Pasar al contenido principal

Todas las comisiones que te está cobrando tu banco sin que te des cuenta

Sacar dinero del cajero con una tarjeta ING
petekarici/Getty
  • Salvo algunas excepciones reguladas, las entidades financieras tienen libertad para fijar las tarifas que consideren en las tasas bancarias.
  • Existen hasta 41 conceptos por los que pueden aplicarte una comisión, según el Banco de España.
  • Por apertura, por mantenimiento, por administración, por descubierto o por pagos en el extranjero, entre las que pasan más desapercibidas pero se cobran.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Los seis principales bancos españoles ingresaron más de 11.000 millones de euros en comisiones durante el primer semestre de 2019.

Con unos márgenes cada vez más estrechos, una competencia furibunda acrecentada por la irrupción de las fintech, una frágil cotización en bolsa y un entorno hostil para el negocio con los tipos de interés por los suelos, en el sector lo tienen claro: apostar por las comisiones.

Incluso se está hablando de una subida generalizada de las mismas.

Cobrar por los depósitos

Reducción de gastos, cierre de oficinas, prejubilaciones masivas... La banca ya no sabe de dónde tirar para seguir siendo competitiva, para mantener el ritmo de beneficios. Así que se buscan fórmulas más o menos imaginativas o polémicas en tanto en cuanto pueden provocar un fuerte rechazo en la sociedad.

Entre ellas, la tan cacareada posibilidad de cobrar a los clientes minoristas por los depósitos, como ya han planteado desde el Banco Sabadell.

A día de hoy, las entidades financieras sólo gravan a los clientes institucionales —como otros bancos o aseguradoras— por estos productos financieros, pero, si los tipos continúan bailando al mismo son, todo puede pasar.

¿Eres cliente del Santander? Ojo a las nuevas comisiones

Capítulo aparte merece la entidad que lidera Ana Patricia Botín, que se embolsó nada menos que 624 millones de euros por comisiones entre enero y junio del presente ejercicio. El giro en la política sobre esas tasas es evidente. No sólo son ideas que no han llegado a concretarse —como el anuncio de cobrar a las empresas por las cuentas no operativas que tengan efectuado en julio— sino que ya es una realidad.

Así, el Banco Santander puede llegar a cobrar hasta 116 euros al año de comisión por su cuenta estándar. Da igual que no hagas movimiento alguno, desde el pasado 17 de septiembre es lo que hay.

Leer más: Olvídate de las cuentas bancarias infantiles, descubre por qué es mejor que le regales a tu hijo un fondo de inversión

De manera más específica, cabe señalar que los clientes que hasta ahora abonaban 24 euros al trimestre llegarán hasta los 29, añadiendo un coste adicional de 65 céntimos por apunte. Sin embargo, no son los casos más drásticos, puesto que para otros usuarios el alza será de cero a 29 euros cada tres meses. Desde la entidad aducen que esa subida pretende orillar las cuentas marginales para homogeneizar condiciones y atraer a los clientes a la 1|2|3.

Las comisiones bancarias, muy variables

Por si tienes duda, no olvides que las tarifas de las comisiones bancarias carecen de regulación. En otras palabras: los bancos tienen la potestad de cobrar lo que libremente decidan por ese concepto. Por muy abultada que sea la cifra.

Así como tú puedes igualmente elegir la entidad que sea de tu gusto, incluyendo por supuesto aquellas que, como norma general, no cobran comisiones. Que las hay.

Existen, no obstante, casos en los que el importe de las comisiones se encuentran limitados por una norma, como, por ejemplo, la cancelación anticipada de una hipoteca o de un crédito al consumo.

Las comisiones bancarias más habituales

Las citadas maniobras del banco español de mayor tamaño no representan, como ya se ha apuntado, una excepción en el sector. Con lo que, como clientes, toca estar ojo avizor. Lo primero es saber si tienes derecho o no a una cuenta bancaria gratuita.

Si no es así -lo cual es bastante probable-, te aconsejamos que descubras las comisiones más comunes que quizá tu banco pueda estar cobrándote sin que te des cuenta.

Comisión de administración

Esta tasa está generalmente vinculada al uso que se hace de la propia cuenta bancaria. Lo más frecuente es que consista en una cantidad fija por cada apunte llevado a cabo durante un periodo determinado.

No obstante, resulta práctica habitual excluir de su aplicación un cierto número de apuntes (por ejemplo, los veinte primeros) y/o un tipo específico de movimiento (por ejemplo, excluir todos los ingresos en efectivo).

Comisión de apertura

Se trata del montante que obtiene la entidad financiera por las gestiones administrativas realizadas para formalizar una operación, que suele ser un porcentaje sobre el importe de la misma, con un mínimo establecido.

Comisión de amortización anticipada

Este importe retribuye los trámites administrativos correspondientes que debe llevar a cabo el banco para poner fin a una operación que tenía un plazo definido de duración antes de que llegase el vencimiento pactado en el contrato.

"Compensa a la entidad por lo que deja de ganar al no poder seguir cobrando intereses o comisiones por el riesgo que estaba asumiendo durante el periodo de tiempo en que la operación estaba activa", según explican desde el Banco de España.

Leer más: Los intereses bancarios, qué son, cómo funcionan y cuántos tipos existen

Comisión de mantenimiento

La siguiente tasa bancaria remunera el servicio de caja básico, el del día a día y que más usa el cliente. En la mayor parte de las entidades, incluye los ingresos y reintegros en efectivo o disposiciones mediante cheque, adeudos e ingresos que se derivan de las liquidaciones periódicas de la propia cuenta y la entrega de los medios de disponibilidad habitual del depósito (talonarios de cheques o libretas).

