La verdadera historia de Twitter

Varias sombras y, al fondo, el símbolo de Twitter.

Reuters

(Esta historia fue originalmente publicada en Business Insider el 13 de abril de 2011. Sin embargo, lo que ella cuenta es de rigurosa actualidad. Se ha respetado el texto íntegramente y solo se ha actualizado la información referente a la capitalización bursátil de la compañía).

"El Sr. Williams dice que todos los empresarios de éxito tienen enemigos en el camino". The New York Times, 30 de octubre de 2010.

La forma en que los propietarios y los altos ejecutivos de Twitter dicen que se fundó Twitter es diferente de cómo realmente sucedió todo.

Principalmente, la versión oficial omite el papel de un importante cofundador. Y no solo eso, algunos de los primeros inversores de Twitter se preguntan si también se intenta ocultar un escándalo que sucedió al principio de todo.

Twitter tiene ahora un valor de más de 37.000 millones de dólares y acaba de ser adquirida por el magnate tecnológico Elon Musk, después de un auténtico culebrón que ha durado semanas, por lo que merece la pena aclarar su historia.

La historia oficial de la fundación de Twitter es la siguiente:

El extrabajador de Google Evan Williams tenía una startup llamada Odeo. Iba a ser una plataforma de podcasting. Evan pidió a su amigo, otro exemppleado de Google llamado Biz Stone, que se uniera a él. Cuando Apple lanzó iTunes podcasting, y mandó a Odeo al ostracismo, Evan, Biz y otro empleado de la plataforma llamado Jack Dorsey decidieron crear algo llamado Twitter en su lugar. 

Según las entrevistas realizadas a una docena de los primeros inversores y empleados, la historia de cómo se fundó Twitter comienza con un emprendedor llamado Noah Glass, que creó Odeo en su apartamento.

La historia comienza hace unos 17 años ...

La verdadera historia de Twitter

"Noah tenía un producto en el que llamabas a un número de teléfono y éste convertía tu mensaje en un archivo MP3 alojado en Internet. Esa fue la tecnología que Noah aportó y que se convirtió en Odeo", cuenta el primer empleado de la empresa Ray McClure.

Junto con Charles River Ventures y otra docena de personas, uno de los primeros inversores de Glass en Odeo fue un antiguo empleado de Google llamado Evan Williams. Williams se involucró en Odeo más de lo que la mayoría de los inversores se involucran con las startups en sus carteras, y finalmente, Odeo se trasladó del apartamento de Noah al de Williams. 

Williams, que había vendido recientemente una empresa llamada Blogger a Google, acababa de comprar una bonita casa y quería dar un buen uso a su antiguo apartamento.

"Creo que era algo que le interesaba a Ev, pero era sobre todo cosa de Noah", dice McClure.

"En aquella época, éramos yo, Evan [Henshwaw-Plath, más conocido por sus amigos como "Rabble",] y la mujer de Rabble, Gabba. Casi siempre éramos los 4 los que trabajábamos en el apartamento".

El primer empleado de Odeo, Blaine Cook, se convertiría en el primer CTO de Twitter.

Más tarde, Odeo se trasladó a una oficina y empezó a contratar a más empleados, entre los que se encontraban un silencioso diseñador de páginas web llamado Jack Dorsey y un ingeniero llamado Blaine Cook. Evan Williams se convirtió en el director general de Odeo.

En julio de 2005, Odeo ya tenía un producto: una plataforma de podcasting.

Pero entonces, en otoño de 2005, "la mierda se desató", dice George Zachary, el socio de Charles River Ventures que dirigió la inversión de la empresa en Odeo.

Fue entonces cuando Apple anunció que iTunes incluiría una plataforma de podcasting integrada en cada uno de los 200 millones de iPods que acabaría vendiendo. Al mismo tiempo, los empleados de Odeo, desde Glass y Williams, empezaron a darse cuenta de que los podcasts no se escuchaban tanto como pensaban.

El primer tuit del CEO de Twitter, Jack Dorsey, se vende por 2,9 millones de dólares como NFT

Cook cuenta: "Construimos [Odeo], lo probamos mucho, pero nunca lo usamos".

