Pasar al contenido principal

Un joven de 22 años de Mallorca, acusado de estafar 330.000 euros a Amazon con devoluciones: sustituía los productos comprados llenando las cajas de tierra

Un trabajador revisa los productos en un centro de distribución de Amazon.
Un trabajador revisa los productos en un centro de distribución de Amazon. REUTERS/Ralph D. Freso
  • Se trata de la segunda mayor estafa mundial que ha sufrido el gigante del retail, la primera en Europa.
  • El joven y su compinche han sido detenidos, pero ha salido en libertad bajo una fianza pagada de 3.000 euros. Están imputados por delitos de estafa y grupo organizado.
  • Compraba dispositivos tecnológicos y los devolvía a Amazon, pero en su lugar las caja las llenaba con tierra.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

James Gilbert Kwarteng es un joven de 22 años residente en Marratxí, un municipio de Palma de Mallorca. También es el presunto estafador que le ha levantado hasta 330.000 euros a una multinacional del calibre de Amazon.

Así lo han explicado el Diario de Mallorca y El Español. La detención de Kwarteng se conoció el pasado sábado. Pasó a disposición judicial junto a otro joven, de nombre Juan, quien fue arrestado el viernes por la mañana como su presunto cómplice. Kwarteng ha conseguido salir en libertad bajo fianza tras pagar una cantidad de 3.000 euros.

Pero, ¿cómo un chico de 22 años parece haber conseguido estafar más de 300.000 euros a un gigante del retail?

El modus operandi era sencillo: devolver cajas con arena en lugar de mercancía

La política de ventas de Amazon es devolver el dinero cuando un cliente hace una reclamación y reenvía el paquete. El problema de la empresa es que no abre los paquetes que recibe.

Leer más: Amazon crea un nuevo centro en Barcelona: 28.000 metros cuadrados, 230 empleos y pionero en contar con tecnología Pegasus

Kwarteng y su socio lo que hacían eran comprar dispositivos tecnológicos de alto valor y reclamar una devolución, entregando después a Amazon una caja llena de tierra y arena.

Aparentemente la técnica es burda, pero los jóvenes cuidaban al detalle esta práctica: cuando recibía un paquete con un teléfono móvil o un ordenador, Kwarteng presuntamente colocaba la caja sobre una balanza y anotaba su peso.

Después, desembalaba el producto, lo apartaba, y llenaba la caja con tierra hasta que el peso fuera similar al original.

Por supuesto, el producto apartado era puesto a la venta. Kwarteng llegó a tener tal volumen de negocio que fundó una sociedad limitada, Kwartech —una mezcla de su apellido con la palabra tech—, según revela el Boletín del Registro Mercantil.

Leer más: Estos han sido los productos más vendidos en todo el mundo en el Amazon Prime Day 2019

Business Insider se ha puesto en contacto con el abogado de Kwarteng, quien va a estudiar el caso y tratará de eximir de responsabilidad a los padres de James, también imputados en el caso por los mismos delitos que su hijo.

En concreto, están imputados por delitos de estafa y grupo organizado.

Juan Enrique de Navarra, el letrado de este caso, ha explicado a Business Insider que el sumario judicial sigue bajo secreto. Aunque se ha personado en el caso para defender a Kwarteng y a sus progenitores, todavía no ha podido recabar más información.

Sí explicita que a los padres se les acusa de lo mismo que su hijo, ya que ellos se encargaban de firmar y recepcionar los paquetes que James Kwarteng pedía a Amazon. Sin embargo, su letrado defiende que no sabían nada de las actividades del joven.

Hasta 330.000 euros estafados

Fruto de un endurecimiento reciente de la política de devoluciones de Amazon, la multinacional descubrió varios paquetes con tierra en su centro logístico de Barcelona. Fue precisamente en las instalaciones del gigante en la Ciudad Condal donde se dio la voz de alerta.

Es en esta urbe donde la Policía comenzó la investigación, de la que se hizo cargo inmediatamente la Unidad de Delitos Tecnológicos de la Jefatura Superior de Balears. James y Juan han perpetrado, presuntamente, el mayor atraco de la historia de Amazon en Europa.

Solo les supera la historia de Erin y Leah, que como recuerda El Español, fue la estafa de 1.200.000 dólares perpetrada por un matrimonio estadounidense también gracias a devoluciones fraudulentas. Amazon ni se enteró: tuvo que ser el servicio postal de Indiana quien empezó a tirar del hilo.

Y además