También se añaden otros servicios o apuntes, tales como la custodia del dinero, el mantenimiento de los registros necesarios para el funcionamiento del depósito o el derecho a ordenar cargos y abonos en cuenta.

comisión por retirada de efectivo en el cajero
Getty Images

Comisión por retirada de efectivo

Este coste aparejado "retribuye el servicio de retirada de efectivo con tarjeta en cajeros automáticos o en ventanilla. En las operaciones en cajero existen unos límites a las comisiones que pueden establecer los titulares de los cajeros y los emisores de tarjetas, así como determinada información que se debe proporcionar a los titulares de las tarjetas en esos casos.

Además, se debe de permitir desistir de la operación si no se está de acuerdo con la comisión", recuerdan desde el supervisor. En este caso, pueden resultarte útiles las siguientes 10 claves para usar la tarjeta de crédito en el extranjero y pagar menos comisiones.

Comisión por transferencia

Esta comisión compensa a las entidades por el servicio de ejecución de transferencias. Los gastos de estas operaciones pueden ser abonados en su totalidad por el ordenante de la misma (cláusula OUR), por el beneficiario (cláusula BEN) o compartida entre ambos (cláusula SHA).

Comisión por consultas en cajeros

Aunque desde la perspectiva del usuario pueda parecer sorprendente que exista una comisión por hacer una simple consulta en cajero (saldos, movimientos, etc.), efectivamente, existe. Más común resulta toparse con ella cuando se efectúa en un cajero que no pertenece a la red de la entidad financiera en la que tengas cuenta abierta.

Leer más: Conoce la diferencia entre un préstamo y un crédito

Comisión por descubierto

¿Qué sucede si te pasas gastando y tu saldo queda por debajo de cero? Pues que, salvo excepciones pactadas, aparecerá una comisión por descubierto, que retribuye a la entidad por la concesión de una facilidad crediticia consistente en la admisión de cargos en una cuenta bancaria sin tener saldo suficiente. Se calcula, normalmente, sobre el mayor saldo deudor de la cuenta en el periodo de liquidación.

Eso sí, ten en cuenta que esta figura no puede aplicarse si el descubierto se da únicamente como consecuencia de las distintas fechas de valoración o porque te hayan cargado comisiones en la cuenta.

Comisión por pagos en el extranjero

Uno de los clásicos en el ámbito de las comisiones más comunes que tu banco puede estar cobrándote sin que te des cuenta. Al menos, no en el momento de realizar la operación: usas la tarjeta en el extranjero -cuando estás de vacaciones, por ejemplo- y al regresar y comprobar la cuenta... ¡Sorpresa! Comisiones por doquier. La comisión por pagos en el extranjero puede darse por cambio de divisa, por operaciones de compra en comercios o retirada de efectivo en cajeros.

Por ello, te aconsejamos que compruebes las tarifas que aplica tu banco en este campo antes de partir. Si quieres saber más sobre este punto, aquí puedes descubrir las comisiones que pueden cobrarte por usar tu tarjeta en el extranjero.

Comisión de estudio

Finalmente, entre las 10 comisiones más comunes que tu banco puede estar cobrándote sin que te des cuenta, se sitúa la tasa por el estudio o análisis de los riesgos de una operación. Suele ser un porcentaje sobre el importe de la misma, con un mínimo.

Al igual que en el caso anterior, te recomendamos que te informes previamente de los baremos que manejan en tu entidad financiera.

Todas las comisiones bancarias

Además de las que se cobran con mayor frecuencia, existen otras tasas, algunas grandes desconocidas, que las entidades financieras explotan. Para que estés prevenido, aquí tienes la lista de todas las comisiones que, en función de la circunstancia, el Banco de España prevé que pueden cobrarte. No se trata de un tema baladí, dado que son hasta 41 conceptos (incluyendo los 10 anteriores).

  1. Comisión de cancelación anticipada.
  2. Comisión de emisión y de anulación.
  3. Comisión de mantenimiento en cuentas vinculadas a hipotecas.
  4. Comisión por aplazamiento de pago.
  5. Comisión por cancelación anticipada del depósito a plazo.
  6. Comisión por conformidad.
  7. Comisión por devolución.
  8. Comisión por disponibilidad de crédito.
  9. Comisión por emisión, renovación y tenencia.
  10. Comisión por exceso sobre el límite.
  11. Comisión por gestión de cobro o compensación.
  12. Comisión por gestión de declaración de impago.
  13. Comisión por gestión de órdenes de pagos.
  14. Comisión por gestión de protesto ante notario.
  15. Comisión por ingreso de efectivo en cuenta de tercero.
  16. Comisión por modificación de condiciones o garantías.
  17. Comisión por negociación o descuento.
  18. Comisión por reclamación de posiciones deudoras.
  19. Comisión por recogida o entrega a domicilio de efectivo.
  20. Comisión por recompra de factura anticipada.
  21. Comisión por recuento de moneda.
  22. Comisión por riesgo.
  23. Comisión por subrogación del deudor.
  24. Comisión por transferencia con datos incorrectos o incompletos.
  25. Comisiones por otros servicios con cheques.
  26. Comisiones por otros servicios con tarjetas.
  27. Comisiones por otros servicios relacionados con la gestión del crédito documentario.
  28. Compensación o comisión por reembolso o amortización anticipada total o parcial.
  29. Compensación por desistimiento.
  30. Compensación por riesgo de tipo de interés.
  31. Gastos de correo.

Ahora que ya conoces cuáles son las comisiones más habituales de la banca sólo tienes que sentarte unos minutos a repasar los movimientos de tu cuenta este último año para ver cuáles a aparece y después negociarlas con tu entidad financiera. 

Y además