De repente, dice Zachary, "la empresa se estaba desviando".

En ese momento, Odeo contaba con 14 personas trabajando a tiempo completo, entre ellas el ahora director general Evan Williams y un amigo suyo de Google, Christopher "Biz" Stone.

Williams decidió que el futuro de Odeo no estaba en el podcasting y, ese mismo año, dijo a los empleados de la empresa que empezaran a aportar ideas para la nueva dirección que enía que tomar Odeo.  La empresa empezó a celebrar "hackathons" oficiales en los que los empleados pasaban un día entero trabajando en proyectos. Se dividieron en grupos.

El cofundador de Odeo, Noah Glass, gravitó hacia Jack Dorsey, que según Glass era "una de las estrellas de la empresa". Jack tenía una idea para un producto completamente diferente que giraba en torno al "estado", es decir, lo que la gente estaba haciendo en un momento determinado.

"Me dio la impresión de que no estaba contento con lo que estaba haciendo en ese momento: mucho trabajo de limpieza en Odeo".

"Empezó a hablarme de esta idea del estatus y de cómo estaba realmente interesado en el estado", dice Glass. "Yo intentaba averiguar qué era lo que le parecía convincente de ello".

"Hubo un momento en el que estaba sentado con Jack y dije: 'Oh, sí que veo cómo esto podría unirse para hacer algo realmente atractivo'. Estábamos sentados en el coche aparcados en la calle Mission bajo la lluvia. Íbamos a salir, le dejé en casa y tuvimos esta conversación. Todo encajaba para mí".

Un día de febrero de 2006, Glass, Dorsey y un desarrollador alemán contratado, Florian Weber, presentaron la idea de Jack al resto de la empresa. Se trataba de un sistema en el que podías enviar un texto a un número y éste se difundía a todos tus amigos: Twttr.

Noah Glass dice que fue él quien ideó el nombre "Twttr". "Pasé mucho tiempo pensando en ello", dice.  Finalmente, el nombre se convertiría en Twitter.

Tras aquella presentación en febrero a la empresa, Evan Williams se mostró escéptico sobre el potencial de Twitter, pero puso a Glass al frente del proyecto. De vez en cuando, Biz Stone ayudaba al equipo de Glass en Twitter.

Y realmente era el equipo de Glass, por cierto. No de Jack Dorsey.

Todo el mundo está de acuerdo en que la idea original de Twitter surgió de la mente de Jack Dorsey. Dorsey incluso tiene dibujos de algo que se parece a Twitter que hizo años antes de unirse a Odeo. Y es obvio que Jack era fundamental para el equipo de Twitter.

Pero todos los primeros empleados e inversores de Odeo consultados también coinciden en que nadie en Odeo estaba más apasionado por Twitter en los primeros días que el cofundador de Odeo, Noah Glass.

"Fue predominantemente Noah quien impulsó la puesta en marcha del proyecto", dice Blaine Cook, que describe a Glass como el "líder espiritual" de Twitter.

"Definitivamente tenía ya una visión de lo que podía ser", dice Ray McClure.

"Había dos personas que estaban realmente entusiasmadas [con Twitter]", coincide el inversor de Odeo George Zachary. "Jack y Noah Glass. Noah estaba completamente entusiasmado con Twitter. Era un fanático. Evan y Biz no estaban a ese nivel. Ni de lejos".

Zachary recuerda que Glass le dijo: "¿Sabes lo que es increíble de esta cosa? Te hace sentir como si estuvieras con esa persona. Es todo un impacto emocional. Sientes que estás conectado con esa persona".

En un momento dado, todo el servicio inicial de Twitter funcionaba en el portátil de Glass. "Un IBM Thinkpad", cuenta el propio Glass, "con una tarjeta inalámbrica de Verizon".

"Estaba justo ahí, en mi escritorio. Podía cogerlo y llevarlo a cualquier parte del mundo. Fue una época muy divertida".

El botón de editar llegará a Twitter en los próximos meses: los suscriptores de Twitter Blue podrán cambiar por primera vez sus tuits publicados

Glass insiste en que no es el único fundador de Twitter ni nada parecido. Pero se siente traicionado por el hecho de que su papel haya sido básicamente borrado de la historia de Twitter, y añade que Florian Weber tampoco recibe suficiente crédito.

