Dejar que tu hijo fracase puede ser más beneficioso de lo que piensas: cómo criar niños exitosos, autónomos y resilientes

niños jugando, familia, hijos.
Mick Haupt/ Unplash
  • Querer poner las cosas fáciles a tu hijo y complacerle en todo momento puede tener a la larga consecuencias nefasta para su personalidad.
  • Según advierte la profesora y autora Jessica Lahey, evitar el fracaso en su vida mientras está a tu lado puede conllevar que de mayor sea una persona incompetente, incapaz y falta de confianza.
  • La mejor manera de evitarlo es “déjalos intentarlo y fracasar”, aconseja Lahey.
  • Para hacerlo más fácil, la autora compartió una serie de consejos en Quartz  orientados a criar niños exitosos, autónomos y resilientes.
  • Descubre más historias en Business Insder España

Para muchos progenitores la sola idea de dejar a su hijo fracasar ante una tarea (aunque sea por su bien) equivale a ponerles ante un abismo.

Ayudar a tu hijo con los deberes, llevarle la merienda que se ha olvidado en casa, o cuestionar una mala calificación dada por el profesor te hace sentir mejor padre. Pero lo cierto, es que cuanto más evitas el fracaso en la vida de tu hijo más dependiente lo estás haciendo, lo que a la larga puede derivar en una persona incompetente, incapaz y falta de confianza.

Esa es la opinión que la profesora y autora Jessica Lahey reflejó en su libro The Gift of Failure, en el cual advierte sobre cómo la preocupación de muchos padres parece ir encaminada a criar hijos felices en lugar de futuras personas autónomas y capaces.

Leer más: Si quieres criar niños mentalmente fuertes debes dejar de hacer estas 7 cosas

La ciencia ha dado ejemplo de ello. Lahey señala el trabajo de la psicóloga Wendy Grolnick, quien estudió la relación entre progenitores e hijos, analizando las consecuencias de tener padres más controladoras frente a los que favorecían la autonomía de los menores.

Entre las conclusiones citadas por la autora, los niños que crecían con padres menos autoritarios se mostraban más involucrados en las tareas, incluso cuando estás les resultaban difíciles.  "Se volvían cada vez menos dependientes de la guía para concentrarse, estudiar, organizar y manejar sus propias vidas", asegura Lahey.

Si leer esto te ha hecho saltar las alarmas, tranquilo es posible evitar convertir a tu hijo en una persona carente de confianza y autonomía.

El truco para lograrlo de Lahey es sencillo:  “déjalos intentarlo y fracasar”.

Para hacerlo aún más comprensible y fácil, Lahey compartió en Quartz una serie de consejos para criar niños exitosos, autónomos y resilientes.

A la hora de actuar piensa como tu comportamiento afectará a largo plazo

Niños haciendo los deberes
Jessica Lewis/ Unplash

"Pensamos, 'tengo mucho tiempo para enseñarles'. Y luego tienen 17", advierte Lahey en Quartz.

Las consecuencias de no permitir que desde pequeños encaren cierto grado de fracaso o error, será criar jóvenes que no tolerarán la frustración ni sabrán gestionar sus asuntos en la vida adulta.

Para evitar caer en este error, la profesora recomienda pensar siempre las consecuencias de una acción a largo plazo.

“¿Quiero que sean felices ahora y no tengan miedo ni ansiedad, o, dentro de un año, espero que hayan superado la ansiedad y el miedo y se hayan vuelto un poco más competentes?" anima a preguntarse la autora.

Leer más: La ciencia dice que los padres de los niños triunfadores tienen estas 11 cosas en común

Piensa esto cada vez que tengas la tentación de evitar que tu pequeño llore y patalee por cualquier nimiedad.

Deja que gestionen y hagan cosas por sí mismos

niños comiendo frutas
Michaela Rehle/Reuters

Por qué pedirle que recoja su armario si la ropa terminará mal doblada, o por qué dejarle vestirse solo si puedo ayudarle y terminar en 5 minutos. ¿Te suena?

Puede que tú lo hagas más rápido y fácil, pero eso no significa que tu hijo no pueda hacerlo. 

Como recuerda la autora, los niños pueden lavar platos, recoger una habitación o vestirse solos sin que esto suponga llantos, amenazas o sobornos.

El problema es que para lograr esto, antes has tenido que tolerar cierto desorden e invertir mucho tiempo: platos con restos, ropa mal doblada en el armario, 20 minutos para ponerse los zapatos. 

Pero a medida que recorren ese camino van aprendiendo a hacerlo mejor y a valerse por sí mismos.

Premia el esfuerzo, no los resultados

Fondos de inversión para niños
Rachel / Unsplash

A cualquier padre le encanta alabar a su hijo y resaltar todo lo que hace bien. 

Pero eso también puede conllevar riesgos para su personalidad. Si a menudo elogias a un niño por sus calificaciones o por ser inteligente y no por el esfuerzo que algo le ha llevado, esto puede hacer que termine por eludir los desafíos.

Algo que la propia Lahey ve en sus aulas.

"Los niños que han sido elogiados en exceso por su inteligencia hacen lo mínimo necesario para sobrevivir. Nunca aceptan el reto de un trabajo extra desafiante y son reacios a arriesgarse a decir algo que pueda estar mal ”, afirma.

Mientras que si se elogia el trabajo duro o incluso te ven fracasar y seguir adelante, "sabrán que fallar en una tarea no es fallar como persona", afirma.

El maestro es tu aliado, no tu adversario

NIños y profesora con mascarilla en el colegio.
izusek

Getty Images

No todo está relacionado con cómo te comportes con tu hijo. También con la manera que tiene de valorar el trabajo de profesores, entrenadores y otros educadores que pueda tener tu hijo.

Desgraciadamente, como puntualiza Lahey, cada vez son más los padres que se creen con derecho a cuestionar  calificaciones y métodos de un maestro o estrategias y técnicas de un entrenador.

Frente a esto, la autora recomienda mantener siempre la amabilidad y mostrar respecto por la educación.

Para lograrlo da unas cuantas directrices que deberían resultar obvias para todos: espera un día antes de enviar un correo electrónico a un maestro sobre una emergencia o situación de crisis percibida y permite que sea tu hijo quien tenga voz en estos asuntos.

Leer más: Cómo identificar si tienes un hijo conflictivo o es solo la clásica rebeldía adolescente pasajera

En cuanto al ámbito de los deportes, Lahey sugiere "animar como un abuelo no como un padre".

“Los abuelos no critican la estrategia del entrenador ni la decisión de un árbitro. Incluso frente a vergonzosos fracasos en el campo, los abuelos apoyan a sus nietos sin ningún otro motivo ”, escribe.

Puedes leer el artículo completo de Quartz aquí.

LEER TAMBIÉN: 2 errores a evitar cuando los niños vuelvan al cole, según los expertos

LEER TAMBIÉN: Cómo proteger los ojos de tus hijos frente al uso excesivo de las pantallas

LEER TAMBIÉN: 5 ejercicios y técnicas de relajación para que los niños se duerman rápidamente

VER AHORA: XV Smart Business Meeting: el desafío de la transformación del mercado inmobiliario en la era post COVID