Cómo una amistad universitaria en Facebook se convirtió en un blog de bikinis con un millón de seguidores en Instagram y una línea de trajes de baño multimillonaria

Devin Brugman.
Devin Brugman.
Masha Maltsava.
  • Devin Brugman ha sido empresaria desde la universidad, cuando ella y su mejor amiga Natasha Oakley comenzaron A Bikini A Day. Se hicieron amigas en Facebook.
  • El éxito del blog catapultó a Brugman y Oakley a una aventura unos años más tarde, Monday Swimwear, ahora es una marca multimillonaria.
  • Con una cuenta de Instagram que supera los 1,3 millones, la habilidad empresarial de Brugman se extiende mucho más allá de sus primeros días en la plataforma de redes sociales. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El comienzo de Devin Brugman como empresaria llegó en la universidad, cuando empezó a trabajar junto a una nueva amiga, Natasha Oakley, en la compañía de producción de Oakley en Los Ángeles.

Brugman vivía en Los Ángeles desde que se mudó de su Hawái natal para asistir a la universidad, donde estudió fotografía y marketing, y Oakley se había mudado de Australia a la misma ciudad. Ambas ya se habían convertido en amigas íntimas en Facebook, según Brugman, pero en poco tiempo serían inseparables.

"Ayudaba a Natasha en sus sesiones fotográficas cuando podía tener descansos en la escuela", explica. "Nos encantaba trabajar juntas, e incluso hacíamos pequeñas sesiones de fotos en nuestro tiempo libre". Así fue como nació el blog A Bikini A Day en 2012.

Leer más: 11 consejos para controlar la adicción al móvil, según 'El dilema de las redes' de Netflix

El blog hizo crecer exponencialmente el número de seguidores de Brugman en las redes sociales, lo que se convirtió en algo crucial para su carrera. 

El impacto de Instagram 

"Empezar A Bikini A Day y darnos cuenta de que podíamos ganar dinero con un proyecto que nos apasionaba fue definitivamente un hito y un gran avance en mi carrera", reconoce Brugman, que añade que ella y Oakley empezaron el blog como algo para pasar el rato y no se dieron cuenta de a cuánta gente llegarían a través de la plataforma.

"También teníamos muy poca experiencia en publicidad, por lo que ser capaces de ofrecer a las marcas una oportunidad de anunciarse en nuestra plataforma nunca fue nuestra intención desde el principio", confiesa. Darse cuenta de ello supuso para ellas un gran paso adelante, y así empezaron a utilizar el tráfico del blog para trabajar con múltiples marcas con el objetivo de obtener unos ingresos estables, detalla.

En la actualidad, Brugman ha canalizado la audiencia del blog a más de 1,3 millones de seguidores en su cuenta personal de Instagram, y en el camino ella y Oakley han cofundado Monday Swimwear, que ha pasado de un préstamo de 30.000 dólares a una marca multimillonaria en menos de una década.

"Instagram es una gran parte de mi carrera", reconoce, y apostilla que la plataforma le ha permitido hacer crecer su marca personal y su línea de ropa de baño con Oakley. "A lo largo de los años, he intentado ser fiel a compartir con mis seguidores marcas, consejos y sugerencias que son honestas para mí y para mi marca".

Instagram ha sido igualmente vital para el éxito de Monday Swimwear. "Nos enorgullecemos de compartir imágenes inspiradoras y estéticas con nuestros seguidores y de colaborar con tantas mujeres increíbles a través de Instagram", comenta. 

En qué se ha centrado para seguir adelante

Como influencer, Brugman sabe lo importante que son las relaciones públicas, tanto en su carrera personal como en su papel en Monday. 

Ahora que está en una etapa de su negocio en la que está segura de que los clientes aman su marca, su objetivo es trabajar para mantener la imagen de Monday, explica.

Por ello, según Brugman, en Monday ha trabajado duro en la atención al cliente y ahora más del 40% son consumidores recurrentes.

Leer más: Así es como esta nanoinfluencer de Instagram con menos de 3.000 seguidores consigue que las marcas patrocinen sus publicaciones

"En este momento, estamos trabajando para que nuestra marca sea amada por las celebridades y para conseguir y mantener fuertes relaciones con otras personas influyentes, creativas y marcas que se alinean con el espíritu de Monday Swimwear", declara.

Brugman, que ha asumido en gran medida la tarea de mantener la marca Monday, trabaja constantemente con el equipo de relaciones públicas de la empresa para establecer objetivos definidos para todo el año.

"Cuando el brote del COVID-19 apareció en un primer momento, tuvimos que cancelar inmediatamente los viajes y reestructurar nuestro plan de verano", explica. "Esto significó conectar virtualmente con influencers y creadores de contenido para construir relaciones fuertes".

Hasta ahora, ese trabajo ha sido exitoso: Monday ha logrado tener visibilidad de la mano de famosas como Jennifer Lopez, Bella Hadid y Kendall Jenner. 

Con eso en mente, Brugman se siente afortunada de hacer lo que hace y siempre está mirando hacia adelante, cuenta.

"Cambiar de marcha y centrarme en el crecimiento personal de mi marca ha dado grandes resultados, pero me encantaría participar en otras empresas en el futuro", explica, y añade que la mayor parte de su tiempo lo invierte en Monday Swimwear y su marca personal. 

"Soy muy afortunada de poder decir que el año 2020 ha sido uno de los mejores años de mi carrera personal", sentencia.

LEER TAMBIÉN: Este es el consejo para emprendedores que siempre da el fundador de Cabify cuando le preguntan qué haría si volviera a empezar de cero

LEER TAMBIÉN: Bill Gates cree que los países ricos podrían volver a la normalidad en 2021 si las vacunas que están en marcha resultan eficaces

LEER TAMBIÉN: Qué significa la deflación y por qué puede ser negativo para tu bolsillo que los precios bajen

VER AHORA: Así va la carrera por las vacunas contra el coronavirus: cuándo estarán las primeras y en qué fase está la investigación en España

    Más:

  1. Emprendimiento
  2. Instagram
  3. Consejos
  4. Empresa