"Algunas personas han recibido crédito, otras no. La realidad es que fue un esfuerzo colectivo. Yo no creé Twitter por mi cuenta. Surgió de muchas conversaciones".

"Sí sé que sin mí, Twitter no existiría. En gran medida".

En marzo de 2006, Odeo tenía un prototipo de Twitter que funcionaba. En julio, TechCrunch cubrió Twttr por primera vez. Ese mismo verano, los empleados de Odeo obsesionados con Twitter acumulaban facturas mensuales de SMS que sumaban cientos de dólares. La empresa aceptó pagar esas facturas a los empleados. En agosto, un pequeño terremoto sacudió San Francisco y la noticia se propagó rápidamente por Twitter. En otoño, la red social contaba ya con miles de usuarios.

En ese momento, el ingeniero Blaine Cook cuenta que empezó a sentirse como si hubiera "dos empresas" en Odeo: la que "Noah, Florian, Jack y Biz estaban trabajando" (Twitter) y Odeo. Twitter, dice Ray McClure, "era definitivamente eso en lo que querías estar trabajando".

La adquisición

En una reunión del consejo de administración de Odeo ese verano, Noah Glass presentó Twitter a los directores de Odeo. Apenas pestañearon.

Entonces, un día de septiembre de 2006, el director general de Odeo, Evan Williams, escribió una carta a los inversores de Odeo. En ella, Williams les decía que la empresa no iba a ninguna parte, que se sentía mal por ello y que le gustaría recomprar sus acciones para que no tuvieran pérdidas.

En su carta a los inversores de Odeo, Williams escribió esto sobre Twitter:

"Por cierto, Twitter (http://twitter.com), sobre la que habrán leído, es una de las piezas de valor que veo en Odeo, pero es demasiado pronto para saber lo que hay. Casi 2 meses después del lanzamiento, Twitter tiene menos de 5.000 usuarios registrados. Seguiré invirtiendo en Twitter, pero es difícil decir que justifica la inversión de riesgo que ciertamente tiene Odeo, especialmente porque esa inversión era para un mercado totalmente diferente".

Evan propuso recomprar las acciones de los inversores de Odeo y, finalmente, los inversores aceptaron la recompra. Así que Evan compró la empresa y Twitter. Nunca se ha informado de la cantidad que pagó. Varios inversores, que habían invertido 5 millones de dólares en Odeo, dicen que Evan les indemnizó.

5 años después (recordamos que esta historia fue originalmente publicada en 2011), los activos de la empresa que los inversores originales de Odeo vendieron por unos 5 millones de dólares valen ahora al menos 1.000 veces más: 5.000 millones de dólares. ¿Cómo se sienten ahora esos inversores?

Hablamos con la mayoría de ellos y, en general, la respuesta es que la mayoría se siente en paz, aunque solo sea ahora. Algunos tienen nostalgia. Otros están dolidos. Al hablar con uno o dos, se puede detectar la sospecha de que, de alguna manera, fueron estafados por Williams.

La mayoría se hizo eco de los sentimientos de James Hong, cofundador de HotOrNot.com y business angel de Odeo. Hong cuenta: "Obviamente, me gustaría que lo que pasó no hubiera sucedido. Hubo un periodo oscuro en el que no quería saber nada de Twitter".

Muchos de los inversores de Odeo siguen apreciando el gesto de Williams.

"En su momento, fue bien recibido como un acto de gracia", dice el inversor Don Hutchinson. "A menudo, cuando inviertes en empresas en fase inicial, acabas con una pérdida".

Unos cuantos desearían que Williams hubiera sido más sincero sobre lo que planeaba hacer a continuación, ya que les habría encantado volver a invertir en Twitter.

"Ojalá se hubiera puesto en contacto conmigo", dice Mitch Kapor, que sigue siendo un activo y exitoso inversor enSilicon Valley. "Creo que podría haberlo hecho, pero no lo hizo. Y diría que es una especie de responsabilidad compartida".

