Pasar al contenido principal

Cómo diseñar una oficina eficiente en casa si eres freelance

La oficina en casa
Pixabay

Los freelance se multiplican como esporas debido a la alta demanda de las empresas y a la imparable innovación tecnológica. Y no solo ellos abandonan las oficinas para trabajar desde donde consideren más apropiado -que puede ser un lugar fijo o de forma nómada, algo que caracterizará el mercado laboral de los nativos digitales-, sino que muchas compañías abogan por las políticas de flexibilidad laboral y permiten que sus empleados trabajen parte o toda la jornada de forma remota desde sus casas.

Si por el momento no tienes pensado mudar tu actividad a uno de los cada vez más populares espacios de coworking y te decantas por trabajar desde casadebes considerar diversos aspectos para garantizar tu comodidad, que no reinen el caos ni el sedentarismo y propiciar que tengas altos índices de productividad y estés motivado ante tu rutina diaria.

Guía para personalizar tu espacio de trabajo en casa

  • Diseño ergonómico centrado en el confort: Ten en cuenta que trabajar varias horas al día sin tener la silla, el mobiliario o la iluminación adecuada puede propiciar la aparición de lesiones significativas, desde problemas de espalda y cuello debido a la mala postura, fatiga ocular o síndrome del túnel carpiano. Una silla profesional, una mesa de trabajo a la altura adecuada, la presencia de una ventana bien ubicada, flexo, o complementos como reposapiés, apoyo lumbar o una almohada pequeña son claves.
  • Aprovecha la iluminación natural: Si tu oficina tiene una fuente de iluminación natural, mucho mejor. Está demostrado que es un 80% más eficiente en energía en comparación con las bombillas estándar, suponiendo un importante impulso para tu ánimo. Si careces de iluminación natural, apuesta por la iluminación LED, más eficiente y similar a la luz solar. La luminosidad entre los 500-1000 lux es óptima. 
  • Condiciones ambientales favorables: Además de la luz, son importantes factores como el color o la temperatura. Debes saber que la temperatura ideal para trabajar se sitúa entre los 22 y los 25 grados, mientras que la luminosidad entre los 500-1000 lux es óptima -la natural aún mejor-. En cuanto a los colores, debes atender a tu marca y a la psicología del color.
  • Gestión rentable del espacio: El diseño minimalista, el mobiliario destinado a albergar suministros como la tinta, una nevera repleta de opciones saludables o una cafetera son elementos que no deben faltar en tu oficina. También puedes tener un pequeño rincón destinado a practicar yoga o meditar en los descansos que realices para mantener tu productividad y tu concentración al alza. Aprovecha todas las paredes y no pierdas ocasión de darle un toque personal o artístico con algún elemento ornamental, cuadros o piezas Do It Yourself.
  • Plantas para una oficina verde: El futuro ya está aquí y si grandes empresas de la talla de Google, o Facebook son las primeras apostar por las oficinas abiertas con gimnasio, salas de juegos o de yoga, espacios verdes colaborativos e iluminación natural, tú también puedes tener tu pequeña oficina verde, moderna y sostenible en tu propio hogar. Recuerda que incluir plantas en tu espacio de trabajo reduce el estrés, incrementa la sensación de conexión con el planeta y mejora tu potencial de innovación y fomenta la creatividad. Puedes también practicar huerting o tener tu pequeño jardín interior.
  • Y por supuesto, ¡un buen equipo!: Tu meta de ser eficiente y productivo puede verse truncada si cuentas con tecnologia obsoleta y un equipo lento o por debajo de tus necesidades. Revisa periódicamente el estado de tu PC, ultrabook, tableta, altavoces, módem, impresora, cables, teclado, pantalla u otros elementos del equipo tecnológico que emplees con asiduidad, contrastando las mejores ofertas del mercado y las prestaciones que precisas. Recuerda que un buen equipo es una inversión y no un gasto, ya que constituye tu maquinaria e infraestructura de trabajo.

Te puede interesar