20 años de los atentados del 11-S, el trágico día que cambió para siempre los viajes en avión

Atentado a las Torres Gemelas, Nueva York, 11 de septiembre de 2001.

REUTERS

  • Tras los atentados del 11-S en Estados Unidos, hace ya 20 años, la Comisión Europea empezó a legislar en materia de seguridad aeroportuaria.
  • Este reglamento estableció las normas que se debían seguir en todos los aeropuertos de la UE: qué se debe hacer y cómo hay que hacerlo, artículos no permitidos, estándares de seguridad, tecnología a aplicar, etc. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Se cumplen 20 años de los atentados del 11-S contra las Torres Gemelas del World Trade Center y el Pentágono, un momento histórico que impactó en todo el mundo y costó la vida a casi 3.000 personas.

Uno de los sectores más afectados fue el de la aviación, que de un día para otro vio cómo los cimientos de su seguridad se tambaleaban.

Tras este suceso disruptivo de alto impacto, se llevaron a cabo cambios radicales y significativos en el diseño, procedimientos de control de los pasajeros, sus pertenencias y su equipaje de mano y bodega.

Después de que los secuestradores tomaran 4 aviones la mañana del 11 de septiembre de 2001, EEUU renovó su proceso de control de seguridad en los aeropuertos para evitar ataques similares.

El CEO de Palantir, una misteriosa startup de big data, dice que todas las semanas descubre que se ha frustrado un nuevo ataque terrorista en Europa

Antes del atentado, EEUU recurría a empresas privadas para controlar a los pasajeros antes de los vuelos. 

Los ataques demostraron que los aeropuertos eran objetivos vulnerables para los terroristas y hubo un cambio de paradigma para crear un entorno más seguro y protegido.

Según señala la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA) a Business Insider España, desde 2001 los gobiernos de todo el mundo han creado nuevas organizaciones para implementar sistemas de seguridad aeroportuaria.

Además, se han realizado inversiones masivas tanto en tecnología como en la contratación y capacitación de personal de seguridad.

Mujeres de la Guardia Civil en el Aeropuerto de Madrid Barajas
Guardia Civil

Guardia Civil

La Comisión Europea adoptó una política común de seguridad aérea aeroportuaria (Reglamento 2320/02 de 2002) para la protección de la aviación civil contra actos de interferencia ilícita. 

Antes de esta normativa, lo que se seguían eran las recomendaciones de la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI). 

Cada Estado Miembro tuvo que adoptar un programa nacional de seguridad de la aviación civil para garantizar la aplicación de las normas comunes y designar una autoridad competente encargada de coordinar y controlar la aplicación del programa nacional de control de la calidad.

En el caso de España se creó el Programa Nacional de Seguridad de la aviación civil y se designó a AESA como Autoridad Competente en esta materia.

En noviembre de 2001, el gobierno estadounidense creó la Administración de Seguridad en el Transporte (TSA) para encargarse de la seguridad en los aeropuertos. 

Qué ha cambiado desde entonces

Hace 20 años, los pasajeros podían pasar los controles de seguridad sin quitarse los zapatos, cinturones o ropa de abrigo. 

Con relación al equipaje de mano, no era necesario declarar separadamente los equipos electrónicos, líquidos, geles y aerosoles en cualquier cantidad.

Pero la creación de la TSA trajo consigo nuevas restricciones que siguen aplicándose a día de hoy, como el limitar las cantidades de líquidos en cabina y la instalación de escáneres de cuerpo entero.

AESA indica que algunas de las medidas de seguridad que se han implementado durante estas décadas, de carácter no exhaustivo, son:

  • Despliegue de sistemas de detección de explosivos para la inspección de equipajes.
  • Controles de seguridad para empleados.
  • Nuevas políticas de contratación para el personal que trabaja en los aeropuertos y compañías aéreas.
  • Restricciones sobre el transporte de líquidos en cabina de pasajeros.
  • Inspección del 100% de la carga aérea transportada en aviones de pasajeros.
  • Refuerzo de las puertas de las cabinas de los aviones comerciales a fin de protegerlos contra intrusiones.
  • Uso de tecnología avanzada de imágenes para la detección de explosivos portados por pasajeros.
  • Refuerzo de los sistemas de protección y vigilancia en la zona pública de los aeropuertos.
  • Creación de un régimen de seguridad en la cadena de suministro aérea.
  • Desarrollo de programas de control de la calidad de la seguridad en la industria de la aviación.

