Cómo afecta la anestesia a tu cuerpo y a tu cerebro

  • Millones de personas son sometidas a diferentes procesos en los que se requiere la administración de anestesia.
  • Lo que sabemos es que la anestesia interrumpe las vías neuronales de nuestro cerebro para que no sintamos dolor. Estos son los diferentes efectos que esta medicación tiene sobre tu cuerpo.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Esta es la transcripción del vídeo.

Narrador: cuando estás durmiendo, si alguien te pellizca, te levantas de un salto. Si te sacudieran, te despertarías, ¿verdad? Pero, bajo los efectos de la anestesia, si alguien te pellizcara o te sometiera a una operación completa, no te enteraría. Esto va más allá del ámbito de la inconsciencia. 

Narrador: cuando te despiertas después de que te hayan administrado anestesia general, apenas sientes que haya pasado el tiempo. Podrías haber estado inconsciente durante una hora o un día entero y no notarías la diferencia. 

Fong: cuando te duermes y sueñas de forma natural, si escuchas tu nombre o suena la alarma te despiertas de inmediato, ¿verdad? Esto no es lo que sucede después de que te hayan puesto anestesia general. Estás inconsciente. 

Narrador: estás más cerca del coma que de estar dormido. La anestesia se utilizó por primera vez durante una cirugía en 1846. La droga que se suministraba en esa época era el éter. Ahora los anestesistas usan, de forma mayoritaria, una combinación de fármacos como el propofol y el fentanilo, que interrumpen las vías neuronales para que no sientas dolor y no recuerdes la cirugía.

Las zonas más y menos dolorosas para hacerse un tatuaje: todo lo que debes saber antes de decidirte

Fong: se necesitan 3 cosas en una buena anestesia: amnesia para que la persona no recuerde nada, analgesia para aliviar el dolor y lo necesario para que el cirujano pueda acceder fácilmente a lo que necesita. En algunas cirugías, es necesario que el paciente esté muy relajado, por lo que se utiliza un relajante muscular. En otros casos, el paciente solo necesita estar dormido y anestesiado, pero no relajado del todo, por lo que la forma de conseguirlo varía según los diferentes medicamentos que se utilicen. Algunos deprimirán las neuronas excitatorias y otros aumentarán las neuronas inhibitorias. 

Narrador: las neuronas excitatorias, por ejemplo, envían señales a otras neuronas para que se activen. Deprimirlas quiere decir que habrá menos señales que le digan a tu cerebro que debe sentir dolor. Las neuronas inhibidoras hacen lo contrario. Dificultan que las neuronas generen estas señales eléctricas. En cualquier caso, esto significa que hay menos neuronas activas en general, lo cual es importante porque, cuando pinchas algún punto del cuerpo, las neuronas normalmente se disparan para decirle al cerebro que hay dolor. Si esas neuronas no se llegan a disparar, el cerebro no sabe que tu cuerpo está siendo manipulado. 

Fong: básicamente inutiliza las vías e interrumpe la comunicación entre tus redes neuronales. Nuestro objetivo es que no sientas dolor fijándonos en tus signos vitales, tu ritmo cardíaco o tu presión sanguínea. Por eso, hay que asegurarse de que estás inconsciente. 

Narrador: sin anestesia, muchas cirugías importantes no serían posibles porque serían demasiado traumáticas.

Fong: la cirugía no pudo avanzar hasta que lo hizo la anestesia. Ya sabes, lo has visto en algunas películas clásicas. Te daban un trago de alcohol, te hacían un torniquete y te cortaban la pierna. A la gente no le gusta nada eso, ¿verdad? Si tuvieras un corazón que no funcionase bien, eso sería el fin.

Narrador: una vez finalizado el procedimiento, los médicos dejan de administrar los medicamentos y los efectos más potentes del fármaco desaparecen pero, aunque recuperes la consciencia, seguirás experimentando algunos de los efectos secundarios de la anestesia.

LEER TAMBIÉN: Así invade y ataca el coronavirus al cerebro humano, según los investigadores

LEER TAMBIÉN: 5 misterios del cerebro que aún no se han conseguido resolver

LEER TAMBIÉN: 11 curiosos datos sobre tu cuerpo que probablemente no sabías

VER AHORA: Las claves del fenómeno Spotify en la otra gran guerra del streaming y por qué su futuro va mucho más allá de la música