Pasar al contenido principal

A qué se refiere Sánchez cuando habla de la "fórmula portuguesa" o de la "fórmula danesa": así están formados los 28 gobiernos de la UE

Pedro Sánchez, tras reunirse con el rey en el Palacio de Marivent.
Pedro Sánchez, en verano de 2019. REUTERS/Enrique Calvo
  • Sánchez no para de repetir que no quiere intentar un gobierno de coalición sino probar una fórmula "a la portuguesa" o "a la danesa".
  • Portugal y Dinamarca no son los únicos ejemplos de gobiernos en mayoría o en minoría, en solitario o en coalición, que salen adelante gracias al apoyo parlamentario externo.
  • El CIDOB, un think tank, ha hecho una recopilación de la situación política y gubernamental en los 28 países de la Unión Europea.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Desde que fracasara la sesión de investidura a finales de julio, desde el PSOE no se cesa en repetir una máxima: "Hay que estudiar otras fórmulas". Una de estas fórmulas pasan por dejar sí o sí a Unidas Podemos fuera del Consejo de Ministros.

Los días pasan, cada vez queda menos para que cumpla el periodo de dos meses antes de que el 23 de septiembre se disuelvan las Cortes y se convoquen nuevas elecciones generales, y las negociaciones entre los de Pedro Sánchez y los de Pablo Iglesias ni siquiera han arrancado.

Sánchez lleva días reuniéndose con diversos agentes sociales. El miércoles estuvo con el rey, ayer jueves mantuvo un encuentro con los sindicatos y con la patronal. Días atrás lo hizo con asociaciones feministas y ecologistas. Su objetivo es construir un programa progresista de gobierno para las mayorías.

Pero de momento no se ha sentado con Unidas Podemos. El miércoles, el presidente del Gobierno en funciones compareció ante la prensa tras reunirse con el rey Felipe VI, y volvió a ahondar en la necesidad de construir una fórmula "como la portuguesa o danesa".

Por contra, ayer jueves, los secretarios generales de UGT y CCOO instaron a Sánchez a mantener ya encuentros para al menos cerrar un acuerdo programático de investidura y legislatura con Unidas Podemos.

Pero, ¿qué quiere decir "fórmula portuguesa" o "fórmula danesa"?

La disparidad a la hora de formar gobierno en la Unión Europea y su condicionante a la política española

CIDOB son las siglas que responden a Centro de Información y Documentación Internacionales en Barcelona. Es una fundación participada por la Generalitat de Cataluña, la Diputación de Barcelona y el Ajuntament de la ciudad condal. Es el think tank más antiguo de España y uno de los más influyentes en su área: políticas y asuntos internacionales.

Esta entidad ha publicado un exhaustivo estudio en actualización constante que recopila cómo están formados los 28 gobiernos de los países miembros de la Unión.

Con este trabajo que firma Roberto Ortiz de Zárate se puede hacer una interesante composición mental de qué es una "fórmula portuguesa" o "fórmula danesa", u otras puertas que estudia el PSOE a la hora de desbloquear la investidura.

Qué es la fórmula portuguesa a la que se refiere Sánchez

Sánchez, tras comparecer en el Congreso de los Diputados.
Sánchez, tras comparecer en el Congreso de los Diputados. REUTERS/Sergio Perez

Tanto IU como la familia andaluza de Podemos han mostrado en público o en privado su apoyo a que esta idea salga adelante con el fin de desbloquear la investidura. Sin embargo, el núcleo duro del partido morado no parece tan dispuesto. Menos cuando en julio estuvieron a punto de lograr hasta tres carteras.

La fórmula portuguesa es emular lo que ocurrió justamente en Portugal en 2015. Las elecciones de octubre de ese año las ganó una coalición de partidos conservadores —entre ellos, el del gobierno saliente—. A los diez días de constituirse gobierno, una moción de censura lo descabalgó. La impulsó la izquierda: el Partido Socialista, con 86 escaños (del Parlamento de 230) recibió el apoyo del Partido Comunista de Portugal, del Bloco de Esquerda y del Partido Ecologista Los Verdes.

