Cómo detectar las criptomonedas en las que no debes invertir, según los expertos

Cotización de las criptomonedas en una pantalla.

Reuters

  • Cada vez hay más usuarios que invierten en criptomonedas, pero es importante saber qué criterios seguir para no apostar por un token.
  • Los expertos explican cuáles son los factores a tener en cuenta para no invertir en una criptodivisa.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Cada vez hay más personas que se han lanzado a invertir en criptomonedas, cuya popularidad se ha disparado en 2021.

Pero entrar en este mercado requiere unos conocimientos previos para no caer en errores que repercutan en pérdidas irreparables. La volatilidad que generan los tokens es bastante elevada y se debe hacer una radiografía del criptoactivo en el que invertir. No hay que dejarse llevar por los ruidos. Tampoco por los impulsos.

Muchas personas se preguntan cómo detectar las criptomonedas en las que no se debe invertir. Esos activos digitales por los que no hay que apostar dinero, a pesar de que hayan acaparado la atención y estén en el punto de mira. ¿Qué factores hay que tener en cuenta para no invertir en una criptomoneda y por qué?

Raúl López, responsable de Coinmotion España, explica a Business Insider España que la gran cantidad de criptodivisas existentes en el mercado hace más difícil en ocasiones encontrar aquellas que realmente son una buena inversión o que tienen un uso práctico útil. 

“Las criptomonedas están demostrando que su razón de ser y sus características son tan válidas como los sistemas financieros tradicionales”, dice.

“Por eso, para poder encontrar un criptoactivo en el que invertir con ciertas garantías, es importante que sus características le permitan adaptarse con mayor facilidad a los cambios”, comenta. 

Los fundamentales importan a la hora de decidirse a invertir

Según Alejandro Zala, responsable de Bitpanda en España, antes de lanzarse a invertir en criptomonedas, es importante hacer una investigación: “Un análisis fundamental profundo que nos permita entender en qué estamos invirtiendo y, en el caso de los criptoactivos, que recordemos que es un mundo tecnológico ligado a las finanzas”.

Zala explica que hay que atender a su capitalización de mercado, cuántas monedas o tokens hay en circulación y cuántas habrá en el futuro, entre otros factores. “Es recomendable investigar también quién está detrás del proyecto, por qué es innovador, qué soluciones aporta, qué hoja de ruta se han marcado o qué alianzas estratégicas han sellado”, expone. 

Y, por supuesto, los tokenomics del proyecto crypto. “Este concepto une el token, que es el activo en el que se invierte, y su economía”, asegura Zala. En definitiva, una manera de definir su política monetaria. 

López, a este respecto, cree que es de gran utilidad conocer dónde reside el valor real en el que se va a invertir y cuáles pueden ser los factores que pueden contribuir a su crecimiento o declive. “Mi recomendación es conocer la hoja de ruta del proyecto y qué utilidad o soluciones aporta una criptomoneda; comprobar si han ido cumpliendo los hitos, si tienen sentido (tantos los ya alcanzados como los futuros) y si estos aportarán valor al proyecto”, destaca.

En cuantos más factores de los mencionados se profundice, mayor será el conocimiento del posible comportamiento y riesgo del producto, y menor la posibilidad de que su rendimiento sorprenda o decepcione. Un inversor informado es más libre en sus decisiones financieras y tiene además más posibilidades de éxito.

“Haciendo un breve análisis fundamental y uniéndolo con sentido común, podemos definir bastante la posibilidad; quiénes conforman el equipo (meternos en sus redes sociales para averiguar que de verdad dicen que están en ese proyecto y no han cogido su foto), cuál es el sentido del token, qué me dan a cambio por tenerlo, cuántos tokens hay en circulación, de qué forma se liberan nuevos tokens, los precios que ha tenido a lo largo de su historia...”, explica a Business Insider España en la misma línea Carlos Callejo, responsable de Tecnología (CTO) de Stocken Capital.

Ismael Santiago, profesor y doctor en finanzas de la Universidad de Sevilla y CEO de Olivachain I+D+I, señala que una manera de detectar criptomonedas en las que invertir es cuando las cotizaciones de los criptoactivos están muy por encima del valor intrínseco que se obtiene con metodologías como Stock to Flow e INET Model. “Es en este último modelo donde se considera la ecuación de intercambio M*V=P*Q, y despejando M para hacer las debidas comparaciones con el valor real de mercado del criptoactivo”, describe.

Esto último se centra en la teoría del dinero: Parte de una identidad, la ecuación de cambio, según la cual el valor de las transacciones que se realizan en una economía ha de ser igual a la cantidad de dinero existente en esa economía por el número de veces que el dinero cambia de manos (P = nivel de precios; Q = nivel de producción; M = cantidad de dinero; y V = velocidad de circulación del dinero, es decir, número de veces que el dinero cambia de manos)

Santiago advierte de que el hecho de que exista una altísima concentración porcentual de los tokens en muy pocas direcciones (como pasa en Dogecoin, donde 10 direcciones ostentan el 44% del total), es un claro indicativo de un criptoactivo en el que no se debe invertir.

“A esto hay que sumarle cuando no existe whitepaper (manifiesto redactado por las personas que crean una criptomoneda en el que se detalla todo lo relacionado con ella: tecnología usada, resumen del concepto, aplicaciones futuras…) o si es escasamente sólido, o cuando no hay modelo de negocio sostenible en la propuesta de valor de la tecnología (por parte de la criptomoneda), comparativamente con lo ya existente en el mercado (…) También, si no existen desarrolladores que estén apoyando activamente el criptoactivo con proyectos visibles, por ejemplo, en Github”, agrega.

La legislación debe ser un buen punto de referencia

Otro aspecto a tener en cuenta sería que el proyecto demuestre su interés por cumplir estrictamente las normativas y leyes vigentes del país en el que se encuentre su sede central.

Según López, cuando se invierte en este sector, un buen consejo sería que, en general, hay que aplicar el sentido común a la hora de tomar ciertas decisiones.

Antes de invertir a través de una plataforma o servicio, es altamente recomendable buscar información sobre la empresa que está detrás para asegurarse de que está regulada. Si tiene una licencia o trabaja bajo una regulación europea, mucho mejor.

“Así nos aseguramos de que ha tenido que superar estrictas auditorías externas de seguridad”, apunta el experto de Coinmotion. En definitiva, que cumpla con la legislación europea sobre criptomonedas, principalmente con la 5 y 6 AMLD (Prevención de Blanqueo de Capitales), y que siga los estándares necesarios para proteger la privacidad de sus clientes según la normativa vigente.

Otros artículos interesantes:

Las 'big tech' pierden el trono en bolsa: así han logrado el 'sorpasso' Goldman Sachs, Wells Fargo o Exxon

Cuánto dinero habrías ganado al invertir 1.000 euros en Polygon: la criptomoneda que no para de subir en 2021 y respaldada por el propio Mark Cuban

5 criptomonedas poco conocidas que lideran la rentabilidad en 2021: cuánto dinero habrías ganado al haber invertido 1.000 euros en ellas