Cómo frenar la artrosis: 7 consejos de especialistas para hacer más llevadera esta enfermedad

artrosis, dolor articulaciones

Más de 7 millones de españoles la sufren en sus huesos, lo que coloca a la artrosis en la enfermedad articular más frecuente, según la Fundación Española de Reumatología.

Se trata de una afección degenerativa que actúa sobre el del cartílago articular, frecuentemente en manos, rodillas, caderas y columna vertebral. Puede ser progresiva causando un dolor. De hecho, las enfermedades reumáticas son las que mayor número de bajas por incapacidad permanente generan y la segunda causa de incapacidad temporal, por detrás de los catarros.

Si bien la edad es un factor de riesgo, la artrosis no es exclusiva de la vejez, por lo que cualquiera puede padecerla. 

¿Qué es la artrosis?

La osteoartritis o artrosis se caracteriza por la destrucción del cartílago hialino que recubre las superficies óseas. Consiste en un tejido que hace de amortiguador al proteger los extremos de los huesos, favoreciendo el movimiento de la articulación, explican desde la Clínica Universidad de Navarra.

La artrosis provoca que el cartílago pierde sus propiedades o incluso desaparezca, haciendo que los extremos de ambos huesos rocen directamente, produciendo dolor. 

¿Correr es malo o bueno para las rodillas? Así es como afecta el 'running' a estas articulaciones

Habitualmente se localiza en la columna cervical y lumbar, lo que puede derivar en dolores de cuello. También es frecuente en algunas articulaciones del hombro y de los dedos de las manos,  la cadera o la rodilla.

Síntomas y causas

 La artrosis puede dividirse en 2 tipos; primaria si no tiene una causa definida y secundaria, asociada a otras patologías.

El síntoma característico de esta afección es el dolor. Este suele aparecer "cuando se exige un esfuerzo a la articulación enferma y, en general, empeora a medida que avanza el día". Con el progreso de la enfermedad, el dolor puede aparecer incluso en reposo o durante el sueño.

Además pueden aparecer deformidades articulares y la limitación de la movilidad a causa del malestar provocado. El crecimiento de los extremos de los huesos que forman la articulación puede hacer que la articulación se agrande y ensanche.

La herencia genética, ser mujer, tener obesidad, la edad o experimentar habitualmente sobrecarga articular pueden incrementar el riesgo de padecerla. Si bien algunos de los factores de riesgo de la artrosis como la genética o el sexo no se pueden modificar, sobre otros sí se puede actuar.

De ahí que desde la Fundación Española de Reumatología aseguren que se puede "evitar su aparición y progresión es posible".

Durante las épocas frías, los síntomas de la artrosis suelen empeorar 

Aquí 10 consejos para frenar la artrosis de la Sociedad Española de Reumatología (SER).

Mantén un peso adecuado

La obesidad es un factor de riesgo de varias afecciones incluyendo ciertos tipos de cáncer. Y también lo es de la artrosis, contribuyendo además a su progresión.

Para mantener o lograr un peso saludable lo mejor es seguir una dieta variada rica en frutas y verduras.

Aplica calor y frío para el dolor

En general, el calor es más beneficioso en la artrosis que el frío. Aplicarlo con bolsas de agua o esterillas eléctricas sobre la articulación aliviará el dolor y relajará la musculatura.

Sin embargo, ante un brote antiinflamatorio los especialistas aconsejan aplicar frío local mediante bolsas de hielo o baños fríos.

Presta atención a tus hábitos posturales

Tu postura corporal también puede contribuir a frenar el malestar de la artrosis.

Así, los expertos aconsejan dormir en cama plana, evitar sentarse en sillones o sofás hundidos, y usar sillas con respaldo recto — para que las caderas y rodillas mantengan una posición natural y los pies estén en contacto con el suelo—.

Haz ejercicios buenos para tus articulaciones

El ejercicio protege la articulación y aumenta la fuerza de nuestros músculos. Por lo que desde la SER señalan que es bueno caminar, ir en bicicleta y practicar natación.

Sin embargo, los deportes de contacto o de gran sobrecarga física son menos recomendables. 

Asegúrate momentos de reposo

Durante las fases con mayor dolor el reposo relativo es beneficioso. También es bueno intercalar pequeños periodos de reposo durante las actividades de la vida diaria, para no forzar las articulaciones.

 Evite sobrecargar las articulaciones

Para prevenir y frenar la artrosis es adecuado no sobrecargar las articulaciones.

Evitar coger pesos excesivos, no caminar por terrenos irregulares y no estar de pie excesivamente sin descansar son indicaciones dadas por la SER.

Use un carrito para llevar las compras. Si padece artrosis de rodilla o cadera, el empleo de un bastón para caminar disminuye la sobrecarga de esas articulaciones.

Usa un calzado adecuado

Para aliviar la artrosis lumbar, de caderas o de rodillas se debe emplear un calzado de suela gruesa que absorba la fuerza del impacto del pie contra el suelo al caminar. 

También puede conseguirse ese efecto con plantillas o taloneras de silicona que se colocan en el zapato. Mientras que se desaconseja usar un tacón excesivo.

Medicación para la artrosis

Existen muchos tipos de medicamentos  analgésicos, antinflamatorios, geles, cremas, infiltraciones locales y fármacos) que pueden evitar la progresión de la artrosis. 

Sin embargo, no es adecuado automedicarse. Mejor consultar con el médico o reumatólogo el más idóneo en función de la evolución de la enfermedad.

Otros artículos interesantes:

¿Por qué te duelen las articulaciones cuando llueve?

Cómo mejorar tu postura al sentarte o estar de pie con unos sencillos consejos y herramientas

Si eres mujer y tienes más de 50 años, estos alimentos saludables te ayudarán a minimizar los efectos de la menopausia y de la edad en tu salud

Te recomendamos