El efecto Netflix en la TV mundial: 8 productores internacionales hablan del cambio de prioridades, el aumento de los presupuestos y la guerra de talento ante la creciente competencia del streaming

'Bárbaros'.
'Bárbaros'.
Netflix
  • El auge mundial de la televisión está alcanzando un ritmo vertiginoso con el inicio de la producción de series internacionales por parte de Disney+ y otras empresas.
  • Business Insider ha preguntado a varios productores internacionales para entender cómo está cambiando la demanda de series en lengua local en sus mercados.
  • Los productores resaltan entre otras cosas el aumento de los presupuestos y los costes, los obstáculos locales para escalar y el cambio de prioridades en Netflix.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La serie de detectives SOKO München era uno de los programas con guiones más largos de la televisión alemana cuando terminó en 2020 tras 40 años en antena. Trataba los casos de una unidad de delitos mayores de la policía de Múnich, un formato similar a la serie norteamericana Ley y Orden.

La serie de la ZDF, canal público alemán, era el epítome de la televisión germana hasta que Netflix apareció.

Cuando Netflix empezó a entrar en el mercado en 2016, no quería comprar ni encargar los mismos formatos de siempre que triunfaban en la TDT. Netflix quería algo nuevo y tenía mucho dinero para conseguirlo. Esto supuso una ayuda creativa para los productores locales que iniciaron una nueva era de producción televisiva en el país.

Desde entonces, las empresas alemanas han producido series en Netflix como Babylon Berlin, un oscuro drama criminal al estilo de HBO; la retorcida serie de ciencia ficción Dark; y la epopeya histórica Bárbaros.

Netflix sigue apostando por el anime: anuncia un buen puñado de películas y series propias para 2021 en adelante

Bárbaros describe la batalla del bosque de Teutoburgo, un momento crucial en la historia de Alemania en el que las tribus germánicas se unieron contra un Imperio Romano en expansión. Antes de Netflix, parecía imposible de dramatizar eficazmente.

"Esta emblemática batalla la han intentado hacer muchos productores, pero nunca encontraron la financiación", explica a Business Insider Sabine de Mardt, presidenta de la productora de series Gaumont Alemania. "Con Netflix eso de repente es posible".

El efecto Netflix ha provocado incluso que la televisión alemana busque nuevos formatos. La competencia de los streamers globales está ampliando el apetito de los actores nacionales, como la emisora ZDF, que ha estado encargando comedias de situación junto con spinoffs de su antiguo éxito criminal alemán. 

"Durante mucho tiempo no hubo comedias en Alemania", resume Lasse Scharpen de Studio Zentral, y añade que, como consecuencia, el público acudió en masa a comedias estadounidenses tipo Cómo conocí a vuestra madre o The Big Bang Theory. "Todo el mundo está muy emocionado por ver las alemanas... Ahora mismo, todo funciona".

Alemania no es el único país que ha experimentado grandes cambios en la producción televisiva en los últimos años. Las plataformas globales de streaming como Netflix y Amazon dieron el pistoletazo de salida a la producción de cine y televisión en lengua local, favoreciendo que los programas de nicho se conviertan en éxitos globales y familiarizando al voraz público estadounidense con los subtítulos y el doblaje.

"El número de programas, su calidad y la competencia en esos mercados locales han aumentado enormemente", afirma un agente de talento que trabaja con creadores internacionales.

¿Te sorprende que cancelen tu serie favorita y que renueven la que te pareció un horror? Así deciden las plataformas si dan una segunda temporada a sus estrenos

Business Insider ha entrevistado a 8 productores de Brasil, Alemania, India, Israel, Italia y México, así como un agente de talento, sobre el aumento de las producciones en idiomas locales y cómo está cambiando las producciones. 

Netflix no ha querido hacer comentarios para este artículo.

La intensificación de la competencia de los servicios de streaming, desde Netflix hasta nuevos actores como Apple TV+, está aumentando los presupuestos de las producciones en lengua local, incluso duplicando los presupuestos de algunos programas de una temporada a otra, y abriendo puertas creativas que habían estado cerradas durante mucho tiempo, como sucedía en Alemania. Pero en algunos mercados, la demanda de contenidos también está creando una escasez de talento que está aumentando los costes y limitando los plazos para las productoras.