Algunos de los inversores que vendieron Odeo y Twitter a Evan Williams por unos cuantos millones de dólares se preguntan por sus intenciones en aquel momento.

¿Los había engañado Evan haciéndoles creer que Twitter no valía mucho, cuando ya sabía que sería una mina de oro?

Se preguntaba un inversor: "¿Podría Evan haber sabido que esto sería lo mejor del mundo y haberlo ocultado mientras recapitalizaba la empresa?".

"Si hay algún problema en el aire", dice este inversor, "será: ¿Cuánto sabía Evan sobre el compromiso de los usuarios y los números de Twitter en el momento de comprarla?"

 Evan Williams: El lado oscuro

Probablemente la única razón por la que alguien se siente cómodo sacando a relucir ese tipo de preguntas es que Evan Williams tiene fama de ser discretamente astuto. Muchos inversores y empleados de Odeo han utilizado la palabra "calculador" para describirlo.

Estas 33 fotos resumen la fascinante historia de Facebook, de un dormitorio en Harvard a los bolsillos de 2.300 millones de personas

Además, la gente ha hecho fuertes acusaciones contra Williams en el pasado.

Un perfil del New York Times de otoño de 2011 sacó a relucir viejas acusaciones sobre Williams quien presuntamente no compensó adecuadamente a los empleados de Blogger cuando vendió esa empresa a Google en 2003.

Según el reportaje, su cofundadora de Blogger, Meg Hourihan, dijo: "No creo que cuidara de la gente que le llevó a donde estaba". El Times también recogía la siguiente frase de su exsocia; "el Sr. Williams dice que todos los empresarios de éxito tienen enemigos en el camino".

La verdad es que probablemente nunca sabremos si Williams pensaba realmente que tenía la próxima gran revolución en Internet cuando restó importancia a Twitter ante los inversores.

Por un lado, ya en el verano de 2006 había muchas pruebas de que algunos usuarios encontraban Twitter muy adictivo. Evan Henshaw-Plath dice que recuerda que un empleado de Odeo acumuló una factura de 400 dólares (alrededor de 373 euros aproximadamente) en SMS. 

Fueron tantos los usuarios que enviaron tantos mensajes de texto que Odeo acabó aceptando pagar las facturas de los empleados. Noah Glass dice que, al principio, los operadores de telefonía móvil le dijeron que nunca habían visto tanta actividad de SMS como con Twitter.

Uno de los primeros empleados de Odeo, que prefirió no ser nombrado, dice que "Ev vio que había algo lo suficientemente interesante en Twitter como para querer comprar todos los activos y comprar a todo el mundo".

Por otro lado, Twitter realmente sólo tenía unos pocos miles de usuarios en el momento en que Evan la compró junto con el resto de Odeo a los inversores. Blaine Cook asegura que hubo una reunión durante el verano de 2006 sobre si había que apagar todo. Todo el mundo está de acuerdo en que no era obvio que Twitter fuera a tener un gran éxito hasta 6 meses después, en la primavera de 2007, cuando se hizo la conferencia SXSW Interactive en Austin, Texas.

Cabe destacar que, meses después de recomprar Odeo a sus inversores, Evan Williams ofreció a unos pocos seleccionados la posibilidad de comprar en Twitter a una valoración de 25 millones de dólares.

Tim O'Reilly, un inversor de Odeo que también dirige O'Reilly Media y sus famosas conferencias sobre la Web 2.0, reflexiona: "Es posible que Ev sea más maquiavélico de lo que parece. No lo sé. Me tomo al pie de la letra que estaba haciendo lo que creía que era mejor".

"Es muy fácil mirar atrás y decir: 'Vaya, me gustaría tener una parte más grande de eso'. Es muy fácil decir eso".

En cualquier caso, los inversores de Odeo aceptaron que Williams les comprara. 

Conmoción y traición

Lo primero que hizo Evan Williams al recomprar Odeo a los inversores fue cambiar su nombre a Obvious Corp.

Lo que hizo a continuación fue chocante para todos los implicados.

Despidió al que era el fundador de Odeo y el mayor defensor de Twitter, Noah Glass.

