Viajé en uno de los pocos vuelos que quedaban durante la pandemia del coronavirus, y mi experiencia fue apocalíptica

Un puente jet vacío en el aeropuerto MSP el viernes 3 de abril de 2020.
Un puente jet vacío en el aeropuerto MSP el viernes 3 de abril de 2020.
Benjamin Goggin

Benjamin Goggin

  • Los viajes aéreos se han paralizado casi por completo debido al brote de coronavirus.

  • Sin embargo, todavía hay unos pocos vuelos para pasajeros que lo necesiten.

  • Tomé uno de ellos a Minnesota el 3 de abril para ayudar a mi familia durante la crisis, y la experiencia me impactó.

  • Descubre más historias en Business Insider España.

Cintillo especial Coronavirus

Los viajes aéreos se han detenido casi por completo en los Estados Unidos a medida que la pandemia del coronavirus se ha extendido por todas las fronteras.

Delta, una de las aerolíneas más grandes del mundo en 2019, dijo en un comunicado el viernes que ha visto una reducción del 95% en la demanda, resultando en la cancelación de casi el 80% de sus vuelos, siguiendo las recomendaciones de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades en contra de los viajes nacionales desde ciertos estados.

A pesar de las cancelaciones, unos pocos vuelos siguen llevando a pasajeros que lo necesiten.

Después de estar en cuarentena en mi apartamento durante más de 2 semanas, volé a casa el 3 de abril para mantener a mi familia durante la crisis. Antes de saludarles, me pondré en cuarentena lejos de ellos durante 2 semanas más.

La experiencia del viaje fue diferente a todo lo que había vivido hasta el momento.

Según las directrices del CDC, la gente debería quedarse en casa si puede. Pero si necesitas volar a algún lugar, hay una serie de precauciones que puedes y debes tomar.

Mi única selfie a bordo fue para una historia de Instagram. Después de tomarla, me di cuenta de que tenía que darle la vuelta a mi mascarilla.

Viajar en avión no es recomendable por razones de salud personal y pública, pero si necesitas volar, toma precauciones como el uso de una mascarilla, lavarte y desinfectarte las manos y las superficies circundantes con frecuencia, sentarte en un asiento de ventanilla y mantenerte lo más alejado posible de los demás pasajeros.

Compré mi billete una semana antes de viajar, y me costó unos 200 dólares (190 euros) menos de lo normal.

Mi vuelo fue unos 200 dólares más barato de lo que normalmente sería.

En noviembre, un billete similar me costó unos 500 dólares. Esta vez, una semana antes de volar, el ticket costaba unos de 300 dólares.

Pude elegir entre unos pocos vuelos, y la aplicación de Delta experimentó numerosos errores al intentar comprarlo. Solo puedo suponer que los errores se debieron al alto volumen de uso debido a las cancelaciones y a las solicitudes de ayuda.

Traté de evitar el transporte público tomando un Uber, pero eso conlleva sus propios riesgos. Tanto el conductor como yo tomamos muchas precauciones.

Los funcionarios de la ciudad de Nueva York han desalentado a los residentes a tomar el transporte público, debido al potencial de propagación del coronavirus.

Las opciones de compartir el coche en aplicaciones de transporte compartido se han suspendido por razones similares, pero incluso viajar solo en un Uber puede ser arriesgado para el pasajero y el conductor, dado el número de pasajeros que viajan por día.

Tanto mi conductor del Uber como yo tomamos precauciones para protegernos. Cada uno de nosotros llevaba mascarilla, y el conductor había instalado una lona entre los asientos delanteros y los del pasajero. Parecía una escena de una película.

Le ordené a mi conductor que fuera a la Terminal D de La Guardia basándome en la información de mi billete, pero cuando llegamos, estaba completamente bloqueada y cerrada.

La Guardia ha cerrado efectivamente su Terminal D.

Un trabajador me dijo que todos los pasajeros que salían tenían que pasar por seguridad en una terminal diferente, ya que había muy pocos, y luego caminar hasta la puerta correcta en una parte separada del aeropuerto.

Leer más: Si Airbnb consigue sobrevivir a la crisis del coronavirus volverá con un negocio más próspero y fuerte, según los analistas

Cuando llegué a la terminal correcta, era un pueblo fantasma. No había, literalmente, ningún pasajero en la fila de seguridad.

