Cómo funcionan los radares en cascada y cuál es la multa que te puedes llevar

Radares en carretera
Reuters

El exceso de velocidad en carretera es una de las imprudencias más graves que puede cometer un conductor, ya que provoca accidentes de tráfico de gravedad.

Para evitar en la medida de lo posible estos percances, la DGT impone una dura vigilancia a todos aquellos conductores que pisan el acelerador más de la cuenta.

Los radares son el mayor aliado de la DGT en este sentido, pues multan a los que caen en el exceso de velocidad y controlan los tramos de carretera más peligrosos.

Dentro de todos los dispositivos que usa la DGT, los radares en cascada son de los más importantes para vigilar estas infracciones.

Estos coches no pueden circular de noche: la DGT impone multas de hasta 200 euros a los infractores

Pocos conductores saben cómo funcionan estos radares, y resulta esencial para respetar la seguridad vial en carretera y que no te pongan multas.

Cómo funciona un radar en cascada

Los radares en cascada sirven para evitar que los conductores hagan trampas con la velocidad.

Muchos imprudentes, cuando saben que están cerca de un radar, frenan a propósito y vuelven a acelerar cuando lo dejan atrás, evitando así la multa y continuando con una conducción temeraria.

Los radares en cascada se encargan de hacer que este truco sea inútil. El funcionamiento es sencillo: la DGT coloca un radar móvil después de uno fijo, así puede saber qué vehículos han acelerado una vez dejan el cinemómetro atrás.

La principal ventaja de este mecanismo es que no sólo puede haber un radar móvil después de uno fijo, sino que la DGT coloca todos los que considere oportunos para cazar a los infractores.

La DGT castiga con multas de hasta 500 euros a los pasajeros que cometen estas infracciones

De este modo, el truco de volver a acelerar tras pasar el radar fijo pierde toda su eficacia y no hay escapatoria posible.

Multas que te puede poner un radar en cascada

Los radares en cascada se encargan de sancionar por exceso de velocidad, así que las multas que te pueden poner son las relacionadas con esta infracción.

Las multas más graves que te pueden poner un radar en cascada son de 600 euros y 6 puntos en el carnet de conducir. 

Además, en casos muy graves, también pueden ponerte una multa de 3 a 6 meses de prisión. Esto es habitual cuando el exceso de velocidad viene acompañado de un test de alcoholemia positivo.

Otros artículos interesantes:

Estos son los radares de la DGT que más multas ponen

Cómo reconocer las motos camufladas de la DGT para poner multas

Estas son las carreteras que vigilarán los drones de la DGT este verano

Te recomendamos