Tu cuerpo no quiere que pierdas mucho peso y tiene un mecanismo para evitarlo una vez que empieza a adelgazar

mujer haciendo ejercicio, correr
  • Todo el mundo que se ha puesto a dieta ha experimentado lo complejo que se vuelve deshacerse de los kilos una vez has empezado a adelgazar.
  • Es lo que se conoce como adaptación metabólica, un proceso biológico por el cual tu cuerpo compensa la pérdida de peso.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Si no está logrando tus objetivos de pérdida de peso, puede deberse algo llamado adaptación metabólica.

Al adelgazar lo normal es centrarse en la dieta y el ejercicio. Es decir, reducir la ingesta calórica y favorecer la quema con más actividad. Pero se debería tener en cuenta un tercer elemento.

Cuando se comienza a perder peso se activan una serie de procesos biológicos de compensación, almacenamiento y uso de energía, conocidos como adaptación metabólica.

Al reducir la masa de grasa corporal, también bajan los niveles de leptina, una hormona  que informa sobre las reservas existentes ( la grasa corporal almacenada). Lo cual tu cerebro interpreta como una "crisis" de energía y compensa disminuyendo el consumo y aprovechando mejor la grasa. También disminuyendo la sensación de saciedad, por lo que se tiende a sentir más hambre.

Es lo que se conoce como adaptación metabólica, en la cual tu metabolismo se ralentiza y con ello el ritmo de adelgazar, como apunta un nuevo estudio realizado por el Departamento de Ciencias de la Nutrición de la Universidad de Alabama en Birmingham.

Este siguió a 65 mujeres premenopausicas con obesidad durante su dieta. Las participantes perdieron en torno al 16% de su peso durante una media de 5 meses. Los investigadores encontraron que la adaptación metabólica tras esa reducción aumentó el tiempo necesario para perder más kilos.

Cómo evitar el efecto rebote y no volver a engordar cuando dejas una dieta

Aunque esta ralentización es más significativa cuanto mayor es la reducción de peso, se da incluso con adelgazar simplemente de 2 a 4 kilos, según la nutricionista y divulgadora Madelyn Fernstrom.

Por lo cual una estrategia efectiva para adelgazar (y evitar el efecto rebote) debería contemplar también este aspecto metabólico. Así, lo adecuado para hacerlo de manera saludable y progresiva es evitar descensos drásticos como los que proponen las dietas milagro. 

Desde Sanidad aconsejan evitar todas aquellas que promocionen pérdidas de más de 5 kilos al mes. La Fundación Española del Corazón remarca, por su parte, que perder más de un kilo a la semana podría dañar el corazón.

Asimismo a medida que se va reduciendo el volumen es adecuado adaptar la ingesta calórica en consonancia. También evitar pérdidas llamativas de masa muscular. Ya que el cuerpo buscará subir de peso para compensar.

Para equilibrar el descenso metabólico asegúrate, asimismo de incluir ejercicio en tu rutina. El mejor entrenamiento, aquel que te ayude a potenciar tu musculatura.

Y por último es importante ser consciente que en la pérdida de peso no todo es fuerza de voluntad y elecciones personales. También entran en escena factores de cada persona sobre los que no es tan fácil actuar.

Otros artículos interesantes:

¿Cómo incrementar tu metabolismo? Un experto nutricionista comparte 6 cosas que debe saber

4 combinaciones de alimentos para preparar cenas sencillas y saludables perfectas si estás buscando perder peso

Así es como el jet lag alimentario impacta en tu salud y puede llevarte a engordar varios kilos

Te recomendamos