Pasar al contenido principal

Soy extremadamente introvertida, pero me reté a mí misma ser más extrovertida durante una semana y eso aumentó mi confianza

Paso mucho tiempo sola y puedo pasar todo el día sin hablar con nadie.
Shutterstock
  • Tengo casi 30 años y siempre he tenido mucha ansiedad social, lo que me ha convertido en una persona bastante tímida e introvertida.

  • Como trabajo desde casa, puedo pasar todo un día sin hablar con nadie. Así que, traté de ser más extrovertida durante una semana entera.

  • Fui a ver una película por mi cuenta, halagué a extraños, conversé con gente que nunca había conocido y me esforcé por llegar a personas de mi vida con las que normalmente no hablaría.

  • Al final de la semana, me sentí un poco tonta por todas las veces que decidí no hablar de las pequeñas cosas y conectar con la gente que admiro. También me sentí más segura de mí misma.

  • Descubre más historias en Business Insider España.

Estoy a punto de cumplir 30 años, y siempre pensé que para cuando entrara en la treintena sería una adulta guay, segura de mí misma, capaz de desenvolverme en situaciones sociales y deslizarme por la vida con facilidad.

Por supuesto, la realidad no podría estar más lejos de la verdad.

He tenido ansiedad social desde que tengo memoria, por lo que toda mi vida ha estado rodeada por la timidez en todo tipo de situaciones cotidianas desde que era niña.

Y como he trabajado desde casa como autónoma durante los últimos cuatro años, paso gran parte de mi tiempo sola. Para un introvertido, no tener que lidiar con la incomodidad de viajar en transporte público a un trabajo de oficina lleno de compañeros de trabajo todos los días ha sido increíblemente liberador.

Pero también significa que puedo pasar toda mi jornada sin hablar con nadie, lo que no es especialmente saludable.

Después de todo, incluso los más introvertidos necesitan tener interacción social, y mi horario de trabajo significa que tengo que esforzarme mucho más para mantener relaciones sociales normales con los demás... algo en lo que reconozco que no soy buena.

Para ayudar a combatir esto, asisto a clases de ejercicios en grupo tan a menudo como puedo y doy paseos con mi perro por mi barrio. Aún así, me da ansiedad solo el hecho de pensar que tengo que hablar con alguien que no conozco e incluso en enviarle un mensaje de texto a un amigo para ponerme al día, así que me desafié a mí misma a salir de mi zona de confort durante una semana.

Esto es lo que me ha llevado a ser más extrovertida y confiada durante siete días.

Día uno: Inicié conversaciones con 5 extraños

Reconozco que elegí comenzar este desafío en un día en el que tuve varias oportunidades de conversar con extraños.

Tuve una visita con un médico al que no había ido nunca, una cita para el cabello en una nueva peluquería y un chequeo dental rutinario, lo que me dio muchas oportunidades de poner a prueba mis habilidades sociales.

Primero, mantuve una conversación con mi nuevo doctor durante15 minutos, que fue más fácil de lo que pensaba. Luego charlé con la recepcionista, a la que tampoco había visto nunca antes, durante unos minutos a la salida.

Mi cita con el peluquero fue en un establecimiento a la que nunca había ido antes, y aunque me he hecho muy amiga de mi estilista habitual durante los últimos seis años, normalmente me siento muy ansiosa por tener una pequeña conversación en los salones de peluquería.

Nunca sé cuáles son las expectativas — ¿se supone que tienes que hablar todo el tiempo, o está bien relajarse en silencio?

Siempre me siento incómoda y estresada preocupándome por lo mucho que "debería" estar hablando, que es exactamente lo contrario de lo que debería estar pensando en un salón de belleza.

Pero hoy tuve una pequeña charla con la recepcionista, que también me lavó el cabello y con mi estilista. Incluso en los momentos de silencio, no insistí en mantener una conversación durante toda la cita. Fue mucho más agradable de lo que esperaba.

Por último, me propuse hablar un poco con mi dentista, algo que no es tarea fácil ni siquiera para la gente más extrovertida. Después de todo, las manos de alguien están en tu boca durante la mayor parte de la cita.

Esto también fue más fácil de lo que pensé que sería y al final del día, recordé lo agradable que es conversar con gente que no conozco.

