Consejos para convertirte en un desarrollador de videojuegos, según el impulsor de un centro de formación pionero en España

Desarrollador de videojuegos
Getty
  • Si convertirte en desarrollador de videojuegos es tu sueño laboral, es posible que tengas muchas dudas al respecto: ¿cómo llamar la atención de las empresas?, ¿deberías saber inglés para irte a trabajar fuera de España?
  • Santiago Navarro, socio del estudio de juegos Magic Fennec y uno de los impulsores de Unreal Training Hub, un centro de formación de profesionales de los videojuegos, te ofrece los siguientes consejos para que pronto tu nombre esté en los créditos finales del próximo juego de éxito.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

¿Te interesa el mundo del desarrollo de videojuegos? ¿Quieres ver tu nombre en los créditos finales de un videojuego? 

Existen muchos motivos y ventajas por los que querer trabajar en el sector de los videojuegos. Es una industria dinámica que está siempre en cambio constante, así que es ideal para personas curiosas o que buscan superarse constantemente. Es una buena forma de convertir tu pasión en trabajo. 

Pero posiblemente la gran característica de esta rama laboral es que necesita 2 elementos aparentemente inconexos. Lo explica Santiago Navarro, socio ejecutivo del estudio de juegos Magic Fennec, tecnólogo y uno de los impulsores del Unreal Training Hub, un centro de formación que convierte a sus estudiantes en profesionales de los videojuegos, entre otros sectores tecnológicos.

"Es un mundo que combina el análisis y la tecnología con la parte artística y creativa. Por ejemplo, no basta con saber hacer un efecto visual: debes saber hacerlo llamativo, único, interesante, que apele a las emociones".

Si esta dualidad te interesa, el desarrollo de videojuegos puede ser tu camino. Pero, ¿cómo acceder a él? ¿Qué habilidades e inquietudes debes tener? ¿Qué ocurre si acabas de salir de una carrera y no tienes experiencia laboral? Navarro destila los siguientes consejos después de años de experiencia en este sector.

Las habilidades y rasgos que te diferenciarán de otros candidatos

Desarrollar videojuegos
Getty

Conocimiento en lenguajes de programación, habilidad para utilizar motores de juegos, experiencia en interfaz de usuario… Para ser desarrollador de videojuegos, es imprescindible estudiar y apuntarte a cursos sobre tecnología. Pero tus competidores seguirán caminos similares. ¿Cómo destacar en un proceso de selección? 

Con habilidades que no se suelen enseñar en clase.

Más allá del conocimiento técnico que puedas obtener ahí afuera, es importante que desarrolles tu capacidad de salir constantemente de tu zona de confort. "En esta industria hay novedades constantemente", explica Santiago Navarro. "Es importante que te atrevas a probar lo nuevo, que no te quedes con lo que ya sabes. En esta industria, presuponer que ya has aprendido la mejor solución para todo es un tremendo error".

Otra habilidad es importante es ser pragmático. Los extremos siempre son malos, y en la creación de videojuegos más todavía. "Ni te quedes siempre con los conocimientos antiguos ni creas automáticamente que lo nuevo va a ser siempre mejor. En cada caso debes ser capaz de ver qué es útil para encontrar la solución".

Navarro pone un ejemplo sobre esto último. Si sale una nueva actualización de un motor gráfico, puede que tu instinto inicial sea desechar las funciones antiguas. Eso es un error: hay desarrolladores o programadores cuya función principal puede ser perfectamente mantener activas funciones desactualizadas mientras sus compañeros se acaban de acostumbrar a lo nuevo. ¿Y luego? Habrá que adaptar ciertos elementos del juego a las herramientas nuevas. Este proceso sería imposible si se eliminara de forma predeterminada todo lo teóricamente obsoleto.

Independientemente del tipo de desarrollador que quieras ser, es sumamente importante que tengas talento artístico o al menos capacidad de visualización. "Si quieres ser un programador puro y duro quizás creas que no necesitas valoración artística. Eso no es así. Lo visual debe impregnarte en este sector. Alguien que solo quiera picar código lo va a tener difícil si no sabe visualizar lo que hace. Incluso si solo quiere dedicarse a hacer herramientas para el desarrollo de juegos o de proyectos".

Finalmente, debes cultivar una curiosidad innata y genuina. No solo aprender porque así tendrás trabajo y ganar dinero; "las ganas de saber más es la mejor forma de encontrar soluciones, y eso es lo que siempre necesita la industria: nuevas soluciones".

