Una mujer japonesa lleva 10 años sin tener que pagar la factura de la luz: así se las arregla

Comida cocinada con energía solar

Euronews/AP

En tiempos de gasolina por las nubes, facturas de la electricidad mucho más elevadas que en años anteriores y problemas de suministro energético como los que asedian Europa de cara a este otoño, hay personas que saben vivir sin apenas consumo. Es el caso de una mujer japonesa que lleva 10 años sin pagar una sola factura de la electricidad.

Su historia la documenta Associated Press en vídeo y la cuenta Euronews en su página web. Ella es  Chikako Fujii, una residente de Tokio de 62 años que comenzó a practicar un estilo de vida austero, autosuficiente y desconectado de la red eléctrica convencional después del Gran Terremoto que asoló el este de Japón en 2011. 

"Poco después del terremoto, hubo apagones programados varias veces y cuando se cortó la electricidad y sentí que debía tener mi propia electricidad preparada. Así que instalé un panel solar", cuenta Chikako.

 

En la actualidad, el hogar de Chikako está libre de electrodomésticos conectados a la red eléctrica: no hay horno, televisión, aire acondicionado, plancha o lavadora. 

El único sistema eléctrico que posee está alimentado por 4 paneles solares dispuestos en su balcón. En un día soleado, generan una media de 1.000 vatios, proporcionándole iluminación.

Pero esta especialista en vivir con poco también tiene un plan B para los días de lluvia, que además implica mover el esqueleto y realizar una actividad física: cuando las nubes tapan el sol, Chikako pedalea en una bicicleta generadora de electricidad por la mañana durante 10 minutos, y que genera alrededor de 10 vatios de electricidad, lo que sirve para encender una bombilla durante 3 horas.

"La comida cocinada con energía solar es deliciosa"

Chikako también cocina solamente con la energía del sol, dejando ollas negras en su balcón durante horas. En estas jornadas luminosas, una loncha de pescado se puede cocinar en aproximadamente una hora, mientras que la pechuga de pollo tardará aproximadamente una hora y media.

Para cocinar arroz y hornear un pastel se necesita más calor, por lo que usa una cocina solar. Este artilugio se sirve de espejos para concentrar la energía del sol en un punto central donde se calienta lo suficiente como para que los alimentos se preparen. Para calentar una estufa en las temporadas de frío, utiliza velas. 

¿Cómo se gana la vida Chikako? Es artista de teñido de textiles y utiliza una máquina de coser accionada por pedal para sus proyectos. La crisis climática también le ha tocado de cerca: es difícil vivir sin nevera o aire acondicionado durante las olas de calor extremo. Recientemente, compró un pequeño refrigerador que alimenta con los paneles solares de su balcón. 

En la entrevista publicada por AP, se muestra optimista con respecto al auge de las energías limpias, mucho más presentes y accesibles en Japón que hace una década. Aunque algún día se vuelva a conectar a la red eléctrica, esta especialista en autosuficiencia dice que seguiría cocinando con energía solar.

"La comida cocinada al sol es deliciosa y no usa gas ni electricidad. Y se puede usar cuando ocurre un desastre natural", apunta en el vídeo. 

Otros artículos interesantes:

¿Cuánto consume el aire acondicionado? Así impacta en tu factura de la luz

La calefacción por aerotermia es un 25% más barata que la de gas natural y cuesta la mitad que la de gasóleo

¿Sacar agua del desierto? Estos hidropaneles que usan indios navajos o granjas rurales australianas atrapan del aire 5 litros diarios sin electricidad

Te recomendamos