Pasar al contenido principal

Cómo desinfectar tu teclado y ratón en tiempos de coronavirus

hombre desinfecta teclado

Getty Images

  • La población ha seguido las indicaciones de la Organización Mundial de la Salud sobre el lavado de manos, pero el teclado y el ratón son aparatos muy utilizados estos días y en ellos también hay riesgo de transmisión.
  • Siempre que desinfectes estos dispositivos debes asegurarte de que están apagados, desenchufados, y sin pilas o con la batería extraída.
  • Procura acceder lo más que puedas a los recovecos de estos aparatos, pero no dejes que el alcohol estropee el teclado o ratón.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Una de las principales armas que hay contra esta crisis de contagios por coronavirus es la desinfección. Desde la Organización Mundial de la Salud (OMS) llevan semanas intentando que la población comprenda por qué es tan importante tanto lavarse las manos con frecuencia como desinfectar partes de la casa (pomos de puerta, grifos,...).

Parece que la orden de lavarse regularmente con agua y jabón las manos sí ha surtido efecto en la población. Pero, ¿por qué no también las superficies que probablemente más estés utilizando esta cuarentena?

Aunque pueda parecer un proceso inútil, si lo piensas bien, tus manos ya desinfectadas han vuelto a tocar ese teclado y ese ratón; aparatos que no sabes si están contaminados. De hecho, la OMS a día de hoy no sabe con certeza cuánto tiempo perdura el coronavirus en las superficies, lo que sí saben es que depende del material. En cualquier caso, con o sin coronavirus, según un informe del National Center for Reasearch de EEUU (Centro Nacional de Investigación, en español) la limpieza, que no desinfección, en estos objetos debería hacerse una vez por semana.

Leer más: El jabón caduca, pero no por ello es menos efectivo

En la medida de lo posible podemos buscar el manual del aparato y ver si vienen recogidas especificaciones sobre su limpieza o desinfección. Pero si no eres capaz de encontrarlo, aquí hay unos sencillos consejos que te ayudarán:

Desinfectar tu teclado: de mesa o de ordenador portátil

El National Center for Reasearch, ha encontrado que para limpiar el teclado de tu ordenador lo recomendable es utilizar bastoncillos, un trapo y alcohol isopropílico. Puedes utilizar también alcohol etanol, pero puede que muchos de los caracteres de tu teclado se vayan con él. 

También si tienes en casa un spray de aire comprimido puede ser de utilidad para los teclados de mesa, y si las teclas son desmontables deberás limpiarlas cuidadosamente. 

En Logitech, empresa de productos informáticos, para una limpieza de teclado sugieren seguir las siguientes recomendaciones:

  • Desconecta y paga el aparato en cuestión. Deja que se enfríe si se trata de un ordenador portátil o teclado enchufable.
  • Extrae las pilas o batería si fuera posible.
  • Mantén los líquidos alejados del dispositivo y no uses disolventes ni abrasivos.

Y ya puedes desinfectar. Primero humedece el trapo con un poco de alcohol y pásalo por encima del teclado procurando que no gotee. Después, moja los bastoncillos en el alcohol (con las mismas precauciones) y rodea cada una de las teclas para limpiar a fondo entre ellas y desinfectar tu teclado. 

Leer más: El gel desinfectante funciona para prevenir el contagio del coronavirus, pero tienes que tener en cuenta sus limitaciones

Para una desinfección completa del teclado en el caso de los ordenadores portátiles necesitaremos algo más que limpiar las teclas: hay que desinfectar el touchpad. El touchpad con el que vienen los ordenadores portátiles y sus zonas adyacentes (que es donde descansan las manos) deberían estar libres de gérmenes también.

Desinfectar el ratón es más sencillo

El problema con los ratones es que hay tantos modelos y son tan diferentes entre ellos que no hay un solo método de desinfección. No es el mismo ratón, por ejemplo, el de una alta ejecutiva (ergonómico, simple...) que el de una gamer profesional (líneas rectas, más botones...).

Utiliza un paño de limpieza que no suelte pelusa, humedécelo y limpia con cuidado toda la superficie del ratón. Y si estás utilizando un ratón que no sea inalámbrico, puedes aprovechar y desinfectar el cable y la conexión USB.

Y además