Otros hitos reseñables para los cambios

Aunque el ataque terrorista del fatídico 11-S supusiese un punto y aparte en las medidas de seguridad implantadas hasta la fecha, hubo otros sucesos que remarcaron la necesidad de un mayor control.

El atentado de Lockerbie en Reino Unido en 1988, vinculado a explosivos en el equipaje de bodega de un pasajero, fue el antecedente de la inspección a partir de 2003 del 100% de todos los equipajes de bodega. 

Por otro lado, los intentos de atentados en Londres de 2006, donde se intentó atentar con explosivos líquidos, desencadenaron el control e inspección de líquidos en el equipaje de mano. 

En 2010, la TSA comenzó a instalar escáneres de cuerpo entero después de que el 'terrorista de la ropa interior' intentara detonar un dispositivo oculto bajo su ropa.

En constante actualización

"Es claro que las medidas que se han establecido tras los atentados del 11-S han demostrado su eficacia", señalan desde AESA. 

"Sin embargo, la naturaleza cambiante de las amenazas contra la aviación civil hace que nos enfrentemos a una actualización de los procesos de seguridad", explican.

Por ello, los Estados y Autoridades competentes deben actualizar su evaluación del riesgo de manera continua para garantizar la seguridad de la aviación civil.

Si bien las medidas de seguridad fueron objeto de una intensa reconstrucción tras los atentados del 11-S, desde AESA aseguran que hoy en día debemos seguir siendo estrictos en su aplicación.

Complicaciones para los pasajeros

Los aeropuertos y las aerolíneas se enfrentan a nuevos desafíos en la gestión del flujo de pasajeros, minimizando las demoras y mejorando la experiencia del usuario en los controles de seguridad.

El refuerzo de los controles en los aeropuertos ha creado más complicaciones para los pasajeros, pero también ha eliminado en gran medida los posibles ataques.

Según apunta AENA a Business Insider España, las nuevas amenazas determinan modificaciones o nuevos reglamentos y la introducción de nuevas tecnologías de inspección como

  • Implementación a nivel europeo de protocolos de respuesta ante amenazas con drones tras varios incidentes ocurridos en los últimos años.
  • Se han incrementado las inspecciones en carga aérea debido a nuevas amenazas.
  • Se han realizado nuevos desarrollos técnicos en equipos de detección de todo tipo de artículos prohibidos.
  • Nuevas actuaciones para hacer frente a los ciberataques.
Colas para pasar el control sanitario en el aeropuerto de Barajas.
Colas para pasar el control sanitario en el aeropuerto de Barajas.

Los pasajeros parecen haberse aclimatado a estos cambios y ya no se quejan de las largas colas y las restricciones de tiempo que causan las nuevas regulaciones.

Cándido S. Pérez Serrano, socio responsable de Infraestructuras, Transporte, Gobierno y Sanidad de KPMG, añade que los cambios en las cabinas y en los procedimientos de operaciones han tenido una menor afectación respecto de la experiencia de vuelo.

Es más, según Pérez, el impacto de los atentados ha convertido en normal, aceptable e incluso, necesario para los usuarios las necesidades de identificación y la revisión y limitación del equipaje. 

"La demanda de seguridad por parte de los usuarios se ha convertido ya en condición indispensable para viajar", asegura. 

El experto considera que el impacto en tiempo de las medidas adoptadas es proporcionalmente mayor en los vuelos de radio corto.

Esto puede suponer un cierto deterioro de la competitividad frente a otros modos de transporte que puedan suponer una alternativa real, según Pérez.

"En todo caso, las medidas dirigidas a la mejora de nuestra seguridad han sido asumidas por los viajeros, y, hasta el inicio de la pandemia, la evolución del tráfico aéreo fue claramente positiva", apunta.

Otros artículos interesantes:

"En un atentado, la policía acordona la zona y toma el control, aquí no ha sido así": el lamento del responsable TIC de una universidad española tras un ciberataque

La próxima pandemia podría ser consecuencia del bioterrorismo, según Bill Gates

De la aerolínea creada para atrapar criminales a los supuestos aviones de Ikea: 5 compañías aéreas fantasma que jamás tuvieron ni un avión ni un empleado