Pasar al contenido principal

El otoño es la época de mayor ansiedad en el trabajo y puede costar millones de euros: así es como los jefes pueden ayudar a sus empleados a controlar el estrés

Estrés en el trabajo
Gettyimages
  • Paul Pellman es el CEO de Kazoo, una plataforma de experiencia para empleados. 
  • Pellman dice que el otoño es una de las estaciones más estresantes para los empleados: las rutinas diarias cambian con la disminución de la luz solar y el trastorno afectivo estacional está en pleno apogeo. 
  • El estrés le cuesta a las empresas 300 millones de euros anuales y tiene un impacto real en los empleados y la gente que le rodea. 
  • Los gerentes deben hablar con sus empleados, poner en marcha iniciativas de salud mental, ofrecer oportunidades para mantenerse activos en el lugar de trabajo y predicar con el ejemplo. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Desde el clima más frío hasta los cafés calientes son algunos de los ingredientes de otoño. Pero de lo que no nos damos cuenta es que esta época del año es una de las más estresantes para los empleados en el lugar de trabajo.

El trastorno afectivo estacional es un tipo de depresión que va y viene con las estaciones. Por lo general, comienza a finales de otoño y principios del invierno y desaparece durante la primavera y el verano. Los sentimientos resultantes de la fatiga, la depresión y la desesperanza pueden afectar directamente al lugar de trabajo y a menudo se ven afectados por el estrés de este último. Además, según el "Google misery index" creado por el ex analista de Pew Research, Christopher Ingraham, las búsquedas de "depresión", "ansiedad" y "estrés" son más buscados durante esta época del año. Esta tendencia no solo se ha mantenido a lo largo de los años, sino que, de hecho, estos términos son todavía más altos en 2019.

Leer más: Así consigue Anna Wintour que los empleados resuelvan los conflictos con compañeros por sí mismos

Entonces, ¿qué pueden hacer los líderes para ayudar a los empleados y a ellos mismos para superarlo? Lo primero es comprender los efectos del estrés y trabajar con los empleados para manejarlo.

Entender el estrés

Understanding stress
Anchiy/Getty Images

De acuerdo a American Psychological Association (APA), existen tres tipos de estrés: agudo, agudo episódico y crónico.

Si bien el estrés afecta de manera diferente, puede afectar negativamente a la salud y a la felicidad de los empleados en su lugar de trabajo y dar lugar a una serie de problemas de salud como el agotamiento.

A principios de este año, la Organización Mundial de la Salud clasificó oficialmente el agotamiento como diagnóstico médico debido al aumento del "estrés crónico en el lugar de trabajo que no se ha manejado con éxito".

Cuando se observa el estrés en el lugar de trabajo, es algo que cuesta aproximadamente 300 millones anuales debido a ausencias, rotación, menor productividad, costes médicos y compensación para los trabajadores. Sin mencionar que la baja moral de un empleado a menudo tiene un efecto contagioso, extendiendo la angustia al resto de la oficina. En la cultura "siempre activa" que hay actualmente sobre el trabajo, las personas se han acostumbrado tanto al estrés en su vida que no saben como manejarlo ni a dónde acudir.

Manejando el estrés

Managing stress
Lucy Lambriex/Getty Images

Es posible que muchos empleadores no se den cuenta de que el estrés y la ansiedad pueden tener consecuencias muy reales para su compañía y en vez de ayudar dejan al empleado controlar su estrés. Cuando se enfrentan a este mal, esto puede afectar a la concentración, a las relaciones con los colegas y, en última instancia, al rendimiento laboral. Al dejar que el empleado maneje esto solo, las empresas solo están empeorando el problema. 

Una de las mejores maneras de defenderse contra el estrés en el trabajo es educar a los gerentes para que comprendan mejor los signos del estrés y cómo pueden ayudar a los empleados a superarlo. Existen muchos programas y comportamientos que pueden ayudar a aliviar los efectos del otoño en su equipo. 

  1. Escucha a tus empleados. La comunicación es muy útil. La conversación cara a cara es algo que el empleado valora y permite conocer sus opiniones y necesidades y ver cómo están. Si estás en sintonía con el equipo podrás notar pequeños pero importantes signos de estrés temprano, y podrás manejar mejor las cosas antes de que se escapen de tu control. A nivel organizativo, una encuesta anónima para medir el sentimiento de los empleados también ayudará a saber el grado de satisfacción general y así poder identificar factores estresantes o áreas problemáticas para poder tomar medidas más rápido.
  2. Cuidar la salud mental. Casi uno de cada 5 adultos, en Estados Unidos, tiene una enfermedad mental. Sin embargo, el 55% de los empleados dice que su empresa no tiene (o desconocía) un programa, iniciativa o política de salud mental. Hay que desigmatizar la salud mental en el trabajo y proporcionar ayuda. Además, hay que publicitar esos recursos y fomentar un diálogo abierto con los empleados, agregar beneficios en el consultorio como terapia de luz para SAD y clases de meditación.
  3. Llevar lo de fuera a la oficina.  Es bien sabido que el ejercicio físico ayuda a mejorar tanto la salud mental como la física, pero muchos trabajadores encuentran dificultades para hacerlo por la cantidad de trabajo. Además de alentar a los trabajadores a que trabajen solo por incentivos como reembolsos con una membresía para el gimnasio, también pueden integran el ejercicio en la jornada laboral. Pueden tener reuniones individuales o recordatorios para levantarse cada hora, siendo formas fáciles de hacer que su equipo se mueva a diario.
  4. Predica con el ejemplo. Los empleados buscan pistas sobre lo que es aceptable en el trabajo observando a sus jefes. Por ese motivo, los líderes deben mostrar al equipo que está bien desconectar aprovechando su horario flexible, comiendo en otro sitio que no sea su mesa de trabajo y desconectando de verdad cuando están enfermos. Si los gerentes no hacen ese esfuerzo, los empleados tampoco lo harán. Del mismo modo hay que alentar a los empleados a apoyarse mutuamente en proyectos, actos, mensajes de aliento o reconocimiento en las redes sociales.

Con el otoño en pleno apogeo, es buen momento para evaluar el momento de su empresa y cómo trabaja el estrés. Es fundamental aprender a manejar el estrés y el agotamiento ya que no solo hará que los empleados se sientan más felices y saludables, sino que ayudará a retener a los mejores talentos. Al priorizar al empleado en vez de su producción laboral, su empresa no solo será un lugar más feliz para trabajar, sino uno más productivo.

Y además