Día 2: Me esforcé por llegar directamente a un ser querido en lugar de reaccionar a sus publicaciones por redes sociales

Vi en redes sociales que mi prima dio la bienvenida a un nuevo cachorro y, como yo también tengo mascota, decidí hacer algo más que darle "me gusta" a la foto: me acerqué a ella directamente a través de un mensaje e incluso planeé fijar una cita para que jugaran juntos.

Para la mayoría de las personas, enviar mensajes a amigos y familiares es lo más normal y natural del mundo. Pero siempre me siento incómoda, como si la persona no quisiera saber de mí o pensara que estoy siendo rara.

Por eso sabía que tenía que tender la mano, felicitar, compartir consejos sobre las opciones de comida para perros y expresar el deseo de conocer a su adorable nuevo 'amigo'.

Me recordó por qué me siento tan bien al exponerme ahí fuera, especialmente con mis seres queridos. Aunque la interacción cara a cara es importante, en realidad se dice que enviar mensajes a los seres queridos también es un estímulo para el estado de ánimo.

Y ciertamente me sentí mejor después de enviarle uno a mi prima, a pesar de que fue una interacción tan simple.

Día 3: Finalmente me presenté a una instructora de fitness que me había dado clase una docena de veces

Me sentí un poco tonta esperando tanto tiempo para hablar con mi instructora.
Shutterstock

He sido una fan del spinning durante casi tres años, y una de las razones por las que el fenómeno de la aptitud física me atrajo al principio fue porque las clases a las que voy se llevan a cabo en la oscuridad, ya que están iluminadas en su mayoría por la luz de las velas.

Esto significaba que los demás asistentes nunca me verían si me esforzaba por mantener el ritmo y no tendría que hablar con extraños en las bicicletas cercanas a mí.

He encontrado alivio de la ansiedad en esas bicicletas que no van a ninguna parte, inspiradas en gran medida por los instructores motivacionales que me animan a seguir adelante, incluso cuando estoy sudorosa, sin aliento, y siento que no puedo pedalear durante un minuto más.

Pero también me di cuenta de que es fácil desaparecer en esa habitación tan pronto como me engancho a la bicicleta, viendo a los que me rodean conversar fácilmente con los demás ciclistas y el personal.

Hoy, las cosas serían diferentes. Decidí finalmente presentarme a la instructora antes de la clase en lugar de tratar de esconderme en mi bicicleta.

He tomado su clase 12 veces en los últimos meses, pero siempre me sentí demasiado tímida para acercarme a ella, así que me aseguré de llegar unos minutos antes, presentarme y decirle lo mucho que disfruto de su clase.

Como era de esperar, era encantadora y agradecida, y me sentí muy tonta por esperar tanto tiempo para hablar con ella.

Ahora sé que puedo evitar sentirme incómoda cuando tome su clase de nuevo y me siento más motivada para entablar una conversación — algo que es natural para muchas personas, pero que me causa gran ansiedad.

Día 4: Decidí que halagaría a 5 extraños

Admito que este desafío también fue mucho más fácil porque mi esposo y yo íbamos a una boda, así que habría mucha gente alrededor con la que entablar una conversación.

Dicho esto, sabía que no conocería a la mayoría de la gente en este evento porque el novio era el antiguo jefe de mi marido.

Así que, mantuve las cosas simples. Hice un esfuerzo para cumplimentar a tanta gente como pude — si me gustaba su vestido, zapatos, bolso, o cualquier otra cosa, simplemente me acerqué a ellos y se lo dije.

Y resulta que los conjuntos de la gente son excelentes para iniciar una conversación.

Muchas mujeres estaban encantadas de contarme todo sobre dónde consiguieron su vestido o lo incómodos que eran sus tacones, y se hizo más fácil a medida que la noche pasaba acercarme a un desconocido y hacerles un cumplido.

Los elogios fueron sorprendentemente fáciles de repartir y sentí que tenía ganas de seguir este camino empedrado para poder entablar más conversaciones con extraños en el futuro.

Día 5: Devolví mi pedido de café incorrecto en lugar de pagar por algo que no quería

Normalmente nunca devolvería un pedido incorrecto.
grandriver / Getty Images

Una de las situaciones que me da mucha ansiedad es tener que hacerme valer, como cuando un camarero se equivoca con mi pedido o siento que tengo que molestar a alguien de alguna manera.

