Este gráfico muestra cómo la temporalidad en el sector público se ha disparado y ya alcanza un tercio de los empleos

Personal sanitario descansa durante el brote de COVID-19.
Personal sanitario descansa durante el brote de COVID-19.

Cuando hablamos de empleados temporales, uno tiende a pensar antes en un camarero que en un sanitario del sector público. Pero es en el sector público donde más aumenta el empleo temporal.

Desde que comenzó la pandemia, la temporalidad en el sector público se ha disparado un 20,8%, y en el primer trimestre de 2022 los trabajadores temporales suponen un 32,5% del empleo de la administración pública, según los datos de la EPA, publicados ayer por el INE.

Eso significa que, de cada 3 empleados que te cruzas en el sector público, uno tiene un contrato temporal. 

Es el caso de Celia. Con 36 entró a trabajar como interina en el Hospital Morales Meseguer de Murcia. Ahora tiene 46, y sigue de interina, cubriendo la misma posición. Diego tiene 62 años ya y, después de más de 20 como interino en el mismo hospital, acaban de hacerle fijo.

Esta es la tónica general en el sector público, y no es una novedad para nadie. Si a cierre de marzo había 3,47 millones de asalariados públicos, 1,13 millones son temporales.

Ahora mismo hay 300.000 plazas públicas que deberían ser fijas (por tratarse de puestos estructurales) y, sin embargo, las está cubriendo personal temporal, según cálculos del Gobierno. Para corregir esta situación, el Gobierno aprobó la Ley del Estatuto Básico del Empleado Público en diciembre de 2021.

En el sector privado, en cambio, la temporalidad supone un 22,1% del empleo, y va en descenso. En el primer trimestre de 2022, de los 13,46 millones de asalariados en empresas, 2,97 son temporales.

La trampa de la nueva reforma laboral: por qué no acaba con la temporalidad, sólo la maquilla

¿Por qué aumenta la temporalidad en el sector público y cae en el privado?

El alto peso de empleados temporales en el sector público, apunta Jesús Ruiz-Huerta, director del Laboratorio de la Fundación alternativas, "se debe a un mal funcionamiento en la administración". 

Sin embargo, la tendencia creciente de temporales en el sector público y decreciente en el privado no es lo que parece. Aparentemente, podría resultar que como el sector privado contrata a menos temporales, está empleando a más indefinidos, pero eso no tiene por qué ser así.

Resulta que los momentos en los que se produce una caída en el empleo temporal privado coinciden con crisis económicas, caracterizadas precisamente por una gran destrucción de empleo.

"Cuando hay una crisis intensa, como la que hubo en 2008 o ahora con la pandemia, lo primero que ocurre es que hay una recomposición del mercado de trabajo, donde se destruye empleo temporal", apunta Ruiz-Huerta.  Se destruye empleo temporal, pero no se crea indefinido.

Eso explicaría el fuerte descenso en la tasa de temporalidad del sector privado que comienza en 2008 y toca suelo en 2013, en el peor momento de la crisis financiera. Esto ha ocurrido de nuevo coincidiendo con la pandemia.

Y mientras la tasa de temporalidad en empresas caía, empezó a subir en el sector público. "En esos momentos, el sector público intenta compensar la caída del empleo en el sector privado", añade Ruiz-Huerta. 

Que aumente la temporalidad en el sector público, más allá de un mal funcionamiento del sistema con plazas públicas que deberían ser fijas, también se debe a un método de la administración para tratar de compensar la destrucción de empleos en el sector privado.

Durante la última crisis, la del COVID-19, la administración pública aprovechó las necesidades urgentes derivadas de la pandemia para aumentar el empleo temporal en sectores claves, como el sanitario o el educativo. "Los fondos que el Gobierno envió a las comunidades se dedicaron a este tipo de servicios. Estaban destinados a cubrir las necesidades y recursos en estos sectores", coincide Ruiz-Huerta.

De hecho, observando por ramas de actividad, sanidad y educación son los dos sectores donde más ha aumentado la ocupación en el primer trimestre de 2022, respecto a lo que había en 2019. 

Concretamente, a principios de 2019 las 3 ocupaciones con mayor empleo eran comercio al por mayor, industria, comercio al por menor y hostelería. Ahora, sanidad supera a comercio al por menor, y educación a industria.

Otros artículos interesantes:

El drama de los 'millennials': 11 gráficos que ilustran la temporalidad y el desempleo de los jóvenes en España

12 preguntas trampa que debes sortear en una entrevista de trabajo, según una reclutadora influencer con más de 500.000 seguidores en Instagram

Las huellas de la reforma laboral: 6 gráficos que demuestran que ya se notan sus efectos en el empleo y 3 que lo desmienten

Te recomendamos