Pasar al contenido principal

Cómo ganar dinero cuando baja una acción o un índice bursátil

Indicadores Bolsa
GettyImages

Encuentra una buena acción a buen precio, invierte en ella y espera a que suba. Así es cono se gana dinero en bolsa ¿o no? A estas alturas quien más y quien menos está familiarizado con el término “bajistas”, a los que se ha acusado de todos los males de la bolsa. Y es que en el mercado también se puede ganar dinero cuando una acción o un índice bajan.

Las estrategias bajistas no son nuevas pero sí son menos intuitivas para la mayoría de inversores. El motivo es que estamos acostumbrados a comprar acciones pensando en vender en lugar de vender primero pensando en comprar después.

Dicho así puede sonar todavía más contradictorio y por eso Uxio Fraga, autor de la web Novatos Trading Club, lo explica con un ejemplo más mundano y fácil de entender. 

"Imagina que te vendo la tele del salón que compré hace tres meses y está como nueva por 1.100 euros. Justo después de vendértela me voy a la tienda a comprar una igualita. Como estamos en rebajas la compro a 200 euros. He vendido primero, los precios han bajado y tengo un beneficio de 200 euros", explica Fraga.

Con una televisión es más sencillo ver cómo es una venta a corto pero, qué pasa con unas acciones si no las tienes en cartera. "Tú no tienes las acciones, pero tu bróker sí. Y te las puede prestar. A eso se le llama abrir cortos o ponerse corto. Significa vender pensando en comprar después. Cuando se abren largos, se está comprando para después vender”, relata Uxío Fraga.

La realidad es que hay más de una forma de invertir a la baja, tanto en acciones como en índices enteros. Y es que también puedes apostar a que el Ibex, el FTSE 100 o cualquier otro índice que pienses que va a caer. Estas son las herramientas para abrir posiciones cortas e invertir a la baja.

Venta de acciones a corto

Esta es la forma más sencilla de generar beneficios cuando una acción baja. Lo que se hace en este caso es pedir prestada la acción a un tercero al que tendrás que devolvérsela al cabo de un tiempo con unos intereses por esa cesión. Tienes que tener en cuenta que no todos los brókers trabajan con posiciones cortas.

Esas acciones las puedes vender en el mercado antes de que caigan y después recomprarlas más baratas. Así, ganarás dinero por la diferencia entre el precio de venta y el de recompra.

Eso sí, en caso de que la jugada no te salga bien las pérdidas pueden ser infinitas. A diferencia de una compra al uso, donde el valor puede alcanzar cero, con una venta a corto no hay límites en las ganancias que puede subir una acción y, por lo tanto, en las pérdidas que puedes experimentar,

ETSs inversos

Los ETFs son fondos cotizados que replican índices e incluso sectores enteros. Existen varios tipos de ETFs, entre ellos los ETFs inversos, que funcionan en relación inversa al índice que replican. En otras palabras, si el índice baja un 2%, el ETF subirá un 2%.

La ventaja de este tipo de herramientas es son muy fáciles de contratar y que, a diferencia de los fondos de inversión, se pueden vender en cualquier momento como si fuesen una acción.

Warrants

Los warrants son productos cotizados con los que se adquiere el derecho a comprar o vender un activo en una fecha futura a un precio determinado, pero no la obligación.

Los derechos de compra se llaman call y los de venta put. Como inversor pagarás una prima por tener este derecho, que no obligación, y esa será la cantidad máxima a vender. La ventaja de los warrants es que son productos que permiten un alto apalancamiento, limitando la pérdida a la prima.

Para ganar dinero con las bajadas a través de los warrants hay dos fórmulas:

  • La primera y más intuitiva es usar una opción de venta o put, con la que adquieres el derecho a vender una acción de una empresa a un precio determinado hasta un momento concreto.
  • La segunda es vender una opción de compra en descubierto.

CFDs

Los contratos por diferencias son muy populares pero que requieren ciertos conocimientos financieros para operar con ellos con éxito.

Un CFD es un contrato en el que dos partes acuerdan intermcabiar la diferencia entre el precio de compra y de venta del un activo subyacente. La diferencia con la venta de acciones a corto es que en este caso no hace falta comprar ni alquilar el título en ningún momento.

Un CFD lo que hace es tomar como referencia el precio de la acción y cotizar a un nivel similar. Como los warrants, tienen una alta capacidad de apalancamiento y permiten tomar posiciones bajistas o alcistas. Gracias a este apalancamiento no es necesario desembolsar el precio total del activo, sino sólo una parte.

Futuros

Los futuros son contratos derivados en los que dos partes se comprometen a intercambiar un producto a un precio determinado. Este tipo de contratos surgieron en Japón en el siglo XVII como fórmula para asegurar el precio de una cosecha ante eventualidades climatológicas. El agricultor y el comprador pactaban un precio de un año a otro, de manera que el productor se aseguraba la venta antes de recolectar y el comprador conseguía el producto a un menor precio que comprando en el momento.

Con ese trato, el comprador gana dinero si el precio de la cosecha sube desde que firmó el acuerdo hasta el momento de la entrega y el agricultor lo hará en caso contrario. Los futuros sobre acciones o cualquier otro subyacente funcionan igual.

Te puede interesar