Fragmento de la serie '¿Quién mató a Sara?'.
Fragmento de la serie '¿Quién mató a Sara?'.
Netflix

En México, el productor Alexis Fridman Díaz, de la productora Perro Azul, asegura que la industria pasó de producir temporadas de telenovelas de 80 episodios y de conseguir financiación gracias a los incentivos del gobierno para hacer películas independientes, a producir televisión de alta calidad. Actualmente aún se está construyendo la infraestructura necesaria para ello.

Por ejemplo, hace unos años, México no contaba con showrunners o salas de guionistas, según Fridman Díaz. La industria ahora tiene que establecer pautas para las escalas de pago y los créditos de las series para esos roles, como el Sindicato de Guionistas de Estados Unidos lleva a cabo en ese país. 

"Estamos empezando a acostumbrarnos realmente a escribir una gran televisión", , asegura Fridman Díaz, cuyo estudio realizó "¿Quién mató a Sara?" para Netflix. "Es una gran oportunidad, pero es abrumador, hacer todo esto en tan poco tiempo".

Los gustos de Netflix también han empezado a cambiar.

Los expertos dicen que Netflix, con su ventaja sobre la competencia, no sólo busca programas internacionales con atractivo global (lo que llama "viajabilidad"). Se ha centrado cada vez más en programas que son un gran éxito en sus mercados locales.

La demanda de contenidos eleva los presupuestos de la televisión en lengua local

En la actualidad, los productores de los mercados más importantes y emergentes pueden tener seis o siete estudios a los que dirigirse, en vez de un puñado de compradores locales.

En la India, una región clave para Netflix, Amazon y Disney, hay 40 plataformas diferentes que compiten por los contenidos, según la estimación de un ejecutivo de un estudio. 

Netflix tiene una "ventaja de cinco años", asegura Nicola De Angelis, codirector general de la productora italiana Fabula Pictures (Netflix le encargó la serie Zero este año). Afirma que la brecha será difícil de cerrar para otros operadores, aunque también está en conversaciones con Disney y Amazon para producir programas para sus negocios de streaming.

Las 11 mejores películas, series y documentales de HBO en 2021 que están entre lo mejor del año (y tienes que ver)

Esa competencia, y el éxito generalizado de las series en lengua local, desde Lupin de Netflix hasta Teherán de Apple, están elevando los presupuestos televisivos.

Danna Stern, del estudio israelí Yes Studios, cuenta que el estudio solía producir series dramáticas por 600.000 a 800.000 shekels (entre 150.000 y 200.000 euros) por episodio. Ahora, las conversaciones parten de 800.000 y llegan a 1.2 millones (309.000 euros), dependiendo del número de episodios por temporada. El presupuesto de la próxima cuarta temporada de la serie en hebreo Fauda, que Yes Studios licencia a Netflix, costó aproximadamente un 30% más que la primera temporada, asegura. 

En la India, Shibasish Sarkar, CEO de Reliance Entertainment, explica que las series con guion se producen por solo un millón de dólares (840.000 euros) por cada temporada de ocho episodios en una plataforma pequeña frente a los 20 millones de dólares (16.800.000 de euros) a los que pueden llegar si hay una gran plataforma de por medio. El presupuesto de Sacred Games, el primer contenido original indio de Netflix, casi se duplicó en 2019 a 11,5 millones de dólares (9,6 millones de euros) para su segunda temporada, desde los aproximadamente 6 millones de dólares (unos 5 millones de euros) de la primera, dice Sarkar.

Frame de la serie india Sacred Games
Frame de la serie india Sacred Games
Netflix

Aun así, los presupuestos no están a la altura de los de Estados Unidos, donde la producción de una sola hora de un programa de televisión de gran éxito como The Mandalorian de Disney+ puede costar 15 millones de dólares (alrededor de 12 millones de euros). 

Fuera de Hollywood, los productores desempeñan un papel similar al de los estudios estadounidenses y suelen conservar los derechos de su propiedad intelectual, que pueden aprovechar para crear productos de merchandising o spinoffs cuando una serie tiene éxito. 

Pero eso también está cambiando.

Netflix y otras empresas de streaming global quieren poseer cada vez más la propiedad intelectual de sus productos originales para poder convertirlos en franquicias globales.

Algunos productores locales intentan negociar con más destreza unos honorarios más elevados para ellos o retener parte de los derechos. 

"Ese es el mayor reto para todos los creadores del mundo", afirma Rita Moraes, de LB Entertainment, que realizó el drama adolescente brasileño Sintonia. "¿Cómo se valora la propiedad intelectual con el tiempo, a largo plazo?".