Desde que el gobierno entró en funcionamiento se ha erigido como un ejemplo de que las medidas anti austeridad pueden funcionar a Europa, y ahora es un espejo en el que mirarse para el PSOE de Pedro Sánchez. Sin embargo, aunque el PS gobierna en solitario en Portugal, sí ha cumplido con algunas de las demandas del resto de fuerzas parlamentarias, más audaces por parte del ala progresista de la Cámara de las que caben esperar en España.

Por otro lado, sigue igualmente levantando polémicas. A pesar de esas medidas audaces —limitar el precio del alquiler es una de las últimas—, hay otras que causan controversia en el país. El gabinete de Costa ha sufrido huelgas y presión en la calle porque todavía no se han recuperado derechos que se perdieron durante la crisis. Precisamente, la reforma laboral la pactaron los socialistas lusos con las principales fuerzas liberales de la Cámara.

¿Y una fórmula danesa?

Es probablemente el ejemplo más reciente y que mejor le viene a Sánchez. Se votó en junio y se formó gobierno... en junio. Los socialdemócratas del SD alcanzaron un acuerdo con otras fuerzas de izquierdas, y Mette Frederiksen logró formar gobierno con ministros de su partido y el apoyo de los socioliberales de RV, los socialistas populares de SF y los ecosocialistas de izquierda del Enhedslisten.

El SD cuenta solo con 50 escaños del Folketing, pero sí suman los 43 diputados del resto de grupos que sostienen su Ejecutivo, suficiente para alcanzar la mayoría simple en un arco de 179 asientos.

En qué otros países de la UE hay mayorías con apoyo externo, tal y como quiere Sánchez

Pablo Iglesias en el Congreso de los Diputados.
REUTERS/Sergio Perez

Solo Portugal y Dinamarca son los ejemplos perfectos para los socialistas españoles: mayoría insuficiente, apoyo parlamentario externo, gobierno monocolor.

Pero también hay mayorías con apoyo externo en Croacia o Eslovenia. Solo que en el primer caso gobiernan dos partidos y en el segundo el Ejecutivo lo conforman... cinco fuerzas.

Los cróatas son gobernados por una coalición de partidos conservadores —la Unión Demócrata Croata y el Partido Popular Croata-Liberal Demócratas—. El presidente del Gobierno, Plenkovic, abrió la puerta al PP a que incluyese ministros en junio de 2017, casi un año después de las elecciones.

El caso esloveno es otro ejemplo de socialdemócratas en el poder: gobiernan Lista de Marjan Sarec —socioliberales—, los Social Demócratas, el Partido del Centro Moderno, el Partido de Alenka Bratusek y el Partido Democrático de los Pensionistas. El primer ministro, por cierto, era cómico en la tele.

A qué se parecerá más el Gobierno de Sánchez, si consigue la investidura

El problema del PSOE es que sus resultados en las generales del 28-A los alejan, y por mucho, de acercarse ni remotamente a la mayoría absoluta de la Cámara Baja. Por ende, lo cierto es que la situación política española puede ser más comparada con el caso irlandés, checo o incluso británico.

En un escenario que probablemente también firmaría el presidente en funciones, el PSOE aceptaría formar gobierno en minoría pero con un pacto de gobernabilidad.

En Irlanda gobierna el Fine Gael pero desde 2016 tienen suscrito un pacto de gobernabilidad con el Fianna Fáil. Ambas son fuerzas conservadoras aunque rivales, que revisarán pronto su pacto. Solo se limita a presupuestos y casos excepcionales.

Aun con la debilidad parlamentaria que caracteriza la actualidad política del Reino Unido debido a los diversos capítulos del Brexit, lo cierto es que Theresa May retuvo el poder tras las elecciones de 2017, en la que los tories perdieron la mayoría absoluta. Sin embargo contaron con el inesperado apoyo de los unionistas del Norte de Irlanda, que aportaron 10 diputados a cambio de importantes cesiones para esta fuerza parlamentaria.

En la República Checa también gobierna un Ejecutivo progresista con 93 diputados en una Cámara de 200 asientos, pero disfruta de mayoría gracias al apoyo de 15 parlamentarios del KSCM. Sin embargo, el gobierno lo forman la Acción de Ciudadanos Insatisfechos y el PSD Checo.

Hay otros ejemplos, como Gobiernos en minoría pero sí con apoyo externo, como lo que persigue Sánchez. Es, por último, el caso lituano y sueco.

Y además