Pasar al contenido principal

7 cosas que puedes hacer para ahorrar 500 euros al año en la factura de la luz

Chica bombilla
skynesher/Getty Images
  • Acertar con la potencia contratada y con la tarifa eléctrica es con lo que más se ahorra.
  • Por cada grado que subas la temperatura en casa, dispararás un 7% el consumo.
  • Cambiar tus bombillas por iluminación LED ahorrará en torno a un 30% del gasto.
  • Los aparatos en stand by pueden sumar hasta el 2% del gasto eléctrico del hogar.
  • Descubre más historias en Business Insider España.
Primero en Upday

La factura de la luz ha subido 77,5% en los últimos 15 años según datos de Facua. Solo en 2019 se ha incrementado en torno a un 4% y la tendencia es que siga haciéndolo en los próximos años.

Si no quieres que el gasto en electricidad siga comiéndose tu presupuesto familiar, hay una serie de medidas que puedes poner en marcha ya mismo con las que ahorrar más de 500 euros al año en energía.

Leer más: Los 8 electrodomésticos que más consumen en una casa

Ninguna de ellas implica una gran inversión y todo el gasto que tengas que hacer lo recuperarás como mucho en dos años.

Reduce la potencia contratada

Una chica mirando una factura frente al ordenador portátil
Getty Images

Hay dos acciones clave para reducir el gasto en electricidad; la primera es acertar con la potencia contratada y la segunda es contratar la tarifa que mejor se adapta a tus necesidades, según desvelan los expertos de Preahorro.com.

La potencia contratada es la cantidad de kilovatios que puedes usar al mismo tiempo. Es lo que determina el número de aparatos que puedes tener conectados a la vez y el motivo por el que salte el contador cuando enciendes el horno y tienes puesto el lavavajillas y la lavadora, por ejemplo.

La mayoría de viviendas españolas tiene contratada más potencia de la que necesita y, a mayor potencia contratada, mayor coste en la factura, explican desde Preahorro.com

Este cuadro resume el coste adicional función de los tramos de potencia:

Gasto en energía en el hogar según la potencia contratada
Preahorro.com

¿Y cómo puedes averiguar la potencia eléctrica que necesitas?

Es tan fácil como sumar el consumo de todos tus electrodomésticos y bombillas. Así verás la potencia máxima que necesitarías si enciendes todo al mismo tiempo. También hay herramientas como las de Endesa, ChEnergía o AbEnergía que te ayudan a hacer el cálculo.

A partir de ahí, solo tienes que planificar un poco tu gasto energético y podrás reducir tu potencia contratada para ahorrar en electricidad. Cambiar la potencia contratada tiene un coste de 12 euros y sólo puede hacerse una vez al año, pero compensa.

Eso sí, no pierdas de vista que si la reduces demasiado, volver a subirla tendrá un coste mayor (en torno a 50 euros).

Si haces bien tus cálculos, el ahorro en este área puede suponer más de 100 euros al año.

Acierta con tu tarifa y aprovecha la discriminación horaria

Tarifa libre frente a tarifa regulada, ventajas y desventajas
Jarmoluk / pixabay

El segundo elemento clave para ahorrar en electricidad es tu tarifa. Entender cómo funcionan el mercado eléctrico español y sus tarifas puede ser una tarea titánica. Por fortuna es fácil reducirla de entrada a una sola decisión de partida, indican desde Preahorro: elegir entre una tarifa PVC con discriminación horaria o sin discriminación horaria.

Las tarifas de discriminación horaria cambian el precio de la energía según el momento del consumo. La mayoría incluyen dos tramos diferenciados. Es lo que se conoce como horario valle y horario punta.

El primero, con un precio menor, se extiende de 22 a 12 horas en invierno y de 23 a 12 horas en verano. El segundo, donde es más cara la electricidad, va desde las 12 hasta las 22 horas en invierno y desde las 13 hasta las 23 horas en verano.

¿Compensa aportar por la discriminación horaria? La respuesta es afirmativa en la mayoría de los casos. Si eres capaz de efectuar por lo menos un 30% del consumo eléctrico en el horario valle, el ahorro está asegurado y pagarás entre un 30% o 40% menos por el consumo en tu factura eléctrica.

Leer más: 5 gadgets y apps para ahorrar dinero en la factura de la luz

Incluso si no cambias tus hábitos, también puedes ahorrar cerca de un 18% en la factura de la luz. La razón es que sumas 14 horas en tarifa valle por 10 en punta y buena parte de los electrodomésticos que más consumen, como el frigorífico, están enchufados todo el día.

En euros, el ahorro puede traducirse de nuevo en una franja entre los 10 y los 15 euros al mes.

Además, si sumas algunas de las acciones que te contamos a continuación, el ahorro puede ser mucho mayor.

Controla la temperatura, instala un termostato

Ahorrar energía con el termostato
Getty Images

El Instituto para la Diversificación y el Ahorro de la Energía (IDAE) estima que por cada grado que aumentas la temperatura tu consumo eléctrico aumenta entre un 7% y un 8%.

