Cómo empezar a coger las riendas de tus finanzas a partir de los 50 años y pensar en tu jubilación

Cambios en los planes de pensiones
izusek / Getty Images

Coger las riendas financieras a los 50 años puede parecer demasiado tarde, pero más vale llevar el control de tu economía cuanto antes. 

La fórmula de Karen Green, experta en finanzas personales, cifra que se necesitan 5 veces el salario anual ahorrado para tener una jubilación tranquila y sin contratiempos. Sin embargo, no todo el mundo puede conseguir esa capacidad de ahorrar. Más aún cuando se comienza ya bastante tarde. 

Eso sí, tienes que tener claro que aunque hayas cumplido 50 años, estás a tiempo para ir reconduciendo la situación de cara a la jubilación

Bien es cierto que los expertos siempre recomiendan hacer una planificación financiera y un presupuesto cuanto más pronto mejor, pero si hasta ahora no lo has hecho, lo único que tienes que hacer es coger el toro por los cuernos. Hay algo de margen para presupuestar, tener los mayores hábitos de ahorro posibles y coger consciencia sobre tu propio capital.

Adentrarse en la rutina de ahorrar, ya sea con 30 años o con más edad es el pilar fundamental. No cabe ningún tipo de duda. Por tanto, entrar en la década de los 50 años, que es el último tramo de la vida laboral de un contribuyente, puede servir como revulsivo para terminar conquistando esas metas de largo plazo sobre la bocina, como se suele decir en la jerga del baloncesto. 

¿Se puede empezar a coger las riendas de tus finanzas cuando ya has llegado a la cincuentena? Efectivamente, aunque no tendrás la misma capacidad de reconducir la situación con una persona de 30 años, sí que puedes mejorar notablemente tu salud financiera. Sobre todo, para terminar de cuadrar tus cuentas de cara a tener un retiro tranquilo. Así, hay que tratar de anticiparse y tomar las riendas con prontitud. 

En el momento en el que se cumplen 50 años hay que cambiar el chip irremediablemente poniendo el foco en la jubilación. Ya está más cerca y ha de ser el objetivo principal en el plano de las finanzas personales. Ya no sirve en fijarse en el ahorro de corto plazo, ahora el horizonte ha de ir orientado a esa etapa de la vida sin ninguna duda. 

Esto es así porque tu situación financiera cuando llegue el momento de la jubilación depende de ti más que nunca. Aunque en España tienes el cobro de una pensión pública si has cotizado a la Seguridad Social, la realidad es que, teniendo en cuenta la situación en la que se encuentra el país, es probable que el esquema vuele por los aires. Es decir, que la prestación que te corresponde por ley sea inferior a las fijadas en la actualidad.

Las principales recomendaciones para tomar el control de tus finanzas

¿Se puede hacer algo para complementar a esa pensión pública desde los 50 años hasta que llegue el momento de jubilarse? Claro que sí. En primer lugar, se recomienda que pongas todos los esfuerzos posibles en fortalecer el ahorro

Entra en arena para analizar cuáles son tus hábitos de consumo y cámbialos para tener un dinero extra que puedas ir acumulando paulatinamente. En esta fase, los ingresos suelen ser mayores, por lo que si vas apartando un 20% de tu capital entrante cada mes lo puedes ir notando con el paso de los años. 

En este sentido, es recomendable que gran parte de esos ahorros los destines a invertir. Algunas alternativas interesantes son los fondos de inversión, los planes de empleo o los planes de pensiones. Ir haciendo aportaciones cada mes que repercutan en un rendimiento positivo que bata a la inflación. 

Con esa metodología harás trabajar a tu dinero y que entre en escena la magia del interés compuesto, que en 15 años puede hacer que ese dinero ahorrado haya crecido exponencialmente. 

En el caso de que trabajes de manera independiente también puedes ahorrar para tu retiro. Muchos expertos creen que una posibilidad es hacer transferencias automáticas.

Otra variable primordial es que, en el caso de que las tengas, amortices tus deudas con la mayor celeridad posible. Hará que pagues menos intereses y te brindará un margen de dinero extra con el que, precisamente, aumentar el volumen de tus inversiones. 

Cuando llegas a los 50 años no se recomienda tener un apalancamiento (nivel de deudas) muy alto, dado que hay mayor riesgo de contratiempos. Hay que pensar en liquidar y alejarse de los créditos.

El mejor consejo quizá sea que tu planificación financiera no te lleve a esforzarte de más en los temas económicos. Debes invertir aquello que puedas permitirte. Tu estabilidad financiera siempre es importante. 

Uno de los beneficios es que desde 2025, los planes de pensiones se pueden rescatar una vez que hayan pasado 10 años desde que se hizo dicha aportación. Con anterioridad se necesitaba esperar a la edad de jubilación para hacer uso de ese dinero ahorrado.  

Otros artículos interesantes:

7 cosas que hacer con tu dinero si recibes un aumento de sueldo

Ahorro programado: en qué consiste y cómo puedes aplicarlo con tu dinero

6 formas de saber que ya ganas el dinero suficiente en la actualidad

Te recomendamos

Y además