Un estudio sugiere que existe público dispuesto a pagar hasta 12 euros por ver los estrenos de películas de superhéroes desde casa: descubre cuánto pagaría por cada género

Otras empresas más pequeñas no están tan interesadas en los derechos. Aunque los derechos son interesantes de poseer, esos productores aseguran que probablemente no habrían podido permitirse ciertos proyectos sin el respaldo financiero de una gran distribuidora como es Netflix.

Los productores suelen cobrar el coste de la producción más un porcentaje sobre el mismo, lo que se denomina "tasa de producción" o "coste adicional". En EEUU las distribuidoras pueden pagar entre el 60% y el 70% en concepto de honorarios de producción, según explica un agente de talentos. A nivel internacional, los honorarios parten del 10%, pero pueden ser más altos en los mercados más maduros.

Las plataformas de streaming intentan no gastar demasiado en sus apuestas internacionales. Pero, dado que muchas plataformas no ofrecen participación en los beneficios como hacen los estudios de cine, tampoco hay un mecanismo directo en este modelo para pagar el talento cuando una serie ofrece resultados inesperadamente grandes.

"Netflix hizo algo bueno al crear esta plataforma, pero no está pagando a nadie por los beneficios cuando funciona", asegura el agente, que ha negociado con las principales plataformas en nombre de sus clientes. "Si una serie revienta los niveles de audiencia en todo el mundo no existe una compensación adicional para la gente que está detrás de esas series y creo que eso es un error".

Algunos de los productores aseguran a Business Insider que los nuevos participantes, como HBO Max y  Amazon, se han mostrado últimamente más dispuestos a negociar aspectos como los derechos y las tarifas de producción.

Pero uno de ellos afirma que esos servicios tienen que cooperar, porque Netflix es una plataforma más atractiva para los productores internacionales.

"No existe ningún contrato de distribución más atractivo en el mundo que el de Netflix", afirma Moisés Chiver, productor de Club de Cuervos, primer contenido original en español de Netflix. "Eso es atrayente para los productores, el hecho de ver su nombre en todo el mundo.

Viajabilidad frente a impacto local

Algunas partes del mundo, como la Unión Europea, tienen cuotas de producción diseñadas para empujar a las plataformas de streaming de sus regiones a invertir en la economía local. Pero, en su mayor parte, los servicios de streaming invierten a nivel internacional allí donde les conviene para su agenda corporativa.

Los productores con los que ha hablado Business Insider dicen que no hay una receta para lo que quiere cada empresa de streaming. Los intereses cambian, añaden.

Lupin
Lupin
Netflix

Según tres de los productores, Netflix solía buscar la "viajabilidad", es decir, un programa local que funcionara también en las audiencias globales. Es un concepto difícil de precisar, pero podría definir a grandes rasgos un programa local con temas universales

Ahora, el streamer está más interesado en el impacto local, o en un espectáculo que sea auténtico para la cultura local y que tenga un éxito excepcional en su país de origen, aseguran estas personas consultadas.

Qué plataformas de streaming corren más riesgo de perder suscriptores tras el boom de altas por la pandemia, desde Netflix a Disney+

"Esto es lo más estimulante del año", afirma Stern de Yes Studios, quien comenta que recientemente vendió un documental a Netflix que era popular en Israel y tenía ramificaciones que iban más allá de la pantalla. Si lo hubiera presentado unos meses antes en el marco de la "viajabilidad", habría sido un "no"".

Eso no significa que la "viajabilidad" no siga siendo importante. También es una cuestión de costes en algunos casos, según De Angelis.

"Hay que tener series o películas que puedan funcionar en otros lugares, pero al mismo tiempo tienen que ser importantes en términos de impacto para el mercado local", asegura. "Cuanto más gasta Netflix, más tiene que ser capaz de funcionar en un mercado global ese contenido. Cuanto menos gasten, más invertirán en la percepción general de algo que puede llegar a ser global, partiendo de lo local".

Nota informativa: Mathias Döpfner, CEO de la matriz de Business Insider, Axel Springer, es miembro del consejo de administración de Netflix.

Este contenido fue publicado originalmente en BI Prime.

Otros artículos interesantes:

¿Cómo funciona el Top 10 de contenidos más vistos de Netflix? Realmente no es como pensabas

Netflix lanza su primera tienda online de venta de 'merchandising' y envía un mensaje claro: en el juego del streaming o tienes propiedad intelectual o mueres

Qué plataformas de streaming corren más riesgo de perder suscriptores tras el boom de altas por la pandemia, desde Netflix a Disney+