"Recuerdo cuando Noah me dijo que no iba a volver a Twitter", dice McClure. "Me sorprendió".

"Salimos por la noche y me dijo que parecía que no iba a volver. Se había tomado un descanso de 2 semanas y yo pensaba que era sólo un pequeño descanso. Fue duro oírle decir eso. Me impactó porque sentí que todos nos sentíamos identificados con esto y, por supuesto, estaba preocupado por el equipo."

¿Por qué fue tan impactante?

Probablemente porque todas las personas consultadas, desde los empleados hasta los inversores, coinciden en que Twitter no se habría creado sin Glass.

El ingeniero de Odeo Evan Henshaw-Plath describe a Glass, Dorsey y Florian Webb como los "verdaderos fundadores" de Twitter.

"Noah se metió de lleno en el asunto", dice Henshaw-Plath. "Es muy obsesivo. Es del tipo de persona que no le importa si su matrimonio muere, estaba centrado en esto".

"Noah se preocupaba mucho por Twitter", dice Blaine Cook, el empleado de Odeo que acabó convirtiéndose en el CTO de Twitter. "Si miras su perfil ahora, dice 'Yo empecé esto'. Y lo hizo".

George Zachary, el socio de Charles River Ventures y principal inversor de Odeo, nos dice que aunque Jack Dorsey es "el verdadero fundador principal" de Twitter, Noah era un "gran defensor". 

¿Por qué Williams despidió a Glass?

La respuesta más común que escuchamos es que los dos tenían personalidades enfrentadas. Todo el mundo lo dice. Básicamente: Glass es ruidoso y Williams es tranquilo.

"A Noah siempre se le oye hablar", dice McClure. "A Ev, siempre se le oye pensar".

En esta línea, un empleado de Odeo dice que Williams podría haber despedido a Glass porque éste era inestable. El empleado recuerda un momento en el que Glass fue "un poco duro" con una chica llamada Crystal. "Creo que fue un día en el que estaba un poco estresado. Esra un poco inestable".

Otros, incluyendo a Glass, sugieren que la razón por la que podría haber sido expulsado es que expresó demasiado interés en dirigir Twitter. Al principio, antes de que Evan o Biz creyeran en Twitter, Glass quería separar el producto como su propia compañía y ser el CEO.

Jack Dorsey dimite como CEO de Twitter y anuncia como sucesor a Parag Agrawal, actual CTO

"Ese era el plan: tomar esta cosa y escindirla", dice. "En realidad había hecho todo el papeleo y estaba listo para rodar. Estaba listo para empezar. Esa es probablemente parte de la razón por la que ya no estoy involucrado en ella".

"Le dije [a Williams] que haría las cosas de forma diferente. Cuando dices la verdad al poder, las ramificaciones pueden ser muy diferentes".

Zachary dice que la razón por la que Evan Williams acabó teniendo el control de Twitter es que "Evan tenía el dinero para poder comprar a los accionistas. Noah no lo tenía".

La mayoría de las personas consultadas parecían estar bastante seguras de que Glass se marchó de Odeo/Obvious/Twitter con algo de capital en la mano. La verdad es que, al principio, no lo hizo. Más tarde, tal vez cuando Twitter se desprendió de Obvious, consiguió algo.

"Salí con algo. Si me hubiera quedado, si la cosa hubiera ido por otro lado, habría salido con mucho más".

Glass dice que todo el lío le hizo sentirse "traicionado".

"Me sentí traicionado por mis amigos, por mi empresa, por esa gente que me rodeaba en la que confiaba y con la que había trabajado duro para crear algo. Estaba un poco conmocionado. Me dije: 'Espera... ¿qué valor tiene construir estas relaciones si este es el resultado? Así que pasé mucho tiempo solo. Y trabajando en cosas solo".

"La historia la escriben los ganadores". George Orwell.

En marzo de 2011, 5 años después de que naciera Twttr, Howard Stern contó con Christopher "Biz" Stone en su programa.

Evan Williams, Noah Glass, Biz Stone

Cuando Twitter todavía era Twttr y solo un proyecto en Odeo, Stone echaba una mano de vez en cuando para ayudar a Jack Dorsey, Florian Weber y Noah Glass con su proyecto. En la actualidad, su título oficial es el de cofundador de Twitter. Ya no pasa mucho tiempo en la sede de Twitter.