Ten un horizonte muy claro y definido

Arte de 'The Legend of Zelda: Breath of the Wild'.
Arte de 'The Legend of Zelda: Breath of the Wild'.

"Desarrollador de videojuegos" es un término muy amplio dentro de la industria. Un diseñador de personajes es desarrollador, un programador de herramientas es desarrollador. Animadores, creativos, diseñadores de sistemas, betatesters… todos son desarrolladores, pero tienen una serie de habilidades y conocimientos específicos.

Las compañías buscan perfiles muy concretos, así que tendrás que elegir: ¿qué tipo de desarrollador quieres ser? 

A continuación, deberás escoger el motor de juego en el que quieres especializarte. Los motores son la base de la tecnología detrás de un videojuego. Convierten el código en personajes, en física, en comandos, en herramientas… 

Aunque algunas compañías usan sus propios motores internos, hay 2 motores muy populares: Unreal Engine (de Epic Games) y Unity. En ambos casos existe mucha demanda de profesionales de todo tipo que sepan utilizarlos. "No solo para el mundo de los videojuegos en el caso de Unreal", aclara Navarro. "Si quieres trabajar diseñando arquitectura, coches o efectos especiales para series, debes controlar Unreal Engine".

Aprender a dominar uno de estos motores de juego e incluir en tu CV te abrirá muchas puertas. Pero, en el caso de los videojuegos, el éxito no depende solo del currículum.

El porfolio: una herramienta igual de importante que un CV

Manos entrevista de trabajo

ljubaphoto / Getty images

Mientras que para otro tipo de trabajos tener un buen CV es fundamental para conseguir empleo, en el sector de los videojuegos (y de la tecnología en general), el currículum no es suficiente.

"Hacer", resume Santiago Navarro. "Lo que te pide esta industria es que hagas. Cuando te presentes a una empresa, te van a pedir que les enseñes el porfolio, o que les compartas el enlace si lo tiene online".

Un porfolio es una compilación, física o digital, de materiales que resumen tus habilidades, tu educación, tu entrenamiento y tu experiencia laboral si ya la has tenido. 

"Con el porfolio las empresas quieren ver qué has hecho con la experiencia que tienes, qué tipo de ejercicios has realizado, si los has hecho a solas o como parte de un equipo, y si es lo segundo, cuál ha sido tu rol: artista, programador, diseñador...".

Los consejos para realizar un buen CV que te aterrice en un buen trabajo también se adaptan al mundo de los porfolios. Si ya tienes clara la rama profesional en la que quieres trabajar, crea un porfolio que te abra puertas en esa dirección. Por ejemplo, si quieres diseñar personajes, "todo ejercicio que hagas sobre ello debe ir en tu carpeta de proyectos".

No te preocupes si inicialmente no puedes añadir material relacionado con experiencias laborales. Pueden ser resultados de ejercicios en cursos o carreras, o el resultado de un proyecto vocacional.

Pero antes de ponerte a crear material de muestra, Navarro recomienda que hagas una planificación inicial, una especie de paso 0 antes del paso 1.

"Se lo hacemos hacer siempre a nuestros alumnos del Unreal Training Hub: un documento con planificación, hitos, objetivos… Es lo que te exigirán en un trabajo así que es bueno que empieces a acostumbrarte". No solo te marca un horizonte: "Una buena planificación inicial te evitará que la pereza o la desmotivación te bajen el listón y el resultado final no sea el deseado".

El inglés: ¿es 100% imprescindible dominarlo?

Discusión amable entre compañeros de trabajo

El mundo globalizado actual permite que sea más fácil que nunca llegar literalmente a todas las audiencias posibles. Pero esa accesibilidad lleva un obstáculo: el inglés. ¿Hay que dominarlo en el caso que quieras solicitar trabajo en alguna desarrolladora internacional?

"No. Dominar el inglés no es imprescindible", aclara Navarro. "Pueden considerarte un profesional muy valorado sin tener un nivel alto de inglés".

"Ahora bien. No saber nada de inglés sí que se convertirá en un obstáculo. Puedes superar este bache si tienes otras características tan elevadas que te harán irresistible para las compañías de fuera. Hasta el punto que no les importaría ponerte un intérprete. Pero es difícil que ocurra. Deberías ser muy bueno".

