He convertido 5.000 euros en medio millón: esta es la estrategia de inversión en acciones que me ha llevado a ganar unos 30.000 euros al año en dividendos

Con un salario medio: Tim Schäfer ha logrado construir una cartera de un millón de dólares.
Con un salario medio: Tim Schäfer ha logrado construir una cartera de un millón de dólares.

Tim Schäfer/Getty Images/ANGELA WEISS/Kontributor

  • Tim Schäfer lleva 30 años invirtiendo su dinero en la bolsa. Su cartera vale alrededor de 1,7 millones de euros. 
  • El inversor cree que cualquiera puede construir una cartera millonaria y que las crisis son un buen momento para entrar en el mercado bursátil.

Aunque Tim Schäfer tiene ahora mismo un depósito millonario, sigue viviendo como un estudiante. Desde hace unos 15 años, este hombre de 50 años vive en el barrio neoyorquino de Manhattan, utilizando "pequeños y locos" trucos para ahorrar dinero, como él mismo dice. 

Recoge las tarjetas del metro que se va encontrando en las aceras de Nueva York y revisa siempre si aún haya dinero en ellas. La gente suele perder las tarjetas de metro cuando sale corriendo al metro bajo la lluvia y muchas de estas veces aún quedan unos 20 o 30 dólares en ellas. "Es una auténtica locura", dice el millonario.

Pero eso no es todo: Schäfer compra las sobras de comida a través de aplicaciones, usa ropa de segunda mano y aprovecha los mercadillos para comprar vajilla o muebles usados. "Aunque seas millonario, debes prestar atención a las pequeñas cosas", dice el inversor en una entrevista con Business Insider.

 

Con su formación de analista bursátil, llegó a Nueva York por trabajo. Tras ejercer como periodista financiero en Frankfurt y otras ciudades, Schäfer se sintió atraído por el corazón bursátil del mundo: Wall Street. Tanto que hasta llegó a mudarse a esta calle, donde vive hoy en día.

Sin embargo, sus raíces están muy lejos del mundo bursátil. Sus padres no tenían nada que ver con las finanzas. Su padre trabajaba como cerrajero y su madre era costurera. "No había mucho dinero", recuerda Schäfer. "Siempre tuve trabajos paralelos porque también quería permitirme cosas para las que mis padres no tenían dinero", cuenta. Repartió periódicos, trabajó en una librería y en McDonald's.

"Cualquiera puede construir una cartera millonaria", según Schäfer. 

Schäfer confía sobre todo en 3 cosas: mucho tiempo, ahorrar una gran suma cada mes y prescindir de muchas cosas (de coches nuevos o de un piso grande, por ejemplo). "Con mucha paciencia y con mucha ambición, incluso alguien con un trabajo medio puede conseguir mucho dinero". 

¿Cómo lo hizo él?

Schäfer lleva 30 años invirtiendo su dinero en el mercado de valores, su cartera está valorada en unos 1,7 millones de euros. De media, invierte unos 2.500 euros —a veces, 5.000 euros— en compra de acciones. Por este dinero, compra un bloque de acciones y lo deja. 

"Si es una buena empresa, se desarrollará fantásticamente. Ese es el secreto del éxito en la bolsa", dice Schäfer. 

La estrategia de "comprar y mantener al extremo" tiene muchas ventajas, según el inversor. "Con mi estrategia, me ahorro los impuestos, evito los costes de transacción, no presto atención a los tiempos del mercado, porque en la práctica es imposible, y aprovecho el efecto del tipo de interés compuesto", explica.

Las "acciones perdedoras" se quedan en la cartera

Schäfer siempre cumple una regla, independientemente de la evolución de los precios de las acciones: no quiere vender sus acciones. "Si tienes una gran empresa en tu cartera, como Microsoft o Apple, ¿por qué deberías venderla?", defiende. 

Las empresas establecidas ampliarían su negocio, se impondrán a los competidores, harán sus productos y servicios cada vez mejores y, en definitiva, los clientes estarán más satisfechos. "Por eso, a largo plazo sigue subiendo", dice. 

La desventaja de su estrategia es que a veces puede pillar una mala acción que arrastre su cartera a los números rojos, pero también en este caso es coherente: "Las mantengo de todos modos, porque nunca se sabe". Algunas "acciones perdedoras de la cartera" forman parte de ella. 

Schäfer cita como ejemplo a WW International. La acción de la empresa neoyorquina de dietas Weight Watchers ha caído en picado, con un 90% menos en los últimos 5 años. También el constructor de motores Deutz, con un 50% menos en el mismo periodo, y Heidelberger Druckmaschinen, con un 61% menos, pueden tener un crecimiento gigantesco, según Schäfer. 

En octubre de 2012, Schäfer invirtió 5.000 euros en Netflix. Entre medias, este puesto valía medio millón de euros, hoy unos 180.000 euros. "Vender no es una opción para mí", insiste. No necesita el dinero en este momento y está seguro de que la empresa de streaming tiene un "futuro floreciente" por delante. "El mercado está saturado en Estados Unidos, pero aún no en muchos otros países".

"De media, calculo que gano 30.000 dólares al año en dividendos" 

La empresa alemana de venta de entradas para conciertos CTS Eventim es también uno de sus principales objetivos. Después de que Schäfer leyera un artículo de prensa sobre su consejero delegado Klaus-Peter Schulenberg hace unos 20 años, se convenció: este jefe es el adecuado. Schäfer invirtió 2.500 euros en Eventim, y hoy este paquete de acciones vale 147.000 euros. 

Una de sus mayores posiciones en la cartera es Bank of America. "Empecé a comprar agresivamente durante la crisis financiera y seguí aumentando mi posición". 

Schäfer también tiene numerosos "pagadores de dividendos aburridos" en su cartera, como el fabricante de vacunas Johnson & Johnson, Procter & Gamble y Chevron. "De media, calculo que gano 30.000 dólares al año en dividendos". Otras empresas alemanas más grandes en su cartera son SAP, la empresa de alimentos congelados Frosta y el fabricante de cerámica Villeroy & Boch.

Schäfer también se fija en si las empresas realizan recompras de acciones, qué tipo de reputación tienen y si los clientes están contentos con su decisión. 

"Un buen momento para entrar es cuando una empresa de éxito tiene un problema y el precio de las acciones se reduce a la mitad", dice Schäfer. Compró Netflix cuando las acciones se desplomaron un 70%. También compró Bank of America en plena crisis financiera. En general, "los escándalos graves son un buen momento para entrar". 

Las crisis no ponen a Schäfer "nervioso en absoluto". "Veo la crisis, como ahora, más bien como una gran oportunidad. Después de toda crisis viene un auge", dice el inversor. "Sólo los que se mantienen quietos y siguen invirtiendo pueden sacar provecho de esto", añade. 

Aviso: Las acciones, las criptomonedas y las inversiones están fundamentalmente asociadas al riesgo. No se puede descartar una pérdida total del capital invertido. Los artículos, datos y previsiones publicados no son una invitación a comprar o vender valores o derechos. Tampoco sustituyen al asesoramiento profesional.

Otros artículos interesantes:

7 consejos útiles para invertir por primera vez

Esto es lo que podrías ganar en 3 años invirtiendo 50 al mes

Esto es lo que ganarías en 20 años si invirtieses 20 euros al mes

Te recomendamos