Hago casi cualquier cosa para evitar parecer "difícil" en cualquier situación, así que sentí dolores de ansiedad cuando recogí mi café y me di cuenta de que el camarero había hecho mi pedido un poco mal, haciendo mi bebida mucho más dulce de lo que me gusta.

En lugar de tomar el café y olvidarlo, decidí decírselo cortésmente al camarero, que se disculpó y me preparó uno nuevo.

Me sentía culpable por desperdiciar una bebida perfectamente buena solo porque no era de mi agrado, pero tampoco quería pagar por algo que realmente no quería. Hablar en voz alta me dio poder.

Sí, terminé dejando el doble de propina de la que dejaría normalmente, pero estaba orgullosa de mí misma mientras seguía mi camino con mi pedido correcto.

Leer más: Esta simple técnica puede calmar tu ansiedad en solo 20 minutos

Día 6: Me puse en contacto con alguien que no conozco muy bien, aunque normalmente no lo habría hecho

Había visto en las redes sociales que un amigo con el que aún no tengo una relación muy cercana, pero del que tengo muy buena opinión, estaba pasando por una ruptura, así que decidí ir a ver cómo estaba, aunque me sentía ansiosa por ello.

Me di cuenta de que si yo estuviera en la misma situación, estaría muy agradecida y conmovida si él hiciera lo mismo por mí, así que me puse en marcha y fui a por ello.

Me doy cuenta de que mucha de mi ansiedad proviene de la preocupación de que alguien piense que soy "demasiado" si pongo mi corazón ahí fuera — demasiado sensible, demasiado rara, demasiado molesta, incluso — pero también se siente muy bien hacerle saber a la gente que estás pensando en ellos.

Espero que se sintiera consolado aunque sea un poco por mis mensajes, porque sé que me hizo sonreír estar ahí para él de la manera más pequeña.

Día 7: Para el último día, fui al cine sola, algo que me daba vergüenza hacer

Yo (no en la foto) no era la única persona en el teatro que estaba volando sola.
Shutterstock

Cuando estaba en la universidad, me costaba mucho hacer amigos (en gran parte debido a mi ansiedad social), así que pasé mucho tiempo sola y, sinceramente, bastante deprimida.

Una de las cosas que solía hacer era ir al cine sola un viernes o sábado por la noche para que mis compañeros de piso pensaran que iba a salir a una fiesta con mis amigos.

Volvía cuando ya se habían ido, incluso fingiendo estar borracha si volvía y ya había alguien en casa, solo para que no supieran que había pasado otra noche de fin de semana sola.

Cuando llegaba al cine, fingía como si estuviera esperando a alguien, poniendo mi bolso en el asiento de al lado para "guardárselo", y luego me deslizaba silenciosamente en mi asiento mientras las luces se atenuaban, esperando que nadie se fijara en la estudiante universitaria sola en un cine lleno de gente.

Me sentía avergonzada y sentía cierta culpa por ser una persona "solitaria", aunque realmente disfrutaba viendo cualquier película que me interesara en mi tiempo libre.

Todavía tengo muchos recuerdos tristes de aquellos días y el ir al cine sola me trae algunos de ellos de vuelta — pero hoy decidí que enfrentaría mis ansiedades y vería una película sola.

Esta vez, no fingí que estaba esperando a alguien ni me hundí en mi asiento... y fue genial.

Vi una proyección a media tarde por mi cuenta y recordé algo que mi yo en edad universitaria no sabía en ese entonces: sentirse solo y estar solo son dos cosas diferentes, y puede ser una gran ayuda para salir de tu zona de confort, incluso en formas muy pequeñas.

Después de una semana de expresarme y poner de mi parte, me siento más segura y con más poder.

La verdad es que ir al cine sola me ayudó a darme cuenta de que había recorrido un largo camino desde que era más joven. Tal vez estaba más cerca de lo que pensaba de convertirme en el adulto guay y sociable que siempre esperé ser.

Y, sí, después de esta semana planeo continuar exponiéndome cuando tenga la oportunidad, incluso si me da miedo.

Y además