Si eres capaz de mantener la temperatura por debajo de los 21ºC en invierno puedes ahorrar entre un 8% y un 13% del consumo o 60 euros al año en el peor de los casos.

La mejor forma de lograrlo es instalando un termostato en la vivienda. Con él podrás controlar la temperatura estableciendo patrones como reducir la temperatura por la noche e incluso apagar la calefacción cuando estés fuera de casa.

Leer más: 5 bulos sobre la calefacción que no deberías creer

El precio del termostato dependerá de sus funciones. Puedes encontrar un termostato básico desde 30 euros hasta termostatos inteligentes que se programan de manera automática por 150 euros.

Vigila la temperatura más allá de la calefacción

Cómo funciona el bono de calefacción
TOOKAPIC / Pixabay

Este mismo consejo puede servir también para otras áreas de la casa. Simplemente con lavar la ropa a 40 ºC en lugar de a 60 ºC podrás ahorrar hasta un 55% de energía en cada lavado. El resultado es de más de 40 euros al año según Kelisto.

En esta línea, si ajustas bien la temperatura del frigorífico también pagarás hasta 17 euros menos en la factura eléctrica. Para que funcione bien, basta entre 3ºC y 7ºC apara el interior y entre -18ºC y -20ºC para el congelador. Además, hay que asegurarse de que existe suficiente ventilación en la parte trasera del aparato y que no tiene polvo.

Elimina el 'stand-by' de tu vida

Botón de standby en un mando a distancia
Pixabay

Controlar el stand-by puede ayudarte de ahorrar más de 100 euros en el gasto energético del hogar, según Kelisto.

El stand-by supone hasta un 2% del gasto energético de una casa. El stand-by funciona tan bien porque es muy cómodo. Si estás pensando que, primero te acordarás de desenchufar todos los aparatos eléctricos y, después, lo harás, piénsatelo dos veces. Es muy complicado mantener ese nivel de esfuerzo a diario. La solución es volverte también vago utilizando regletas. En lugar de tener que apagar 20 aparatos, te bastará con desconectar 3 regletas.

Una alternativa más fashion pero más cara son los enchufes inteligentes. Con ellos podrás apagar desde el móvil los aparatos conectados a cada enchufe de la casa.

Pasarte a las bombillas LED

Cambiar las luces de casa para ahorrar energía
Getty Images

Las bombillas incandescentes dejaron de fabricarse en 2012 y en 2018 se puso fin a la fabricación de las halógenas. El motivo era su mayor consumo frente a las nuevas bombillas, especialmente las bombillas LED.

Las bombillas LED consumen entre un 70 y un 80% menos que las bombillas incandescentes y un 30% menos que las fluorescentes. Con esa tasa de ahorro, la inversión de cambiar las bombillas de la casa no tarda ni un año en recuperarse.

Leer más: Las mejores bombillas inteligentes de 2019 que puedes comprar ahora mismo

Además, son más duraderas, por lo que este ahorro aumenta según pasan los años. El siguiente cuadro de Computer Hoy aclara el ahorro según el tipo de bombilla que escojas:

Ahorro con las luces LED
Computer Hoy

Los trucos de la abuela

Una familia que pone interés en ahorrar
Getty Images

Para terminar, hay una serie de consejos que ya te daba tu madre y que harás bien en recordar. Muchos de ellos son de Perogrullo, pero también ayudan a ahorrar en energía en casa.

  • Apagar las luces cuando no estés en la estancia
  • En invierno hace frío, abrígate también en casa y no pretendas ir en camiseta de manga corta.
  • Revisa la caldera una vez al año y acuérdate de purgar los radiadores.
  • Al cocinar, usa recipientes adaptados al tamaño del fuego.
  • Aprovecha el calor residual y apaga el fuego unos minutos antes de terminar de cocinar.
  • Utiliza la olla exprés para cocinar más rápido.
  • Instala burletes en puertas y ventanas. Un buen aislamiento reduce entre un 5% y un 10% la energía que se consume para calentar la casa.

Por último, si no te importa gastar algo de dinero para mejorar la eficiencia energética del hogar, hay tres acciones concretas que pueden merecer la pena.

  • Cambia tu caldera por una eficiencia. Una caldera de condensación tiene un rendimiento que duplica la eficiencia de otro tipo de modelos. Esto se traduce en un ahorro de hasta 200 euros al año.
  • Cambia tus electrodomésticos por otros más eficientes. Si tus electrodomésticos tienen una calificación energética inferior a A, puedes ahorrar hasta 100 euros al año sustituyéndolos por otros más eficientes según Kelisto. Y es que el consumo de los electrodomésticos con etiqueta A+, A++ ó A+++ es hasta un 50% menor que los menos eficientes.
  • Cambia las ventanas. Las ventanas de doble acristalamiento o doble ventana minimizan las fugas de calor en invierno reduciendo un 10% el consumo energético.

Y además