Cómo conseguir dinero extra vendiendo ropa en Instagram, según una estudiante universitaria que gana 1.000 dólares extra al mes

Julia Schum abrió su tienda de segunda mano en Instagram el verano pasado para ganar algo de dinero extra.
Julia Schum abrió su tienda de segunda mano en Instagram el verano pasado para ganar algo de dinero extra.
Cortesía de Julia Schum.
  • Los jóvenes y adolescentes están empezando a vender ropa de segunda mano en Instagram. 
  • Business Insider ha hablado con la empresaria de segunda mano Julia Schum, propietaria de Low Tide Thrift, para saber cómo destaca su tienda en Instagram.
  • Schum tiene más de 36.000 seguidores y suele ganar más de 1.000 dólares al mes.  
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Los jóvenes están acaparando los titulares por vender ropa de segunda mano, convertir Instagram en un eBay moderno, y ganar más de 300 dólares por algunos hallazgos antiguos. 

Este negocio parece encarnar muchos de los hábitos de compra de la generación Z, los valores pragmáticos y la riqueza digital. La generación que depende de Internet es la más grande de Estados Unidos e influye en los 600.000 millones de dólares que se gastan en todo el mundo, según un estudio de Business Wire

En una época de cejas perfectas y cinturones Gucci, hay un subconjunto opuesto de clientes en Instagram que optan por un estilo más natural y relajado. Como ha explicado Noa Ortiz en la revista Caliber de UC Berkeley, el ahorro se ha infiltrado en Instagram "como una reacción contra la imagen de belleza de alto mantenimiento y costosa que la cultura de la red social produce".

Los ahorradores de la generación Z suelen vender a un tipo de surfista/patinador con conciencia ecológica, la antítesis del clan Jenner-Kardashian, los gobernantes de hoy en día de Instagram. Estas tiendas de segunda mano venden camisetas descoloridas XL de marcas de surf como O'Neill y Roxy, pantalones cortos Levi's denim estilo "mom" y sudaderas universitarias de gran tamaño.

Business Insider ha hablado con la empresaria de segunda mano Julia Schum, propietaria de Low Tide Thrift, para saber cómo destaca su tienda en Instagram. Sus ingresos varían dependiendo de sus hallazgos, pero la mayoría de los meses gana más de 1.000 dólares, lo que verificó a través de las capturas de pantalla de PayPal proporcionadas a Business Insider

La consistencia es la clave para construir tus seguidores

Cortesía de Julia Shum.

Schum, de 21 años, es una estudiante universitaria en Virginia y empezó a vender ropa de segunda mano en Instagram el verano pasado para ganar algo de dinero extra. "Pensé en probarlo porque tenía ropa extra que ya no usaba y quería deshacerme de ella", ha explicado.

Publicó unas 6 prendas el primer día de su nueva cuenta. A medida que vendía las piezas de su armario, se dio cuenta de que su página podía convertirse en algo más grande y empezó a ahorrar para tener más inventario.

"Comencé a publicar más, casi todos los días, solo para acumularlo y ganar los seguidores que trataba de conseguir", ha revelado. 

Ahora Schum tiene más de 36.000 seguidores y publica entre 12 y 24 artículos nuevos cada semana porque vende a través del inventario más rápido que nunca.

Mantenerse activo y hacer publicidad recíproca en otras redes sociales

Cortesía de Julia Schum.

Desde el principio, fue clave estar activa y comprometida para ganar seguidores. Interactuó con sus seguidores regularmente y se acercó a cuentas similares para obtener más exposición. "Mantenerse activa fue realmente lo que hizo que despegara mucho más rápido", ha comentado. "Lo principal era tomarse el tiempo para dedicarle a la cuenta".

Schum publica en su historia al menos una vez al día, a menudo planteando una pregunta para que sus seguidores la respondan o dando la oportunidad de interactuar con ella. En abril, abrió una cuenta de TikTok para su tienda donde comercializa la ropa que va a lanzar esa semana y enlaza con su cuenta de Instagram. "TikTok me ha ayudado a llegar a nuevas personas", ha mencionado. "Ha sido una gran parte de mi crecimiento y de mi visibilidad".

También planea abrir una cuenta en Patreon para enseñar a la gente cómo empezar sus propios negocios de segunda mano en Instagram. 

Descubrir qué quiere la generación Z

Cortesía de Julia Schum.

Schum encuentra su inventario en boutiques locales y tiendas de segunda mano como Goodwill. Antes de sus viajes de compras, investiga las tendencias actuales de la moda y lo que es popular entre su típica base de clientes de 13 a 24 años. Luego, revisa casi todo lo que hay en la tienda para asegurarse de que no se le escape nada. 

"Como soy parte de este grupo de edad, ya tengo una idea de eso", ha dicho. "Miro lo que se vende ahora mismo en las grandes tiendas y lo que le interesa a la gente y luego lo busco cuando voy de compras".

Las camisetas y las corbatas están de moda entre los de la generación Z este verano, ha comentado Schum. "He visto a mucha gente volver a la ropa vintage y estar más abiertos a ese tipo de estilos de los 80 y 90". 

El estilo playero también ha despegado, gracias a la popularidad de la serie dramática adolescente Outer Banks de Netflix, ambientada en Carolina del Norte, que ha resucitado marcas de surf como RipCurl y Billabong.

Schum espera llevar más de ese estilo de surf a las mujeres, que según ella han sido tradicionalmente pasadas por alto por este deporte. "Es definitivamente un deporte que está más orientado, y la ropa que está más orientada, hacia los hombres", ha reconocido. "Así que quiero llevar eso al lado de las chicas de Instagram y dejar que encuentren ropa que les guste y que no siempre esté dirigida a los chicos".

Fijar los precios y personalizar la experiencia del cliente

Cortesía de Julia Schum.

Cuando llega el momento de hacer fotos de cada publicación, Schum coloca una sábana blanca en su garaje y monta su teléfono en un cubo de basura. "Definitivamente no es lo que un profesional consideraría como un estudio, pero funciona", ha comentado. 

Establece sus precios en relación con el costo publicado en el sitio de la marca, teniendo en cuenta el estado de la prenda. "Siempre me aseguro de ponerles un precio justo. No voy a cobrar más de lo que alguien pagaría por una nueva", ha dicho. 

Por ejemplo, Schum ha publicado recientemente varias camisetas Billabong, O'Neill y La Mer de época. En el pie de foto, incluye la oferta inicial del artículo, unos 8 dólares, más unos 5 dólares de gastos de envío. También incluye el precio original del artículo, que para estos oscilaba entre 28 y 35 dólares. E incluye el siguiente mensaje en cada pie de foto: "Por favor, no hagas una oferta a menos que tengas la intención de usar PayPal, Square o Venmo y estés listo para comprar". Los seguidores comentan en la publicación con el monto de su oferta.

Una vez que un cliente compra una pieza, ella explica en un mensaje directo el proceso desde el pago hasta el envío, para que el cliente sepa qué esperar. Schum envía cada paquete con pegatinas y una nota de agradecimiento, que añade un toque personal, "para que sepan que cada experiencia que alguien tiene es individual", ha explicado. 

VER AHORA: Así va la carrera por las vacunas contra el coronavirus: cuándo estarán las primeras y en qué fase está la investigación en España

    Más:

  1. Emprendimiento
  2. Dinero
  3. Instagram
  4. Consejos