Pasar al contenido principal

Cómo ahorrar dinero poco a poco con las transferencias automáticas

Una chica utiliza una tarjeta de crédito para hacer compras online.
Getty Images
  • Si se acometen transferencias manualmente, hay que prestar la atención necesaria para que el efectivo llegue a tiempo en la cuenta de destino: sin embargo, hay otra alternativa que se desconoce en algunos casos que es la realización de las transferencias automáticas.
  • Se trata de una herramienta que nos puede ayudar en nuestras finanzas personales y que en el largo plazo, si se hace una práctica constante, puede facilitar el ahorro personal.
  • El concepto del preahorro, tan importante como el control de gastos, es una estrategia que da muchos resultados y que asesores patrimoniales, como el caso de Self Bank, considera que puede hacernos ahorrar hasta un 10% más de lo que lográbamos anteriormente. 
  • Descubre más historias en Business Insider España. 

Es bastante habitual para muchas personas mover el dinero de cuentas de manera periódica. Pagar la renta del alquiler de una vivienda o transferir para que otra cuenta tenga fondos serían dos claros ejemplos. Es una norma bastante normal para muchos de los españoles cada mes. 

Esta práctica se suele concentrar en un momento concreto del mes. De esta manera, si se acometen transferencias manualmente, hay que prestar la atención necesaria para que el efectivo llegue a tiempo en la cuenta de destino. 

Sin embargo, hay otra alternativa que se desconoce en algunos casos que es la realización de las transferencias automáticas. Una herramienta que nos puede ayudar en nuestras finanzas personales y que en el largo plazo, si se hace una práctica constante, puede facilitar el ahorro personal.

¿En qué consisten estas transferencias? En primer lugar, cabe decir que son órdenes de movimiento de efectivo entre dos cuentas configurables para repetirse de forma periódica a lo largo del tiempo, con una fecha tope. Así, cada cierto tiempo y con la misma cuenta de origen y de destino, se envía una cantidad fija entre cuentas, lo cual supone el ahorro de la tramitación en cada periodo. Se asegura que el dinero llegue al destino en el plazo que consideramos. 

Como concepto básico, encontramos esa respuesta. Por el contrario, hay varios factores que hacen que la tramitación de estas transferencias nos ayuden con nuestro presupuesto. Y es que cuando hablamos de ahorro y finanzas personales, de manera normativa se hace referencia a la realización de distintas acciones que nos permitan sortear algunos gastos que no son necesario con los ingresos de los que disponemos: en supermercado, en caprichos que no son prioritarios o en productos que hayamos considerado imprescindibles pero que no lo son. 

Es decir, el ahorrador generalmente piensa en cómo guardar dinero a posteriori: cuando se ingresa, se decide cómo se ha de gastar. He ahí el error y por qué las transferencias automáticas te pueden ayudar a desarrollar una correcta planificación financiera. 

Leer más: Los motivos por los que no consigues ahorrar dinero

El concepto del preahorro, tan importante como el control de gastos, es una estrategia que da muchos resultados y que asesores patrimoniales, como el caso de Self Bank, considera que puede hacernos ahorrar hasta un 10% más de lo que lográbamos anteriormente. 

Por tanto, si conocemos el dinero que tenemos para pasar todo el mes, e incluso los trimestres venideros, lo mejor es automatizar los procesos para evitar gastar más delo que corresponde. Según Victoria Torre, responsable de producto de Self Bank, hará que el ahorrador “tenga un mayor conocimiento de lo que tiene y evitará gastos adicionales”. Dicho de otro modo, “se podrá ajustar mejor a su presupuesto". 

Apartar dinero automáticamente cada mes

Una de las ventajas que nos dan las transferencias automáticas es que, una vez que desglosamos nuestro presupuesto en general, podemos dedicar una partida fija a ahorrar y que esta se transfiera automáticamente a una cuenta  donde tengamos un colchón de seguridad. 

Las transferencias automáticas no dejan de ser una orden periódica que damos a nuestro banco para que realice una transferencia cada cierto tiempo. Esta posibilidad está disponible para todas las cuentas corrientes y cuentas remuneradas, en las mismas condiciones que tendría cualquier otra transferencia.

En este sentido, los expertos recomiendan que para comenzar realices transferencias automáticas destinadas al ahorro pequeñas, para luego ir incrementándolas. Lo razonable es comenzar con una cantidad baja, en torno al 5% de nuestros ingresos, y después ir subiéndola en torno al 10% o el 15%.

Si dispones de un banco online, es muy fácil poder hacerlo. Tan solo te abres otra cuenta, y luego pones en marcha una transferencia mensual automática con un importe concreto. En el supuesto de que no estés muy seguro de cómo lo puedes realizar, siempre puedes hacer una llamada de teléfono a tu entidad bancaria para que lo pongan ellos en funcionamiento
 

Y además