Como bajar la fiebre en bebes y niños: síntomas, tratamiento y cuándo debes acudir al médico

Bebé con fiebre

Getty Images

Antes de explicar cómo bajar la fiebre en bebés y niños, es esencial saber cuáles son los principales síntomas, a partir de qué temperatura se considera fiebre y cuando debe ser un motivo de preocupación.

Según la enciclopedia médica MedlinePlus, la fiebre se trata del aumento temporal en la temperatura corporal en respuesta a alguna enfermedad o padecimiento. La mayor parte de fiebres están causadas por infecciones: el incremento térmico es una respuesta natural de tu organismo para matar a los virus o a las bacterias. 

Los niños y bebés con fiebre manifiestan síntomas como la piel caliente, especialmente en el tronco, el rostro y la frente. Es posible que tengan los pies y las manos frías e incluso amoratadas. La piel puede estar blanca o roja. 

Además, los niños con fiebre pueden sentirse cansados, tener poco apetito, mostrarse irritables o padecer dolor de cabeza y otras molestias. Aunque la raíz más común son las infecciones, algunas vacunas también pueden causar fiebre como efecto secundario. 

¿Qué temperatura se considera fiebre en niños?

Termómetro

¿Qué se considera fiebre para un niño? Los bebés y niños tienen fiebre cuando su temperatura está en o por encima de 38 °C si se mide en las nalgas (rectal), 37.5 °C si se mide en la boca (oral) o 37.2 °C si se mide bajo el brazo (axilar)

El manual MSD explica que la temperatura corporal normal es mayor en los niños de edad preescolar. La temperatura máxima tiende a ser en la tarde y es más alta alrededor de los 18 a 24 meses en que muchos niños sanos normales tienen una temperatura de 38,3° C.

Cómo dormir a un bebé con música en menos de 10 minutos: los mejores sonidos y recomendaciones

Para saber si un niño tiene fiebre, usa siempre el termómetro, ya que no basta con tocarle la frente o apreciar síntomas. La temperatura tomada en el recto es la más exacta, seguida por la de la frente y el oído, en ese orden. Aunque las temperaturas de la axila son las menos exactas, es la manera más recomendada en los menores de 3 meses de edad. 

Se recomiendan termómetros digitales electrónicos, de uso sencillo. 

Pasos para bajar la fiebre en niños y bebés

Para el tratamiento de la fiebre en los más pequeños es recomendable lo siguiente:

  • Recurrir a medicamentos antitérmicos: el paracetamol es el antipirético de referencia, su acción dura de 4 a 6 horas y puede administrarse desde el nacimiento. El ibuprofeno no se recomienda antes de los 6 meses, y está especialmente indicado cuando la fiebre está acompañada de inflamación, como en la otitis o amigdalitis.
  • Antibióticos si la infección es bacteriana: cuando la infección tiene un origen bacteriano, el pediatra puede recetar antibióticos. Es el caso de infecciones de orina, amigdalitis pultáceas, otitis media aguda o neumonía. No se deben administrar antibióticos en los procesos virales, lo que podría generar resistencia al medicamento.
  • No abrigar al niño en exceso y evitar el sobrecalentamiento. Mantenerlo con ropa fresca favorecerá la pérdida de temperatura. 
  • Se pueden aplicar paños húmedos o baños templados a temperatura uno o dos grados por debajo de la corporal cuando se tiene fiebre. El agua fría está contraindicado cuando la fiebre está originada por una infección. 
  • Hay otros remedios caseros para bajar la fiebre en niños. Desde Medical News Today recomiendan descansar y tomar el suficiente líquido. Para que beber sea más atractivo pueds recurrir alcaldo caliente o el jugo de frutas.

Cuándo debes acudir al médico

Bebé con fiebre

En líneas generales, no es necesario llevar a un niño o bebé con fiebre al médico. 

Sin embargo, en los casos, la Asociación Española de Pediatría recomienda consultar al pediatra en estos casos:

  • Si la fiebre dura más de 48 o 72 horas
  • Si el bebé tiene de 3 a 6 meses y su temperatura supera los 39 °C
  • Si tiene 40 °C con cualquier edad

También es necesario llevarlo al hospital cuando el niño o bebé tiene fiebre con otros síntomas como convulsiones, rigidez en el cuello, dolor de garganta extremo, dolor de oído, sarpullido o dolor de cabeza intenso.

No tomes la temperatura de forma obsesiva ni lo despiertes para ello, salvo si tiene antecedentes de convulsiones con fiebre. Sigue la pauta de los fármacos prescritos por el pediatra, mantenlo hidratado y vigila no abrigarlo demasiado. 

Otros artículos interesantes:

Descubren que medicamentos comunes para el dolor y la fiebre pueden alterar la respuesta inmune y aumentar el riesgo de contraer enfermedades infecciosas

Por qué los bebés recién nacidos se ponen amarillos

Más de 1,5 millones de niños en el mundo han perdido a un padre o cuidador principal por COVID-19: así puede afectarles, desde problemas de salud mental hasta riesgo de suicidio o violencia

Te recomendamos