Pasar al contenido principal

Cómo acertar al decirle a tu jefe que has decidido dejar la empresa

Julen Lopetegui
Getty Images

Dejar el trabajo puede ser tan doloroso e incómodo como una ruptura romántica. Dependiendo de la relación con tu jefe, quizá te lo imaginas echándose a llorar o entrando en cólera cuando le digas: "Se acabó". Por suerte, seguro que controlas bien estas situaciones, así que podrás manejarlas con clase y profesionalidad (o no).

Por si acaso, Lynn Taylor, experta nacional en lugares de trabajo y autora de Tame Your Terrible Office Tyrant: How to Manage Childish Boss Behavior and Thrive in Your Job (Cómo manejar la conducta infantil de un jefe y prosperar en tu trabajo), ha dado a Business Insider algunas pautas para mejorar el momento de anunciar que dejas el trabajo.

Unos consejos que quizás podría haber repasado Julen Lopetegui, ex seleccionador de la selección española, destituido antes del Mundial de Rusia 2018 tras haber anunciado su compromiso de entrenar al Real Madrid.

En primer lugar, ten por seguro que prefieres darle la noticia en persona, aconseja Taylor. Aunque sí que puedes enviarle un correo electrónico para fijar un momento en el que hablar.

Taylor seña que se puede ser poco preciso en ese email, diciendo con algo como: "¿Podemos repasar mis proyectos? Tengo algunas preguntas importantes que tengo que solucionar contigo. ¿Cuándo sería un buen momento?"

Si dejas muy claro por qué quieres reunirte, tu jefe podría preocuparse e intentar hablar contigo inmediatamente, incluso si es un mal día para él.

Una vez que estés en un lugar tranquilo con tu jefe, puedes decir: "Entonces, John, ¿tienes unos minutos? Quería comentarte relacionado con mi puesto y me encantaría que me prestaras unos minutos."

Asumiendo que él jefe esté de acuerdo, ya puedes darle la noticia. Taylor recomienda intentar evitar decir: "¡Renuncio!". 

He aquí cómo gestionar la conversación:

  • Empieza agradeciéndole el aprendizaje que te han dado, la oportunidad de trabajar con gente estupenda y cualquier otra cosa por la que estés agradecido.
  • Luego di que has encontrado el lugar perfecto para continuar con tu carrera profesional, y que por mucho que hayas disfrutado trabajando con ellos, estás progresando.
  • De nuevo, dile a tu jefe cuánto has aprendido de su experiencia. Agradéceselo a compañeros con los que hayas disfrutado trabajando.
  • También puedes decirles que tu trabajo es una gran oportunidad para otra persona, y que estarás atento a los posibles candidatos.
  • Si tu jefe te pregunta si podrás estar disponible en el futuro, ha apuntado Taylor, es importante "marcar los límites". Claro que puede parecerte bien ayudar o terminar parte de tu trabajo unas semanas después de marchaste, pero no quiere decir que vayas a estar "de guardia para siempre".
  • Asegúrate, añade Taylor, de llevar la conversación hacia tus necesidades profesionales. No lo conviertas en algo personal (incluso si tu jefe es la razón por la que te vas); no lo hagas emocional.

La clave a recordar aquí es no quemar los lazos. Especialmente si tu nueva posición es en el mismo sector o ciudad, hay muchas posibilidades de que te vuelvas a encontrar con tu antiguo jefe y compañeros de trabajo. También tu exjefe puede hablar con tu nuevo superior y pueden conocerse entre sí.

Tu jefe también podría intentar hacerte cambiar de opinión, con un ascenso o un aumento de sueldo. En ese caso, Taylor apunta que es importante recordar que había una razón por la que decidiste irte.

Si decides quedarte y aceptar los nuevos términos, eso no va a ayudar a tu reputación, según explica Taylor: es posible que ahora tu jefe no confíe tanto en ti.

Taylor tiene clara la frase clave: "Toma una decisión y cíñete a ella".

Te puede interesar