Siempre me salto el desayuno, pero probar a tomarlo durante una semana cambió para bien mis hábitos de picar entre horas

Me reté a mí misma a desayunar bien durante una semana.
Me reté a mí misma a desayunar bien durante una semana.Joshua Resnick/Shutterstock
  • No soy una persona que desayune, así que me reté a hacerlo todas las mañanas durante una semana.
  • Un desayuno equilibrado debe tener proteínas, fibra y grasas saludables, así que me limité a comer huevos, avena y yogur.
  • El desafío me ayudó a mantenerme más satisfecha durante el resto del día y picar menos entre horas.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Desayunar cada mañana durante una semana no es algo que impresione, es algo que casi todo el mundo suele hacer. Pero personalmente odio desayunar y creo que es la peor comida del día.

Desde que era niña tomaba mi primera comida a eso del mediodía, pero no por falta de ganas. Intenté crear un hábito saludable de desayunar varias veces y fracasé, para disgusto de mi madre.

Sin embargo, decidí volver a intentarlo y comenzar bien el Año Nuevo desafiándome a mí misma a desayunar todas las mañanas durante una semana.

Según un dietista, para hacerlo de manera correcta tienes que hacerlo con una comida equilibrada

Como alguien que, irónicamente, ama la comida del desayuno (a lo anglosajón) y normalmente come una tortilla con verduras para la cena, establecí algunas reglas básicas para este desafío.

Primero, tenía que desayunar antes de las 11 de la mañana para considerarlo un éxito. Y, para responsabilizarme, también decidí que tenía que comer cada mañana al menos un alimento, en lugar de elegir un zumo o un batido repleto de azúcar.

Antes de comenzar con mi reto durante una semana hablé con la reputada dietista asentada en Boston Leslie Rosenbruch sobre la importancia de los hábitos alimenticios matutinos equilibrados.

"Consumir un desayuno rico en carbohidratos refinados, como cereales endulzados con azúcar, nos deja con hambre poco después del consumirlo, explica. "Es mejor ingerir una comida equilibrada para ayudar a controlar el apetito y los niveles de hambre".

Las tostadas de aguacate puede ser un desayuno equilibrado.
Las tostadas de aguacate puede ser un desayuno equilibrado.Shutterstock

Rosenbruch subraya que un desayuno equilibrado consiste en proteínas, fibras y grasas saludables.

Por ejemplo, una rebanada de pan a base de cereales integrales, unas porciones de aguacate maduro, unos cuantos tomates cherry y un huevo pueden combinarse para crear un desayuno saludable.

De acuerdo a la especialista, la primera comida del día debería ser consumida en las dos horas después de despertarse y, para aquellos que odian desayunar, sugiere comenzar poco a poco, por ejemplo comiendo un huevo duro, fruta, yogur griego o un batido a base de proteínas para despertar el metabolismo.

Lo que dicen los expertos sobre si es sano comer huevos todos los días

El objetivo es consumir comidas que puedan aportarte "energía sostenible en el tiempo" que, en última instancia, te ayudarán a controlar los niveles de apetito y mantenerte saciado durante más tiempo.

Con el consejo de Rosenbruch en mente, comencé mi desafío semanal.

Día 1: para mi primer desayuno me limité a algo pequeño pero equilibrado

Este desayuno aporta proteínas y fibra
Este desayuno aporta proteínas y fibraMarilyn La Jeunesse

Dudando de si bombardear mi estómago con alimentos pesados, comencé mi reto con un yogur de fresa no lácteo cubierto con rodajas de plátano y una taza de café recién hecho.

Este desayuno tenía prácticamente todo lo que Rosenbruch recomendaba. El yogur de crema de coco tenía 6 gramos de proteína y algunas grasas buenas, y el plátano satisfacía la categoría de fibra.

Después de desayunar alrededor de las 10 horas, descubrí que no tuve mucha hambre para el almuerzo hasta la 1 p.m., y terminé esperando hasta cerca de las 2 p.m. antes de adentrarme en mi segunda comida del día.

Día 2: probé un desayuno más contundente y me salió el tiro por la culata

Este desayuno no me ayudó a estar saciada mucho tiempo.
Este desayuno no me ayudó a estar saciada mucho tiempo.Marilyn La Jeunesse

Tenía un poco de tiempo extra por la mañana, así que decidí prepararme el desayuno.