Debido al sector del que se está hablando, un símil con el mundo de los videojuegos es inevitable.

En los juegos de rol, los protagonistas suelen definirse por el nivel de sus atributos: fuerza, inteligencia, carisma, magia, sigilo… En este tipo de aventuras, no pasa nada si tienes un atributo muy bajo siempre y cuando lo hayas contrarrestado dominando otras técnicas. Ahora bien: es el equivalente a querer pasarte el juego en dificultad máxima. Lo mejor es buscar un equilibrio. Lo que explica Navarro viene a ser un poco lo mismo.

"De todas formas, hay que perder un poco el miedo a no saber hablar inglés de forma perfecta. No necesitas tener un acento estupendo. No necesitas usar una gramática maravillosa. Solo debes saber lo mínimo de inglés para poder compartir y colaborar con tus compañeros".

¿La única excepción en esta situación? Si tu deseo es gestionar equipos o tirar más hacia la rama del marketing. "Si debes comunicar o vender ideas a diario, entonces sí que debes tener un buen nivel de inglés".

Por qué la industria del videojuego anglosajona desea desarrolladores españoles

Ideas
Getty

Un buen motivo para aprender un poco de inglés e incluso atreverte a trabajar en otros países es el hecho de que la industria anglosajona admira ciertos rasgos del desarrollador español.

"Los profesionales de fuera se sienten muy atraídos por nuestra aparente facilidad y flexibilidad intrínseca para adaptarnos a lo que sea", explica Santiago Navarro. "En una situación normal, si piden una tarea inesperada a un trabajador anglosajón o, lo normal es que esté diga sí o no. Punto".

"Con los desarrolladores españoles pasa algo diferente. En lugar de decir sí o no, lo que solemos hacer es encontrar un punto intermedio: encontramos una solución que nuestro jefe o cliente no esperaba y que nosotros inicialmente tampoco habríamos contemplado".

Es más cuestión de mentalidad que de práctica, pero cuando te adentres en tus primeros proyectos, profesionales o amateur, abraza la flexibilidad. No te contentes con la primera respuesta que se te pase por la cabeza; busca la opción C que no existía hasta ese momento. Te convertirás en un profesional irresistible para el mercado.

2 disparadores para entrar en el sector

Trabajo en equipo
Getty

Si ya has empezado a nutrir tu porfolio de material, has enviado tus primeras solicitudes, pero no recibes respuesta, Santiago Navarro te recomienda 2 acciones clave para entrar en el mundo de los videojuegos: compartir y colaborar.

"La colaboración con otras personas, compañeros que también tengan el deseo de empezar en el desarrollo de juegos, enriquece muchísimo. Aprendes de la técnica de los demás, os ayudáis a mantener la motivación. Además, tarde o temprano conseguirás contactos. El networking siempre abre posibilidades".

Un buen ejemplo de lo lejos que se puede llegar compartiendo y colaborando se encuentra en el mundo de los fangames.

Los fangames son literalmente juegos no-oficiales de sagas conocidas hechos por fans. Se empieza sin ánimo de lucro y por pura pasión y curiosidad (rasgos que han aparecido a lo largo del artículo).

Seguro que te suenan los juegos de Sonic, el erizo azul de SEGA. En 2006, Christian Whitehead, conocido en Internet como Taxman, quería empezar a desarrollar videojuegos. Y empezó haciendo fangames de Sonic.

3 años después, había aprendido lo suficiente como para poder coger el juego oficial Sonic CD y retocarlo para que funcionara en un iPhone. Aunque al principio SEGA no le hizo gracia alguna, finalmente le encargó a Whitehead producir las adaptaciones de Sonic 1 y 2 (juegos de Mega Drive) para móviles.

A lo largo de sus años de experiencia, Whitehead colaboró con otros desarrolladores de diferentes ámbitos. Juntos, en 2017, acabarían encargándose de un nuevo juego oficial de la saga: Sonic Mania, un tributo a los títulos 2D de antaño que se convirtió en todo un éxito. Fue el resultado de hacer, compartir y colaborar.

Otros artículos interesantes:

20 cosas que jamás debes escribir y enviar por el email de tu trabajo

Cómo mejorar tu currículum sin mentir para conseguir un puesto de trabajo

Las 19 mujeres más influyentes en la industria de los videojuegos

Te recomendamos

Y además