Stern le preguntó a Stone sobre la fundación de Twitter, y Biz le transmitió esta versión de los hechos:

Howard Stern: Así que tú y Evan están trabajando en Google, un día te diriges a él y le dices ¿qué?

Biz Stone: Me fui a California para tomar riesgos. Estuve en Google durante 2 años, salieron a bolsa, de repente me encontré muy cómodo. Pensé que esto no era arriesgado. Evan y yo dejamos Google, y empezamos esta empresa Odeo. El problema con Odeo fue que, aunque era una buena idea y recaudamos capital de riesgo para construirla, no estábamos usando el producto. No estábamos emocionalmente obsesionados con el producto. Si vas a crear una empresa y vas a correr ese riesgo, tienes que estar emocionalmente involucrado.

 HS: ¿Tuvieron algún éxito? ¿Se apuntó alguien?

BS: No fue un completo fracaso, aunque no fue tan exitoso como Blogger.

HS: ¿Cuánto dinero habíais recaudado?

BS: Habíamos recaudado unos 5 millones de dólares.

HS: Se necesita dinero para poner la infraestructura. Esa es la cuestión. Y con estas empresas es difícil, porque primero tienes que ofrecerlo gratis. Como Facebook y todo eso. Hay que ofrecerlo gratis para que la gente empiece a usarlo.

BS: Un gran salto de fe y tienes que empezar a construir. No nos entusiasmaba. Lo que había sucedido era que durante este tiempo, mi otro cofundador Jack Dorsey y yo nos habíamos convertido en estrechos colaboradores y amigos. Empezamos a hablar de qué otra cosa podíamos hacer además de esto que fuera más divertida. Y Evan, que era nuestro tercer cofundador, tuvo esta gran idea. Dijo: "Parece que os lleváis muy bien. ¿Por qué no se toman un descanso? Tómense dos semanas y construyan algo totalmente diferente. Algo divertido, algo que realmente queráis hacer.

HS: Y cuando alguien te dice eso, ¿puedes construirlo porque sabes programar? ¿Escribes el guión, por así decirlo?

BS: Sí. Así que Jack y yo construimos el prototipo. Tardamos dos semanas en construir el primer modelo funcional de Twitter y se lo enseñamos al resto del equipo. Dijimos: "¿Qué os parece?" La gente estaba bastante decepcionada.

Cuando escuchamos esta entrevista, ya habíamos estado trabajando en esta historia durante un tiempo. Habíamos hablado con inversores de Odeo y con empleados de Odeo que habían visto la creación de Twitter de primera mano.

Lo que Biz le dijo a Howard Stern sonaba diferente de lo que toda esa gente nos había dicho, especialmente en la forma en que dejaba fuera a Noah Glass y Florian Weber.

No pudimos evitar sentirnos un poco ofendidos por ello.

A principios de este mes, Noah Glass, que no había actualizado sus cuentas de Twitter, YouTube o blog en casi 2 años, publicó en Twitter que estaba "preparando una mudanza. Volviendo a San Francisco. Volviendo a la vida".

Poco después, respondió a uno de nuestros correos electrónicos. Concertamos una llamada telefónica. 

Nota: Nos pusimos en contacto con Evan Williams varias veces para hablar de esta historia. Nunca respondió. Después de que publicáramos esta historia, tuiteó: "Es cierto que @Noah nunca recibió suficiente crédito por su papel inicial en Twitter. Además, se le ocurrió el nombre, que fue brillante".

Otros artículos interesantes:

"Únicamente soy yo, ¿queréis que siga?": el camino de Oscar Pierre, cofundador de Glovo, para convertir una idea en una empresa de 2.300 millones

El éxito de la rutina: así es el día a día de millonarios, líderes y empresarios como Elon Musk, Steve Jobs, Oprah Winfrey y Jack Dorsey

Así vive y gasta su dinero Jeff Bezos, el fundador del imperio de Amazon que ahora busca colonizar el espacio con Blue Origin

Te recomendamos