Qué potencia eléctrica necesitas de verdad para tu casa si quieres ahorrar en la factura de la luz

Qué potencial eléctrica necesitas contratar
Getty Images
  • Por cada kw que reduzcas la potencia puedes ahorrar 50 euros al año.
  • El tipo de electrodomésticos y tus hábitos de consumo, clave para saber qué potencia eléctrica necesitas en casa.
  • Bajar la potencia de la luz cuesta 11 euros, pero subirla de nuevo cuesta más.
  • Descubre más historias en Business Insider España

A nadie le amarga un dulce y menos cuando se trata de ahorro. Con la subida de la factura de la luz y los cambios en las tarifas para abril es normal buscar fórmulas para ahorrar en la factura eléctrica

La factura de la luz se compone principalmente de la potencia contratada y del consumo. Para gastar menos puedes consumir menos y a las horas más baratas si tienes una tarifa con discriminación horaria o puedes revisar la potencia contratada.

Con la primera opción tendrás que modificar tus hábitos y pautas de consumo. Con la segunda bastará dedicar unos minutos a calcular cuánto potencia necesitas para ahorrar de por vida. Por eso mismo es una acción muy efectiva. Lo único que necesitas es saber qué es exactamente la potencia eléctrica y la idónea para tu casa.

Qué es la potencia contratada 

La potencia contratada es la cantidad máxima de kilovatios (kW) que puedes pedirle a la red eléctrica de tu casa de forma simultánea

En otras palabras, el número máximo de aparatos eléctricos que puedes enchufar al mismo tiempo antes de que salte la luz o el Interruptor de Control de Potencia (IPC) de tu cuadro eléctrico. 

Desde finales de 2018 es posible contratar e instalar cualquier tramo de potencia que sea múltiplo de 0,1 kW hasta el límite que el boletín eléctrico marque para tu vivienda. Eso sí, hacerlo tendrá un impacto directo en lo que pagas cada mes por tu electricidad. 

7 cosas que puedes hacer para ahorrar hasta 500 euros al año en tu factura de la luz

Cómo afecta la potencia a tu factura eléctrica

Cuanta más potencia contratada, mayor será el coste fijo en tu factura de la luz. La potencia contratada define cuánto pagas por el término fijo de la factura eléctrica, hagas o no uso de ella. 

Es un coste adicional simplemente por tener la posibilidad a usar ese máximo de potencia que has contratado, la necesites y hagas uso de ella o no. Esta potencia contratada actúa como un multiplicador del precio que pagas por cada kW que consumas. A mayor potencia, mayor coste. 

Cómo saber cuál es tu potencia eléctrica

La factura de la luz refleja qué potencia tienes contratada. Sólo tienes que revisar el recibo de la luz o acceder al área de cliente de la compañía con la que tengas la contratada la luz y buscarlo.

Cómo saber si tienes más potencia de la que necesitas

Conocer la potencia eléctrica que tienes está bien, pero el dato posiblemente no te diga gran cosa. Según los datos de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, la potencia promedio contrada es de 4,3kW en el mercado libre y de 4,1 kW en el mercado regulado. ¿Es mucho o poco?

Hay dos formas de averiguar si tienes contratada más potencia de luz de la que usas habitualmente:

  • Con un monitor energético. Si cuentas con uno de estos aparatos, tendrás datos exactos sobre tu consumo energético y la potencia máxima que utilizas.
  • Jugando con el ICP. Este es un truco casero que consiste básicamente en un ensayo de prueba y error. Como punto de partida, si nunca han saltado los plomos de casa, es fácil que tu potencia sea mayor de la que necesitas. A partir de ahí, para hacer esta prueba sólo tienes que empezar a conectar un aparato eléctrico tras otro hasta que salte la luz. 

¿Cuántos has podido poner a funciona la mismo tiempo? ¿Muchos más de los que sueles tener enchufados? Si es así, eres un candidato idóneo para un cambio de potencial. El siguiente paso es saber qué potencia contratar.

Cómo calcular qué potencia deberías contratar

La potencia eléctrica que necesitas depende de dos factores: los aparatos eléctricos del hogar y tus hábitos de consumo.

Si eres de los que pone la lavadora, el lavavajillas y, además, cocina al mismo tiempo, necesitarás más potencia que si eres capaz de organizar mejor tus hábitos  Y lo mismo ocurre si tus electrodomésticos son viejos y consumen mucho.

Electrodomésticos de clase A ¿Merecen la pena?

Para averiguar que potencia necesitas, mira el consumo de cada aparato y súmalos. Esa sería la potencia máxima para tu vivienda, lo que necesitarías tener si encendieses todos a la vez. Como lo normal es que no que no lo hagas, puedes aplicar lo que se conoce como un factor de simultaneidad en función del tipo de consumidor que seas.

  • Si conectas muchos aparatos a la vez, multiplica la potencia máxima por 0,33.
  • Si sueles organizar tu consumo, multiplica la potencia máxima por 0,22.

También hay compañías eléctricas como Endesa, Iberdrola que cuentan con herramientas que te ayudarán a hacer este cálculo. Facua también dispone de una calculadora para la potencial de la luz. 

Y si prefieres no tener que hacer ningún cálculo, esta es una tabla orientativa con la potencia necesaria por tipo de vivienda según la compañía Holaluz:

  • Piso pequeño o mediano con todo eléctrico: 4,6 kW con poca utilización / 9,2 kW con utilización alta. 
  • Piso pequeño o mediano con aparatos eléctricos y gas natural: 3,45 kW con poca utilización / 6,9 kW con utilización alta. 
  • Piso mediano o grande con todo eléctrico: 5,75 kW con poca utilización / 10,35 kW con utilización alta. 
  • Piso mediano o grande con aparatos eléctricos y gas natural: 4,6 kW con poca utilización / 8,05 kW con utilización alta. 

Cuánto puedes ahorrar con el cambio

Según los cálculos de Endesa, puedes ahorrar cerca de 50 euros al año por cada kW que reduzcas la potencia. La cifra concreta dependerá en realidad de la potencia que tengas contratada en este momento y la cantidad que la reduzcas. 

Por ejemplo, pasar de una potencia de 4,6 kW a una de 3,45kW supondrá reducir cerca de 40 euros la factura energética. Pasar de 5,75 kW a 3,45 kW te ahorrará 95 euros al año.

Cómo bajar la potencia contratada

Reducir la potencia de la luz es muy sencillo: basta con solicitarlo a la comercializadora

El cambio se realizará en un plazo de entre 15 y 20 días hábiles y tiene un coste de 11 euros. Solo podrás bajar la potencia de la luz una vez cada 12 meses.

¿Qué pasa si después necesitas aumentarla? También podrás hacerlo, pero en ese caso el coste será mayor. Además de los 11 euros del cambio, tendrás que sumar 45 euros por cada kW que aumentes la potencia.

Por eso mismo, antes de dar el paso haz tus cálculos y, sobre todo, piensa cuáles son tus hábitos de consumo y si serás capaz de cambiarlos. 

LEER TAMBIÉN: Los 8 electrodomésticos que más consumen en una casa

LEER TAMBIÉN: 5 métodos virales y efectivos para empezar a ahorrar dinero

LEER TAMBIÉN: Cuándo deberías invertir y cuándo solo ahorrar, según un coach financiero

VER AHORA: José Miguel Aparicio, CEO de Audi España: “Los vehículos se van a transformar en plataformas de software que nos conectarán con nuestros clientes”