Cómo evitar que la publicidad bancaria y la letra pequeña de los contratos influyan sobre tus decisiones de inversión

Cómo evitar la publicidad de los bancos
Reuters
  • Nunca se debe invertir basándose sólo en los reclamos publicitarios, sino habiendo consultado la documentación oficial: folletos informativos de fondos, notas resumen de las ofertas públicas, etc.
  • Las condiciones ofrecidas en los mensajes comerciales pueden ser exigidas por el inversor aunque no figuren en el contrato.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

No deje pasar esta oportunidad única, contrate con los mejores, consiga altas rentabilidades sin correr riesgos... A nada que te hayas fijado alguna vez en los reclamos publicitarios de los bancos, estas frases seguramente te suenen. ¿Hasta qué punto son ciertas, en qué grado son engañosas? Pues, en general, puede asegurarse que, como mínimo, son verdades a medias. Incluso, en algunos casos, directamente no se corresponden con la realidad del producto que pretenden colocar.

La publicidad financiera

Dar a conocer la propia oferta de productos no es sólo una actividad perfectamente lícita, sino que es un recurso aconsejable para cualquier empresa. En la medida, por supuesto, de las posibilidades económicas de cada cual. La publicidad resulta clave en ese sentido, al consistir en toda comunicación, sea cual sea el medio utilizado, destinada a informar al público sobre un artículo o servicio y provocar su contratación.

En lo que se refiere a la banca, la creciente variedad de productos que presenta, su complejidad y la mayor competencia entre entidades hacen que la publicidad tenga una fuerte influencia sobre los inversores. Aquí, por ejemplo, puedes descubrir cómo dar tus primeros pasos al invertir en materias primas.

Como consecuencia, "la publicidad debería ser imparcial, clara, no engañosa y claramente identificable como tal, tanto en lo que se refiere a su contenido como a la forma en que se presenta", explican desde la Comisión Nacional del Mercado de Valores.

Riesgos de contratar productos financieros atendiendo a la publicidad financiera

Aunque ello sería lo deseable, la realidad no siempre se adecúa a esos límites. De hecho, la publicidad incorrecta o directamente engañosa entraña peligros evidentes. "Por su naturaleza, los mensajes publicitarios presentan los productos de la forma más atractiva, por lo que las posibles desventajas o limitaciones pueden pasar desapercibidas. Pueden, además, inducir a confusión o generar expectativas poco realistas en los inversores si no van acompañados por las advertencias precisas", alertan desde la CNMV.

Leer más: Todo lo que debes saber antes de abrir un plan de pensiones

Aunque sólo sea por una mera cuestión de espacio, de imposibilidad física, resulta quimérico que una determinada publicidad pueda incluir el conjunto de la información que una persona necesita para tomar sus decisiones de inversión.

Precauciones ante la letra pequeña de la publicidad financiera

Desde la citada institución recomiendan tomar las siguientes cautelas frente a la difusión de productos que llevan a cabo los bancos:

  • Valorar de forma crítica la publicidad.
  • No tomar ninguna decisión de inversión basándose sólo en la publicidad, lo cual es sencillamente fundamental
  • Antes de invertir consultar siempre la documentación oficial (folletos informativos de fondos de inversión, notas resumen de las ofertas públicas, contratos, etc.) disponible en las entidades financieras y en la CNMV. En ese sentido, puede interesarte conocer todas las claves sobre los intereses bancarios: qué son, cómo funcionan y cuántos tipos existen.
  • Conservar la publicidad de los productos de inversión en los que inviertes junto con los contratos y la documentación oficial. Legalmente, las condiciones ofrecidas en la publicidad pueden ser exigidas por el inversor aunque no figuren en el contrato.

Ejemplos de publicidad bancaria engañosa

Desde el organismo mencionado ofrecen varios ejemplos típicos de frases publicitarias incorrectas. Aquí te las contamos y desentrañamos su significado oculto para que, en caso de que te topes con ellas, estés alerta y no caigas en el engaño.

  • No deje pasar esta oportunidad única o no encontrará mejor destino para sus ahorros. Este reclamo sugiere una falta de alternativas que no es cierta, ya que la oferta es muy amplia -más que nunca antes- y no todos los productos son adecuados para cada tipo de inversor.
  • Asegurar que un fondo garantizado aporta seguridad y liquidez en un mismo producto implica una trampa, ya que resulta complicado que "los fondos garantizados ofrezcan de forma simultánea ambas ventajas. Los reembolsos antes de la fecha de la garantía no están garantizados, por lo que el inversor podría perder parte de su inversión", explican desde la CNMV. 
  • ¡Consiga altas rentabilidades sin correr riesgos! ¡Invierta con seguridad en nuestro producto y no bajarán sus ahorros! Estos mensajes publicitarios transmiten la sensación de que no hay riesgo alguno en esas inversiones. Como solemos recordar, no existe inversión sin riesgo, sea mayor o menor según el tipo de producto.
  • La 'eterna' letra pequeña es clave y, aunque en teoría debería aportar información accesoria, demasiadas veces añade datos relevantes o básicos para el inversor.
  • Obtenga una rentabilidad excepcional o invierta en un valor que garantiza un continuo crecimiento. Esas frases dan la idea de ganancias seguras o rendimientos desproporcionados que no suelen estar justificados por las características reales del producto.
  • Invierta con los mejores o confíe en nosotros para maximizar su rentabilidad. "Afirma la existencia de ventajas sin fundamento objetivo. La posición de superioridad del producto, servicio u oferente, en relación con otras alternativas, debe ser demostrable para poder ser utilizada en publicidad", avisan desde la CNMV.
  • Contrate cuanto antes, no pierda esta oportunidad o no espere más para contratar. Estos eslóganes llaman a una inversión precipitada, cuando es justo lo que no se debe hacer -mejor tomarse un tiempo para decidir-, así como a lanzarse sin conocer bien los riesgos que se están asumiendo.

Leer más: Todas las comisiones que te está cobrando tu banco sin que te des cuenta

Cómo actuar ante una publicidad financiera incorrecta

Si conoces alguna publicidad de productos o servicios de inversión que, según tu criterio, induzca a error, o crees que te has visto afectado por esos mensajes, puedes informar o consultar a la CNMV a través de las siguientes vías:

"Es conveniente que incluyas todos los datos posibles: producto anunciado, fecha y medio de difusión y, a ser posible, una copia de la publicidad", finalizan desde la entidad supervisora.

LEER TAMBIÉN: Cómo saber si tienes derecho a una cuenta bancaria gratuita

LEER TAMBIÉN: Empecé a leer todos los contratos que firmaba y he aprendido a detectar cláusulas inapropiadas y estafas

VER AHORA: “España necesita un cambio radical en el modelo educativo" si quiere capacitar a los alumnos para tener éxito profesional en el futuro, según el presidente de ISDI

    Más:

  1. Banca
  2. Inversión
  3. Dinero
  4. Finanzas personales