Pasar al contenido principal

Cómo distribuir e invertir el plan de pensiones según tu edad

Jóvenes de diferentes edades
GettyImages

La paga pública de jubilación, en entredicho; la 'hucha de las pensiones', tocando fondo; la rentabilidad que ofrece este fondo de reserva, bajo mínimos; la voluntad de acuerdo entre los políticos en este campo, igual que durante años (es decir, ausente); la reforma que no llega...

En realidad, nada nuevo bajo el sol. Lo cual no quita que los actuales pensionistas muestren su disconformidad en la calle cada dos por tres y que los futuros jubilados no estén preocupados por el futuro. Incluso hasta llegar a pensar que no quedará ni un céntimo del sistema público de pensiones en el momento de su retiro.

Un complemento para la paga pública de jubilación

Ante tal panorama, muchas son las miradas que se giran hacia el ámbito privado. Sin embargo, ni todos los planes de pensiones son iguales, ni la edad en la que se empieza a invertir en ellos lleva aparejada las mismas prioridades o igual recomendación de riesgo.

Aquéllos son una herramienta de ahorro privado y voluntario cuya finalidad es complementar, que no sustituir, la paga pública de jubilación dependiendo de lo que se haya aportado a los mismos durante la vida laboral. Aunque se trata de una herramienta de inversión sencilla, si quieres ampliar información sobre ellos, aquí te damos diez claves para entender cómo funcionan los planes de pensiones.

A qué edad conviene contratar un plan de pensiones

Según afirman los expertos en ahorro, no existe una edad claramente definida para comenzar a ahorrar frente a la jubilación.

No obstante, sí hay un consenso entre ellos en que, cuánto antes, mejor, dado que así el esfuerzo financiero será menor. Aunque los factores particulares de cada persona son los que priman más allá de los años de vida, nunca está de más saber cómo distribuir tu plan de pensiones en función de tu edad.

Menores de 30 años

estudios que hablan sobre españoles
Jacob Ufkes on Unsplash

Si eres de los valientes que se lanzan a contratar este producto -como el resto, los planes de pensiones tienen ventajas y desventajas- sin haber llegado a la treintena, lógicamente, cuentas con un horizonte temporal extenso.

Así que puedes permitirte el lujo de correr mayores riesgos. En tal tesitura puedes llegar a exponer a la renta variable hasta en un 80% de tu cartera. Quizá te parezca un porcentaje elevado, pero piensa que, en caso de pérdidas, tendrás más tiempo para recuperarte.

 

Entre 30 y 40 años

Jóvenes analizando las posibilidades de ahorro.
Getty Images

El retraso en el inicio de la vida laboral puede hacer que éste sea el momento adecuado para tomar la decisión, ya que por fin se dispone de una cierta capacidad de ahorro.

"En este caso, podríamos apostar por una mezcla más o menos compensada de renta variable (60%) con renta fija (40%)", tal y como recomiendan desde la Asociación Española de Asesores y Planificadores Financieros (EFPA por sus siglas inglés).

BBVA, por su parte, amplía el porcentaje en renta variable hasta el 70% del plan de pensiones.

Entre los 40 y los 55 años

Mujer de 40 anos
GettyImages

Este tramo de edad puede ser el ideal para que la renta fija tome un mayor peso que la variable, hasta más allá del 60% incluso, según los expertos de las EFPA.

Desde la entidad financiera que lidera Francisco González prefieren dejar el límite precisamente en ese mismo porcentaje para renta variable en el plan de pensiones y el restante para renta fija.

Después de los 55 años

Pareja de 55 años
GettyImages

A partir de la mitad de la cincuentena el tiempo apremia y los riesgos deben ser menores porque apenas hay margen para recobrarse de determinados fallos de inversión. No obstante, nunca es tarde y todavía hay un cierto margen para poder acumular unos ahorros que complementen la pensión pública. Eso sí, el tiempo apremia y es momento de apostar por inversiones más seguras, aún asumiendo que tendrán una rentabilidad baja. Los planes de pensiones de renta fija a corto plazo (24 meses) pueden ser una buena solución para los años previos a la jubilación, según los técnicos de la Asociación Española de Asesores y Planificadores Financieros.

En cuanto a BBVA, sus especialistas aconsejan que, a partir de los 55 años apuestes por una plan de pensiones que destine un 30% a renta variable y un 70% a renta fija. Diversificar es, sin duda, una maniobra positiva, pero en este caso no conviene bajar del segundo porcentaje mencionado a esa edad. De hecho, otros expertos prefieren ser más conservadores y dejar la mezcla en un 25% para planes de renta variable global o mixtos y el 75% restante en fondos de renta fija muy diversificada.

A partir de los 60 años

El gasto en pensiones aumenta un 4,8%
Europa Press

Por último, entre los 60 y 65 años o los años de vida en los que te corresponda retirarte -la edad de jubilación irá aumentando de forma progresiva hasta 2027-, lo ideal es tirar por la renta fija en porcentajes muy altos. El objetivo es minimizar el riesgo lo más posible y asegurar el capital que has acumulado a lo largo de los años al máximo.

Con todo, los planes de pensiones tienen pros y contras, como todos los productos, pero no son los únicos vehículos de ahorro a los que puedes acceder para incrementar tus ingresos durante el retiro. Las rentas vitalicias, aunque quizá menos conocidas para el gran público, o los planes de jubilación son dos buenos ejemplos en este sentido.

Y además