Cómo ayudar a un familiar que está en dificultades económicas con su dinero

Familia en tiempos de pandemia

Getty Images

Atravesar dificultades económicas no es plato de buen gusto para nadie. 

Muchas personas tienen unas finanzas personales desordenadas. No han llevado una planificación financiera adecuada, ni tampoco han creado un fondo de emergencias para hacer frente a las contingencias que puedan aparecer en el camino. En definitiva, no han sido capaces de seguir nunca un presupuesto

Pero no siempre hay facilidades en la vida y pueden llegar los obstáculos. 

Una de los tormentos para muchas personas es saber cómo pueden ayudar a un familiar que está atravesando dificultades económicas. Como miembro cercano de la familia, cuando ves sufrir a alguien muy próximo seguro que te prestas para echarle un cable. 

Eso sí, está claro que no es lo mismo ayudar a un familiar que siempre ha llevado una vida financiera ordenada en cierta manera y que, de repente, por algún imprevisto que surja, se ve en apuros, que ayudar a un familiar que casi nunca llega a fin de mes y que no es capaz de gestionar su propio dinero.

Este segundo caso hace que las posibilidades de problemas futuros sean bastante altas. De ahí a que sea vital reducir todas las vinculaciones si las cosas van mal con el paso del tiempo. Has de tener cabeza con tu propio bolsillo y, quizá ese miembro familiar necesite ayuda de otro tipo para saber gestionar su capital. Para eso están los profesionales.

Con todo, obviando este supuesto, para ayudar a un familiar hay una serie de consejos que puedes seguir para que supere sus dificultades económicas lo más pronto posible y revierta la situación.

Prestarle dinero

Los errores que cometes con el dinero
Gettyimages

Cuando no se dispone de capital quizá la mejor solución es que actuemos como un banco sin intereses. Es una alternativa muy habitual: prestar dinero, para recibirlo a futuro cuando la situación financiera de tu familiar ya sea más estable.

En estos casos es muy importante definir claramente cuáles son los objetivos para que no se generen problemas familiares a futuro: importe, plazo de devolución, fechas de pago y un largo etcétera.

Ofrecerle una suma de dinero

Persona contando dinero
Getty

Puede que esta sea la fórmula más rápida, puesto que hace que tu familiar tenga el capital muy rápidamente. Eso sí, los expertos en planificación financiera recomiendan que se deje claro que se trata de algo puntual para que no se espere que se va a producir de forma recurrente. 

Al entenderse que es como una especie de regalo no hay posibilidad de que afecte a la relación familiar de un modo negativo, ya que la persona que ayuda no espera nada a cambio. Por el contrario, para poder ayudar a un familiar dándole dinero es preciso tener ese capital ahorrado previamente y que puedas permitirte prescindir de él.

Avalar o garantizar un préstamo

Tipos de préstamos para autónomos
Getty Images

Uno de los métodos más habituales de ayudar a algún familiar, sobre todo entre padres e hijos, es avalar a un hijo cuando pide un crédito personal o un préstamo hipotecario.

El punto a favor de esta forma de ayuda es que, como punto de partida, el familiar que ayuda no necesita desembolsar ninguna cantidad. La contrapartida se encuentra en que quién avala pone en peligro todo su patrimonio presente y futuro y, además, el horizonte temporal durante el que pueden surgir problemas es muy largo. Por ejemplo, una hipoteca puede tener un vencimiento de 30 años o más. 

De este modo, si se produce un impago de la hipoteca puedes encontrarte con que el avalista tiene que hacer pagos importantes durante varios meses y que, si no los hace, le embarguen las cuentas o hasta su propia vivienda. De ahí a que esta forma de ayuda pueda considerarse de mayor riesgo. 

Ayudar sin dar dinero

esto es lo que cobra cada supermercado por llevar la compra a casa

GettyImages

Muchas veces puede no ser muy cómodo darle o prestarle dinero a un familiar por cualquier tipo de motivo: bien porque no te fías de lo que vaya a hacer con él, o porque el familiar que necesita ayuda se sienta herido en el caso de que se le dé dinero.

Ante estos supuestos, la realidad es que se puede ayudar a través de otras alternativas como, por ejemplo, pagar una compra en el supermercado o incluso dar una tarjeta de prepago para que esa persona se gaste el dinero en un establecimiento concreto.

Es algo parecido a dar dinero, pero con un cierto control sobre en qué se emplea esa liquidez.

Buscar o proporcionarle un trabajo

Cambiar césped.

GettyImages

Esto no está al alcance de todos, pero, puede ser de gran utilidad, puesto que el familiar ayudado recibe el dinero únicamente si hace lo que tiene que hacer y la persona que ayuda recibe el producto del trabajo.

Por ejemplo, puede ser un contrato de trabajo en una empresa familiar. También puede consistir en algo puntual, como que te diseñen una página web. E incluso puede ser realizar tareas a cambio de pequeñas cantidades: limpiar tu vivienda, hacer la compra, cortar el césped etc.

La ayuda con sus finanzas personales

Hombre haciendo un presupuesto.
Getty Images

Y qué mejor manera de ayudar a un familiar que echándole una mano para que tome las riendas de sus finanzas personales.

Enséñale a seguir su presupuesto mensual. Que conozca sus gastos e ingresos, que identifique los gastos innecesarios para reducirlos o que analice sus deudas para establecer un orden de prioridades. 

El punto a favor de esta alternativa de ayuda es que no hace falta tener dinero y que hará que tu familiar adquiera las herramientas necesarias para sus objetivos de largo plazo

Otros artículos interesantes:

Cómo conseguir una hipoteca o préstamo personal aún teniendo mal historial crediticio

Estas son las pesetas que podrían hacerte rico: obtén hasta 20.000 euros por algunas de ellas

Qué es la vivienda inversa y cuáles son sus ventajas en el plano de las finanzas personales

Te recomendamos

Y además