Pasar al contenido principal

Así es como los países deciden cuándo levantar el confinamiento por el coronavirus

El Dr. Greg Gulbransen tras una llamada de telemedicina en su consulta de pediatría en Oyster Bay, Nueva York.
El doctor Greg Gulbransen tras una llamada de telemedicina en su consulta de pediatría en Oyster Bay, Nueva York. REUTERS/Lucas Jackson
  • Los científicos utilizan una cifra llamada R0 (pronunciada R-naught) para determinar a qué velocidad media se está propagando un virus dentro de una población.
  • R0 representa el promedio de personas a las que un caso infectado se espera que contagie.
  • Cuando un brote termina estará por debajo de 1, lo que significa que cada individuo infectará a menos de un ciudadano de media.
  • Pero R0 podría subir y bajar rápidamente dependiendo de las medidas de distanciamiento social que se apliquen.
  • Levantar un bloqueo demasiado pronto podría provocar que esta cifra vuelva a elevarse, resultando en una segunda ola de infecciones por coronavirus.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El fin de la pandemia de COVID-19 estará probablemente ligado al desarrollo de una vacuna, un proceso que podría llevar unos 18 meses —a pesar de haber más de 70 en desarrollo y varios ensayos en humanos.

Pero los países que se encuentran bajo bloqueos nacionales podrían reanudar su actividad antes de ese año y medio, en función de la velocidad a la que se esté propagando el virus.

Para determinar la facilidad con la que se transmite un virus, los epidemiólogos recurren a una cifra conocida como "número básico de reproducción", o R0 (que se pronuncia R-naught). Dicha cifra representa el número promedio de personas a las que un único paciente infectado puede contagiar —entre un grupo que no tiene inmunidad al virus.

Leer más: El distanciamiento social ocasional podría extenderse hasta 2022 para evitar que los hospitales se desborden, según investigadores de Harvard

En febrero, algunos investigadores de China estimaron que el R0 en la ciudad de Wuhan, donde se identificó el brote de SARS-CoV-2, era de 2 a 2,5, lo que significa que un paciente de coronavirus infectó, al menos, a otras 2 personas de media.

Sin embargo, estudios actualizados sobre la propagación del coronavirus en Wuhan han estimado que el R0 en la ciudad data realmente de hasta 5,7 —es decir, cada caso infectado podría contagiar casi a 6 personas más

Cuando el brote haya terminado, la R0 caerá por debajo de 1, lo que significa que cada persona infectará a menos de una persona.

R0

Business Insider

China ya ha llegado a este punto, y sus infecciones han disminuido considerablemente. El país ha visto de media unas 75 infecciones diarias en abril, comparado con más de 15.000 en su punto más alto a mediados de febrero, según los datos oficiales. Y, en España, se sostiene un R0 de 0,8, según El País

Por el contrario, los casos diarios en Estados Unidos han superado los 24.000 desde el 31 de marzo. La gran mayoría de estos vienen de Nueva York, que es ahora el epicentro del brote en el país. No obstante, las nuevas infecciones parecen haberse estabilizado, lo que sugiere que o ha aplanado su curva, o la tasa de infección de las personas.

"La curva ascendente significa que la gente está infectando en promedio a más de una persona en el punto de inflexión. Cuando empieza a bajar [que parece estable en la cima], estás infectando de media a un individuo. Cuando está bajando, significa que estás infectando de media a menos de una persona", explica a Business Insider la doctora Elizabeth Halloran, bioestadística del Centro de Investigación del Cáncer Fred Hutchinson y de la Universidad de Washington, Estados Unidos.

Leer más: Los brotes de coronavirus serán una amenaza hasta 2024, según Harvard

"El R0 depende de la rapidez con la que las personas interactúan entre sí", dice Halloran. "En nuestro caso, en Seattle (EEUU), todo el mundo hace lo que tiene que hacer y la gente se distancia mucho", explica asegurando que, gracias a dichas medidas, la curva ya ha comenzado a descender.

Pero eso no significa que Washington, o cualquier otro estado de Estados Unidos, pueda reabrir todavía. El R0 podría fácilmente subir de nuevo si los cierres se levantan demasiado pronto.

Cierres más prolongados podrían asegurar que el R0 se mantenga bajo

China reanudó el transporte de entrada y salida en la ciudad de Wuhan, capital de Hubei, el pasado 8 de abril, pero a muchos expertos en salud les preocupa que el país pueda sufrir una segunda oleada de casos. Este domingo, China reportó más de 100 casos nuevos de coronavirus, su mayor número desde el 5 de marzo.

Singapur también ha visto un fuerte aumento de los casos en abril, a pesar de que la propagación del virus se ha ralentizado gracias a las pruebas masivas y a la localización de los contactos al principio del brote. De hecho, la semana pasada, todo el país fue puesto en confinamiento.

Mientras, en Estados Unidos, prevén un escenario similar (o peor) si Trump levanta las medidas de distanciamiento social demasiado pronto. 

Leer más: Esta sería la fecha final del confinamiento en España

"Si miras a otros países que han sufrido exactamente esto, ves cómo, con la reapertura, la tasa de infección volvió a subir", dijo el gobernador de Nueva York Andrew Cuomo en una rueda de prensa este martes. "El peor escenario sería si hiciéramos todo esto, bajásemos ese número, todo el mundo siguiera medidas extraordinarios, y luego reabramos el país demasiado rápido".

Asimismo, Halloran cree que levantar los cierres ahora abriría la puerta a una segunda ola de infecciones.

"Si simplemente dijéramos: "Vale, chicos, estamos todos cansados de quedarnos en casa, vamos a abrir las escuelas y todo el mundo puede ir y pasar el rato en los cafés", esperaría que tuviéramos otro gran rebote y no sería bonito", reconoce. 

mascarillas
Mascarillas N95 Mike Segar

Reuters

Según Halloran, lo primero que debería hacer Estados Unidos para bajar el R0 a menos de 1 —y mantenerlo— es ser capaz de hacer pruebas a todo el país para corroborar el alcance de la infección.

De ahí, la gente infectada que no requiera hospitalización debería ser trasladada a centros donde se pueda controlar que no contagien a otras personas. Y, a su vez, deberían rastrear y poner en cuarentena a los contactos de cada persona infectada, similar a los procedimientos de San Francisco y Massachusetts, ambos en EEUU.

"Si queremos abrir ahora, necesitaríamos ser capaces de frenar la situación encontrando a los que están realmente infectados y sacándoles de la circulación lo más rápido posible", insiste Halloran.

Leer más: Este vídeo muestra por qué las ciudades tienen que cerrar calles al tráfico para que los ciudadanos puedan mantener el distanciamiento social recomendado

Además, según Halloran, EEUU debería proporcionar equipo de protección personal para cada trabajador de primera línea — y más tras las declaraciones de médicos y enfermeras de todo el país sobre la escasez de guantes, batas y mascarillas.

"Todas estas medidas son viables", dice Halloran. "Es sólo que no están disponibles en cantidades todavía".

La aplicación de estas medidas en todo el país, añade, podría permitir a EEUU levantar los cierres antes de que una vacuna salga al mercado.

"Todavía se tendrían algunas infecciones, pero no tendríamos que ahogar completamente la economía esperando una vacuna, que podría o no estar disponible en 18 meses", explica. "La infección se debilitaría en la población".

Y además