Este experto de BlackRock explica cómo aprovecharse en bolsa del boom de las tecnológicas más allá de invertir en Apple o Google

El CEO de Google, Sundar Pichai, habla durante la presentación del nuevo hardware de Google en San Francisco

REUTERS/Beck Diefenbach

  • Valores como Apple, Google, Amazon o Microsoft han desarrollado una tendencia alcista en los últimos años que se ha visto comprometida en contadas ocasiones.
  • Sin embargo, Rob Powell, responsable de temáticas y estrategia de producto en BlackRock, explica en BIOS - Best Investment Opportunities, un encuentro organizado por Finect, una aproximación diferente para generar rentabilidades al largo plazo dentro del espacio de la tecnología.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Casi todos los inversores han escuchado en los últimos tiempos las posibilidades que ofrece el rally tecnológico, pese a la sensación de sobrevaloración que algunos dice que representa en estos momentos.

La realidad es que valores como Apple, Google, Amazon o Microsoft han desarrollado una tendencia alcista en los últimos años que se ha visto comprometida en contadas ocasiones. De ahí a que las apuestas por la tecnología en la bolsa sigan a la orden del día y que la mayoría de las carteras de los gestores de fondos tengan una importante exposición a este segmento a través de las empresas de gran capitalización.

¿Centrarse en las firmas que más peso tienen a día de hoy dentro de los índices de Estados Unidos es la mejor táctica para apostar por los ganadores del mañana?

Rob Powell, responsable de temáticas y estrategia de producto en BlackRock, explica en BIOS - Best Investment Opportunities, un encuentro organizado por Finect, una aproximación diferente para generar rentabilidades al largo plazo dentro del espacio de la tecnología.

A diferencia de lo que hacen los gestores tradicionales, que tratan de tener un comportamiento superior al índice de referencia, centrándose en las compañías tecnológicas que sobresalen a día de hoy, se focaliza en otros negocios que pueden resultar los ganadores del mañana. 

“En el sector tecnológico vemos flujos de rentabilidad constantes, que se han acelerado por la pandemia reciente, y una mayor dependencia de la tecnología por parte de la sociedad en su conjunto (…) Pero el enfoque que tenemos es muy único, puesto que la clave es ver los nombres que están fuera de las megacaps (empresas de gran capitalización) y que serán los futuros líderes”, destaca Powell.

Leer más: Cómo elegir un bróker si quieres comenzar a invertir en bolsa

El experto expone que los principales desafíos para invertir en tecnología es lo rápido que evolucionan las compañías. “Entre 1990 y el año 2000 vemos una rotación de los nombres que lideraban la capitalización en Wall Street en un 60%; entre el 2000 y el 2010 se produjo un cambio del 60%; mientras que del 2000 al 2020 ha habido una rotación del 45%”, asegura el analista de BlackRock. 

La clave de la inversión está en los pequeños nombres de hoy que serán los ganadores del mañana

Estos cambios, de facto, supondrían un desafío para los inversores: “La clave no es los ganadores de hoy, sino los del mañana, ya que hace una década la capitalización, de forma mayoritaria, no la dominaban las empresas que más destacan hoy en día”.

Powell cree que es fundamental ver los nombres que están fuera de esas megacaps y que serán los ganadores del futuro. Para ello, lo que hacen es desgranar al 100% todo el sector tecnológico.

“Desglosamos el universo inversor en 6 grupos: semiconductores, internet, hardware, software, servicios y gaming y centros de datos”, apunta. 

En esta línea, concreta que un gran porcentaje de las compañías que selecciona para invertir podrían no encajar en esos sectores tecnológicos, ya que no serían relevantes para un inversor tecnológico típico, pero que pueden proporcionar un gran valor. 

“Teniendo excesiva exposición a un mercado muy marcado a compañías que van a tener rentabilidades por encima de la media, una gestión activa que sobrepondere a small caps por encima de las megacaps va a aportar valor añadido”, indica.

“En el subsector de internet, por ejemplo, tenemos la mayor parte de esos 5,8 billones de dólares dentro de la industria que no está representada dentro de ese universo tecnológico, por lo que la cuestión es: ¿cómo se puede extraer valor de todas estas áreas de cara a los inversores?”, ahonda.

“Nosotros desglosamos 1.200 compañías disruptoras entre diferentes subtemáticas: cloud computing, 5G, vehículos eléctricos, pagos digitales, robótica e inteligencia artificial; temáticas que muchos gestores de fondos van a elegir”, comienza. “Sin embargo, nuestro enfoque se diferencia del resto porque nos centramos en la cadena de valor”, agrega.

Así, Powell dice que van más allá de las grandes compañías. “Nos centramos en aquellas empresas que puedan ser los grandes disruptores que puedan ocupar esa posición de liderazgo a nivel global tomando una parte en los índices globales”, afirma. 

Por ejemplo, ya se conocen cuáles son los principales nombres disruptores en los vehículos eléctricos, pero no aquellas que se pueden beneficiar colateralmente. “En este sentido, vemos muchas oportunidades entre toda la cadena de suministro, en aquellas compañías que facilitan la conectividad entre los coches, los fabricantes de baterías, o los que se dedican a desarrollar los materiales de recarga que permiten el comportamiento correcto de los vehículos eléctricos”, comenta.

Leer más: El otro lado del boom de los coches eléctricos: 13 proveedores de los grandes fabricantes que pueden dispararse en bolsa

Esto es lo que aplican a todos los subsectores: software, internet, servicios y un largo etcétera. “Intentamos encontrar esas pequeñas compañías que pretenden encontrar esa mayor disrupción y que realmente tendrán un valor a futuro”, concreta.  

La pandemia ha tenido lo positivo de acelerar muchos sectores dentro de la tecnología.  La economía digital asciende a 11,5 billones de dólares y ha crecido 2,5 veces el crecimiento del PIB en los últimos años. En este sentido, BlackRock espera que esa tendencia se acelere de aquí al 2025, de modo que la economía digital aumente durante los próximos 5 años.

LEER TAMBIÉN: Ni el coronavirus frena el boom de las salidas a bolsa: 2020 va camino de superar el número de OPV de los años de la burbuja puntocom

LEER TAMBIÉN: Un informe de Credit Suisse destapa las claves de la brecha de inversión de género: las mujeres miran más a largo plazo que los hombres y son más reacias al riesgo

LEER TAMBIÉN: Por qué las acciones de Tesla, Amazon y Nvidia no están infladas, según los expertos de Wall Street

VER AHORA: Los 4 consejos del CEO de LinkedIn España para buscar trabajo en tiempos de coronavirus

    Más:

  1. Mercados
  2. Bolsa
  3. Trending
  4. Top