruega.
El barco Arctic Sunrise rodeado de bloques de hielo en el océano cerca de Svalbard, Noruega. Christian Aslund/Greenpeace

La evaluación del IPCC, compilada por más de 100 autores de 36 países, se centró en el estado de los océanos del mundo y su criosfera, las partes congeladas del planeta. En las conclusiones se revisan las proyecciones de la elevación del nivel del mar: si la temperatura de la Tierra aumenta en más de tres grados centígrados, los autores hallaron que los niveles de agua serían un promedio un metro más altos para el año 2100.

El informe "pinta un panorama sombrío de los impactos del cambio climático en el océano, los ecosistemas oceánicos y las personas, y un retrato aún más sombrío de lo que nos espera a menos que nos tomemos en serio la reducción rápida de las emisiones de gases de efecto invernadero", dijo en un comunicado de prensa Jane Lubchenco, coautora del estudio de Science y asesora del HLP.

Las soluciones que Lubchenco y sus colegas destacan se dividen en cinco grandes categorías: producir más energía renovable basada en el océano, hacer que las industrias del transporte y la navegación sean neutras en carbono, proteger y restaurar los ecosistemas que secuestran dióxido de carbono, almacenar carbono bajo el lecho marino y cambiar las dietas para incluir más mariscos.

"Los océanos de la Tierra no son simplemente una víctima pasiva del cambio climático, sino que ofrecen una oportunidad hasta ahora no apreciada de ofrecer soluciones para reducir las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero", dijeron los autores del HLP en un comunicado de prensa.

Los vendedores clasifican pescado y otros mariscos en un mercado en Bangkok, Tailandia, el 31 de marzo de 2016.
Los vendedores clasifican pescado y otros mariscos en un mercado en Bangkok, Tailandia, el 31 de marzo de 2016. Athit Perawongmetha/Reuters

La razón para comer más mariscos, según el informe, es que las fuentes de proteínas del océano (como los mariscos y las algas marinas) pueden tener una huella de carbono sustancialmente menor que la carne de animales terrestres. Como dos de los miembros del HLP — Erna Solberg, la primera ministra de Noruega, y Tommy Remengesau Jr. el presidente de Palau — escribieron en un artículo de opinión de CNN, consumir más de estos puede ayudar a hacer que tu dieta sea más saludable y sostenible a la vez que reduce las emisiones.

Aproximadamente 3.000 millones de personas en el mundo ya dependen de los mariscos capturados y cultivados como su principal fuente de proteínas, según la Organización Mundial de la Vida Silvestre.

Las industrias de la pesca y la acuicultura no son totalmente neutras en carbono; sin embargo, las granjas de vacas, ovejas y aves de corral representan el 18% de las emisiones de gases de efecto invernadero producidas por el hombre en todo el mundo, según The Conversation. Eso es una mayor cantidad de emisiones que las de los barcos, aviones, camiones y automóviles juntos.

Un estudio publicado el mes pasado calculó que si cada estadounidense reemplazara toda la carne de res, pollo y cerdo de su dieta por una opción vegetariana, eso ahorraría el equivalente a 280 millones de toneladas métricas de dióxido de carbono cada año. Eso es más o menos lo mismo que sacar de la carretera a unos 60 millones de coches.

El potencial de las energías renovables oceánicas

Turbinas eólicas generadoras de energía en el parque eólico offshore Amrumbank West cerca de la isla de Amrum, Alemania el 4 de septiembre de 2015.
Turbinas eólicas generadoras de energía en el parque eólico offshore Amrumbank West cerca de la isla de Amrum, Alemania el 4 de septiembre de 2015. Morris Mac Matzen/REUTERS

Morris Mac Matzen/REUTERS

Sin embargo, aún más impactante que los cambios en la dieta es el aprovechamiento de la energía del viento y las olas a través de los sistemas de energía mareomotriz y los parques eólicos marinos, dijo el grupo HLP.

Lubchenco y sus colegas dicen que se necesita más inversión en investigación y desarrollo para aumentar el número de parques eólicos marinos flotantes que podrían construirse más lejos de la costa. También sugieren que los países establezcan objetivos claros para aumentar el uso de la energía renovable de origen oceánico para los años 2030 y 2050.

Solberg y Remengesau Jr. dijeron a CNN que el aumento de la energía renovable basada en el océano podría reducir casi 6.000 millones de toneladas de emisiones de dióxido de carbono cada año para el año 2050. Esto equivale a sacar de la carretera a más de 1.000 millones de coches durante un año.

"Para ganar la lucha contra el cambio climático, necesitamos todas las manos en la masa, tanto en tierra como en el mar", escribieron.

Y además