Hice un sándwich de huevo y queso en un panecillo inglés ligeramente tostado y añadí unos toques de salsa picante.

Serví este desayuno lleno de proteínas con café recién hecho y casi de inmediato lamenté la decisión que tomé.

Aunque tenía una cantidad saludable de carbohidratos y proteínas y un poco de grasa buena del huevo, mi desayuno carecía de fibra y podría haberlo hecho con un poco de aguacate.

Quizás por eso me encontré picoteando poco después de terminar el desayuno.

Día 3: preparar comida para el resto de la semana resultó perfecto frente a mi pereza mañanera

Para la tercera mañana, seguí con esta receta de Once Upon a Chef, reemplazando sus manzanas recomendadas con Granny Smiths y omitiendo las nueces, las pasas, el extracto de vainilla y la levadura en polvo (porque no tenía ninguno de estos ingredientes y afuera estaba helando).

Después de unos 45 minutos en el horno, mi desayuno estaba listo y valió la pena esperar.

Con mucha fibra y proteínas, esta avena con manzana al horno era exactamente la comida caliente mañanera que deseas comer en un día frío de invierno.

6 consejos para lograr de una vez picar de forma más saludable

También era enorme, así que guardé el resto en la nevera para más adelante en la semana.

A diferencia de otros desayunos que he tenido hasta ahora, la avena de manzana me mantuvo llena y satisfecha durante casi cinco horas, una verdadera hazaña para alguien como yo que siempre se encuentra picotenando durante todo el día.

Días 4,5 y 6: repetí algunos de mis desayunos anteriores

Los siguientes tres días me encontré repitiendo los alimentos de desayunos anteriores.

El cuarto día, disfruté de un sándwich de huevo y queso. Pero aprendí de mi error anterior y añadí un plátano para incorporar fibra.

Desafortunadamente, no tenía aguacate y una vez más sacrifiqué un extra de "grasas buenas".

El quinto día, elegí comer la avena horneada fría con un vaso de agua con limón. He detectado que beber agua con limón por las mañanas generalmente me hace sentir mejor que si bebo café a primera hora, aunque la verdad es que no combinó bien con mi comida.

En el penúltimo día de mi desafío del desayuno, volví a comer la avena con manzana.

Esta vez, combiné el horneado de avena con un yogur de coco y cereza para sumar proteínas. También unté un poco de margarina de semillas de girasol encima para obtener aún más proteínas y algo de grasa.

Día 7: terminé la semana un poco apurada, pero aún así logré comer

Para el último día del desafío del desayuno, tomé un yogur de coco y arándanos y una taza de té negro.

Quería hacer algo más satisfactorio para el gran final, pero el tiempo estaba en mi contra cuando me desperté 30 minutos después de que sonó mi alarma.

Al final del desafío ya no estaba tan en contra del desayuno

Estoy feliz de que el desafío haya terminado porque no me veré obligada a engullir comida antes de salir pintando de mi casa, pero finalmente aprendí una lección valiosa: el desayuno es una parte importante del día.

Puede que no sea mi comida favorita, pero le tengo un nuevo aprecio.

En el pasado, comer temprano en la mañana me dejaba con dolor de estómago y náuseas, así que lo omití por completo. Pero esta semana, comí despacio y descubrí que desayunar me ayudaba a sentirme satisfecha por más tiempo y a comer un poco menos durante el día.

11 errores comunes que hacen que tu desayuno sea menos saludable de lo que piensas

También aprendí que preparar el desayuno con anticipación puede hacer que tomarlo por las mañanas sea mucho más fácil. Para alguien como yo, que no se califica como madrugadora, preparar el desayuno la noche anterior o servirse de alimentos fáciles de consumir marca la diferencia.

Bonus: he empezado a prepararme desayunos más equilibrados los fines de semana

I have more time to think up a balanced breakfast on the weekend.
I have more time to think up a balanced breakfast on the weekend.Marilyn La Jeunesse

Todavía no estoy totalmente adaptada a tomar comidas completas antes del mediodía, pero me he comprometido a preparar desayunos bien equilibrados los fines de semana.

Tomando la sugerencia de Rosenbruch, he llegado a cogerle el gusto a los huevos revueltos con tomates cherry y aguacate en rodajas los sábados por la mañana.

Conoce cómo trabajamos en BusinessInsider.

Etiquetas: AlimentaciónConsejos, Vida sana