La seguridad en la Terminal D fue cerrada.

Caminé por la entrada de la terminal y me quedé en estado de shock.

Viajé un viernes durante lo que normalmente sería hora punta, pero las cosas claramente no eran normales.

No había nadie allí aparte de los empleados, la mayoría de los cuales llevaban mascarillas. Yo era la única persona en la fila para la seguridad, y rápidamente me hicieron pasar.

Cuando pasé, fue desorientador ser la única persona allí. Tuve problemas para encontrar las canastas para colocar mis cosas, y luché para identificar los carriles de seguridad que estaban abiertos, ya que las colas normales de personas que marcaban los carriles abiertos no estaban allí.

Fue agradable poder tomarme mi tiempo en el área de seguridad, sin que nadie me metiera prisa. Todavía tenía que quitarme los zapatos y todo lo de mis bolsillos.

El área de seguridad en la Terminal D fue cerrada.

Los oficiales de la TSA estaban tomando precauciones extra, limpiando el espacio después de cada pasajero e inspeccionando el interior de las mascarillas de las personas, pero no estaban usando el más invasivo escáner visual del cuerpo y en su lugar estaban usando un detector de metales normal.

El interior de la terminal estaba desierto. La mayoría de las puertas que vi —que normalmente se llenaban de viajeros— estaban vacías.

La Terminal D de la LGA se sintió desierta el viernes 3 de abril de 2020.

Fue extraño entrar en un aeropuerto completamente vacío. Prepandémico, incluso en los momentos más tranquilos, siempre se podía encontrar a 1 o 2 personas caminando por cualquier sección del aeropuerto en la que estuvieras.

Era extraño no encontrar un alma en las puertas fuera del área de seguridad.

Los monitores del estado de los vuelos fueron un claro recordatorio del efecto general de la pandemia en los viajes. Casi todos los vuelos programados fueron cancelados.

La mayoría de los vuelos fueron cancelados.

Casi todos los vuelos programados que aparecían en el momento de mi viaje fueron cancelados. En total, solo 80 vuelos de Delta estaban programados para salir del aeropuerto de La Guardia el día que volé, según Flightstats.com.

Un comunicado de prensa de Delta de 2018 dijo que en promedio, alrededor de 270 vuelos de Delta salían de LGA cada día antes de la pandemia.

Leer más: 38 fotos que reflejan cómo han cambiado los lugares más turísticos del mundo con el confinamiento por coronavirus

Después de mirar boquiabierto todos los vuelos cancelados, hice la larga caminata desde la Terminal C (donde estaba el área de seguridad) hasta mi vuelo en la Terminal D. Me detuve para intentar sacar un poco de desinfectante de manos de un dispensador.

Un pasillo vacío de la Terminal C a la Terminal D en el LGA.

Cuando presioné la botella que estaba a la mitad del largo pasillo vacío, estaba vacía. Por suerte, traje mi propia botella.

Cuando llegué a la Terminal D, algunos de los restaurantes y bares parecían estar abiertos...

Este bar en LGA parecía estar abierto pero estaba completamente vacío el viernes 3 de abril de 2020.

...pero no había nadie dentro.

Este restaurante en LGA parecía estar abierto pero estaba completamente vacío el viernes 3 de abril de 2020.

Vi menos de 5 pasajeros en todo el aeropuerto hasta que llegué a mi puerta, donde había entre 10 y 20 personas esperando. La mayoría de los demás llevaban mascarillas. Algunos llevaban guantes y tenían el desinfectante de manos al alcance de la mano.

La mayoría de las personas en el aeropuerto eran azafatas o trabajadores del aeropuerto.

La mayoría de los pasajeros parecían seguir las directrices de mantenerse a una distancia de 2 metros unos de otros.

Muchas de las azafatas que pasaban por el aeropuerto socializaban con sus compañeros de trabajo, tal vez disfrutando de vuelos y terminales abiertos.

Leer más: El coronavirus provocará la "mayor insolvencia en toda la historia", según un exempleado de Goldman Sachs

Las azafatas, los trabajadores y los pasajeros tomaban precauciones adicionales.

Yo era el único pasajero en un bloque de 3 filas de mi vuelo Delta el viernes 3 de abril de 2020.

Al embarcar, la tripulación observó que solo llamaban a 10 pasajeros a la vez para reducir el hacinamiento.

