5 consejos que te ayudarán a preparar patatas fritas más saludables

Niño comiendo patatas fritas
Getty Images
  • Las patatas fritas son un plato al que pocos pueden resistirse.
  • Sin embargo, al tratarse de una fritura, su consumo debería ser ocasional, según la opinión de los expertos.
  • Esto se debe a que, al cocinar los alimentos de esta forma, se está aumentando la cantidad de aceite que aportan, así como el número de calorías.
  • Pero algunos trucos pueden ayudar a hacer las patatas fritas más saludables. Prueba a cocinarlas en el horno, a sustituirlas por un alimento menos calórico y opta por los aceites que mejor se adapten a la fritura.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Los alimentos fritos, por lo general, encantan. No es de extrañar. Esta forma de cocinar a altas temperaturas permite que el plato obtenga una textura crujiente deliciosa y un sabor más atractivo.

Dentro de las frituras, sin duda las patatas son uno de los mayores éxitos. ¿Quién puede resistirse a no picar patatas fritas cada vez que esta guarnición acompaña a un plato?

Desgraciadamente, esta forma de cocinar es poco saludable, por lo que, como se recomienda desde la Organización Mundial de la Salud (OMS), el consumo de alimentos fritos debería ser ocasional.

Esto se debe a que su ingesta puede conllevar un aumento del colesterol, enfermedades cardiovasculares o sobrepeso y obesidad.

El motivo de estos perjuicios para la salud viene derivado de que, al freír los alimentos, se está añadiendo mayor cantidad de grasa y, con ello, aumenta el número de calorías. Además, esta forma de cocinar también implica un mayor riesgo de reducir los nutrientes de algunos alimentos.

Leer más: 12 alimentos para ayudar a tu cuerpo a quemar grasa, según la ciencia

Pero algunos sencillos trucos en la forma de cocinar las patatas fritas pueden convertirlas un plato más saludable. Sigue leyendo para conocerlos.

1. En lugar de freír, cocina las patatas de forma más saludable

cocinar, mujer cocinando al horno
Unplash

La manera de cocinar los alimentos no solo puede alterar sus nutrientes, sino también hacerlos más o menos saludables, según los añadidos que conlleve el proceso. 

Freír las patatas es una de las maneras de cocinarlas que más engordarán por el elevado uso de aceites y, con ello, de calorías, que se añaden en el proceso.

Leer más: Las mejores freidoras sin aceite que puedes comprar en 2020

Preparar las patatas fritas en el horno te permitirá reducir la cantidad de aceite necesario y hacerlas algo más saludables.

Si quieres hacerlas de esta forma, solo tienes que poner una bandeja en el horno con papel de aluminio bañado un poco en aceite. Pon en ella las patatas cortadas asegurándote de que se impregnan de aceite. Al cocinarlas así, estarás reduciendo las calorías consumidas.

2. Fríe las patatas de forma que absorban menos aceite

patatas fritas
Unplash

Otra forma de hacer que las patatas fritas sean más light es hervirlas antes de freírlas. De esta manera las patatas absorberán menos aceite y, como consecuencia, tendrán un menor aporte calórico.

Un truco utilizado incluso en la alta cocina, como revelaba el chef dos estrellas Michelin Pierre Marchesseau. Siguiendo su técnica, antes de freír las patatas ponlas en agua hirviendo unos 7 minutos.

Leer más: 9 alimentos que bajo ningún concepto debes cocinar en el microondas

"Absorben agua y, cuando están cocidas, las pones en tu freidora durante otros 6 o 7 minutos. Se dorarán gracias al aceite. Dado que el agua es más densa que el aceite, las patatas fritas no serán tan grasas porque el aceite no las penetra" explicó el pasado año el chef en el marco de unas jornadas europeas de sensibilización frente a la obesidad.

3. Sustituye la sal por otros potenciadores de sabor

patatas fritas con sal, comida rápida
Emmy Smith/Unplash

Otra forma de hacer patatas fritas más sanas es logrando que estas no supongan un gran aporte de sodio para tu organismo.

Para ello, sustituye la sal por otras especias que puedan potenciar el sabor pero de forma menos nociva.

Leer más: No, la sal marina no es más saludable: conlleva el mismo aporte de sodio que la sal común

La pimienta negra, hierbas como el tomillo, así como el ajo o la cebolla en polvo, pueden ser una alternativa. Es cierto que darán otro toque al alimento, pero eso no significa que no puedan estar buenas.

4. Opta por sustituir las patatas por alimentos menos calóricos

Batata
Getty Images

Una opción puede ser, como recomiendan desde Cnet, optar por sustituirlas por un tubérculo similar, la batata, ya que esta posee un menor aporte calórico (90 gramos frente a los 130 gramos de la patata) y de carbohidratos (24 gramos frente a los 27 gramos de la patata), lo que harán que esta versión engorde un poco menos que las patatas fritas al uso. Sobre todo, si además las horneas en lugar de freírlas.

Leer más: Las mejores tortillas de patatas precocinadas de Mercadona, Carrefour, Lidl o Aldi

Desde Mejor con saludtambién recomiendan optar por manzanas fritas. Para ello, corta esta fruta en tiras y fríela de la misma manera que prepararías las patatas. Obtendrás un aperitivo delicioso que dará un toque dulce a tus comidas y se sumará a los numerosos beneficios de esta fruta.

5. Elige el mejor aceite para freír

Resolvemos la eterna duda: ¿caduca el aceite de oliva?
Gettyimages

Gettyimages

Al freír los alimentos, no solo les estamos añadiendo más grasas. Cuando se calienta el aceite a altas temperaturas, se pueden generar partículas tóxicas, conocidas como aldehídos, que implican riesgos para la salud.

Para intentar minimizar estos riesgos, es conveniente no cocinar con el fuego muy alto durante mucho tiempo y, sobre todo, no reutilizar el aceite, ya que cada vez que lo recalientas estás incrementando esta toxicidad.

Puedes optar además por utilizar un aceite que sea mejor para freír. Según apunta el profesor de Tecnología de los Alimentos de la Universidad de Murcia, Sancho Bañón a El Comidista, el aceite de oliva soporta mejor la fritura que el de girarol. Es decir, tendrá menos tendencia a generar esas partículas.

“En general, el aceite de oliva es más estable que el aceite de girasol porque contiene menos ácidos grasos poliinsaturados, linoleico en particular, que son los que se oxidan con mayor facilidad”, asegura al respecto.

Leer más: Todos los errores que cometes con el aceite de oliva

Sobre esto, la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) recomienda elegir entre aceite de oliva, de orujo o de girasol alto oleico, ya que con estos el alimento absorbe menos grasa que con otro tipo de aceite.

Y asegura que la formación de acrilamidas en las patatas es menor cuando se emplea aceite de orujo. Las acrilamidas son una sustancia tóxica que aparece en ciertos alimentos cuando son cocinados a temperaturas muy elevadas o durante mucho tiempo. Esto hará que puedas seguir disfrutando del placer de las patatas fritas pero de una forma más sana.

LEER TAMBIÉN: Estas fotos muestran qué es lo que comen los militares de todo el mundo

LEER TAMBIÉN: Transparentes, capaces de autodesinfectarse o conectadas a tu móvil: así serán las mascarillas que llevarás en el futuro

LEER TAMBIÉN: Cuánto gana un empleado de Burger King en España: mira su sueldo y sus condiciones laborales

VER AHORA: Los mejores virales de TikTok en 2020