A bordo, la tripulación de vuelo se mostró muy amistosa, probablemente intentaban mitigar el miedo de la gente, dadas las circunstancias.

En el anuncio del capitán, describió las precauciones extra que Delta estaba tomando, incluyendo nuevas reglas que distanciaban a los pasajeros entre sí, mayor uso de desinfectantes, sistemas de filtración de aire y reducción de los servicios en vuelo.

Tenía toda mi fila para mí, y las filas de adelante y atrás también estaban vacías. En total, había 35 personas a bordo según una azafata. El avión tiene capacidad para 126 pasajeros, lo que hace que mi vuelo estuviera lleno en un 20%.

Los servicios de a bordo se redujeron, pero se hizo el trabajo.

En lugar del servicio regular de aperitivos y bebidas, las azafatas vinieron una vez con una sola bolsa.

Las azafatas de vuelo solo hicieron un pase de comida y bebida, y a los pasajeros no se les dio la opción de elegir qué comer.

Todos recibieron una bolsa de plástico con Cheez-Its, galletas, una botella de agua y una toallita desinfectante con alcohol. Yo tuve cuidado de quitarme la mascarilla, pero al final decidí desinfectarme las manos y comer rápidamente mis bocadillos antes de volver a desinfectarme las manos. Al final del vuelo la tripulación hizo un pase para la basura.

En el vuelo, el entretenimiento se seguía mostrando a través de pantallas en la parte trasera de los asientos, y elegí ver Parásitos — una película de vuelo perfecta.

Fui cuidadoso con la pantalla táctil, usando solo mis nudillos y luego desinfectando mis manos después de cada toque.

En general, la experiencia en el vuelo fue algo aterradora pero no tan mala como esperaba.

Había 35 personas a bordo de este vuelo Delta el viernes 3 de abril de 2020.

El vuelo no fue en absoluto típico, y todos los pasajeros parecían estar algo nerviosos, la mayoría llevaba mascarillas y muchos llevaban guantes. Solo escuché una tos extraviada.

A pesar del evidente nivel de ansiedad que había, el vuelo en sí no estaba mal considerando que estaba increíblemente vacío.

En lo que respecta a todo esto, los pasajeros prácticamente saltaron de sus asientos para bajar del avión.

Cuando bajé del avión en Minneapolis, Minnesota, me recibió otro aeropuerto vacío.

Una terminal desierta en el aeropuerto MSP el viernes 3 de abril de 2020.

No había nadie en la terminal cuando llegué a Minnesota, aparte de un recepcionista en la puerta. A pesar de que nuestro vuelo venía de Nueva York, el epicentro de los casos de COVID-19 en Estados Unidos, no había nadie que comprobara las temperaturas o aconsejara cuarentenas como en otros estados.

Leer más: Un nuevo tipo de test de coronavirus podría cambiar el rumbo de la pandemia al revelar quién es inmune y, por tanto, quién podría salir antes a la calle

También se cerraron tiendas y restaurantes en Minneapolis.

Tiendas desiertas y abandonadas en el aeropuerto MSP el viernes 3 de abril de 2020.

Al igual que La Guardia, todo se cerró en MSP. Las pocas personas que vi fueron en su mayoría trabajadores del aeropuerto o miembros de las tripulaciones de vuelo.

Otros pasajeros que vi no parecían estar preocupados por el coronavirus.

No había coches esperando fuera del aeropuerto.

El MSP estaba virtualmente vacío el viernes 3 de abril de 2020. Casi no se veían coches recogiendo pasajeros.

Normalmente, hay decenas de coches y controladores de tráfico que intentan que la gente se mueva. Sin embargo, cuando llegué las carreteras fuera del aeropuerto estaban completamente vacías cuando yo estaba allí.

Eso hizo que navegar por el aeropuerto fuera increíblemente desorientador, ya que no podía decir qué carretera era para los taxis y cuál para otras recogidas.

Ahora solo tengo que esperar 2 semanas más de cuarentena.

Otros artículos interesantes:

Si eres solvente, en 2020 vas a poder alquilar casa a muy buen precio

Zoom ante las ciberamenazas: cómo proteger lo mejor posible tus videollamadas en tiempos de cuarentena

Por qué debes ver Community en Netflix, una de las mejores comedias de todos los tiempos

Te recomendamos