Pasar al contenido principal

Alemania levanta su confinamiento con una de las tasas de mortalidad más bajas del mundo: las claves de su lucha sin trucos ni atajos contra el coronavirus

La canciller alemana Angela Merkel pasea con sus guardaespaldas en Berlín
La canciller alemana Angela Merkel pasea con sus guardaespaldas por Berlín. Associated Press
  • La respuesta alemana al coronavirus ha liderado el rumbo en Europa y ha recibido elogios de todo el mundo.
  • Su éxito inicial en la contención del brote se atribuyó en marzo a los test masivos, al rápido confinamiento, a un robusto sistema sanitario y a la buena suerte.
  • No obstante, ese éxito se ha mantenido en abril y mayo, y el país ha comenzado el proceso de desconfinamiento de manera gradual con una de las tasas de mortalidad más bajas del mundo.
  • A pesar de ello, el país sigue siendo cauteloso. El Bundestag aprobó este jueves una nueva ley que impone más pruebas y el rastreo a través de mapas del virus con la esperanza de eliminarlo.
  • El país ha tenido sus críticos a lo largo del camino, pero esto es lo que ha hecho para llegar a la meta.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

En conjunto, Alemania ha lidiado con su brote de coronavirus mucho mejor que la mayoría de los países del mundo.

El pico de su brote —el período marcado por el mayor número de nuevas infecciones diarias— se produjo entre el 26 de marzo y el 3 de abril, durante el cual mantuvo una tasa de mortalidad muy inferior a la de España e Italia.

Tal y como publicó Business Insider a finales de marzo, esa buena gestión alemana pasó por un temprano confinamiento, un ágil impulso de los test masivos, un sistema de salud bien engrasado y un inequívoco mensaje del Gobierno. 

Siete semanas después, cuando el país comienza a avanzar en el proceso de desescalada, la situación no ha variado demasiado.

El número de reproducción (R) —que indica cuántas personas infecta de media la persona, e indica la rapidez con la que se está propagando el virus— se ha mantenido siempre por debajo de 1, salvo por un aumento de 0,65 a 1,1 el pasado fin de semana.

El país ha capeado la tormenta sin problemas, y su índice R se redujo a 0,8 este miércoles.

El sol se pone tras los edificios del distrito bancario de Frankfurt el 9 de mayo de 2020.
El sol se pone tras los edificios del distrito bancario de Frankfurt el 9 de mayo de 2020. Associated Press

Las autoridades afirmaron que el aumento fue causado por brotes en varias residencias de ancianos y una fábrica. Renania del Norte-Westfalia, donde se encuentra la fábrica, reaccionó reimponiendo rápidamente el confinamiento, que finalizó este viernes.

"Si se compara la tasa de mortalidad de Alemania con la de otros países, queda claro que el número de muertes en Alemania no ha crecido tanto como se podría haber temido", escribió el 14 de mayo el periódico Die Zeit, cuyo sistema de rastreo de virus se ha convertido en un recurso de gran utilidad en Alemania.

Aún así, el gobierno continúa movilizándose con determinación contra el virus.

La Ley de Protección contra la Infección

Este jueves, el Bundestag aprobó la Ley de Protección contra la Infección, un conjunto de precauciones para ayudar a evitar el peligro en el país cuando empiece a volver a la normalidad.

  • Las pruebas en residencias y hospitales se incrementarán drásticamente. Alemania ya está haciendo pruebas a cientos de miles de personas a la semana.
  • Las autoridades sanitarias deben registrar todos los resultados negativos de las pruebas y las personas consideradas "curadas", para que el gobierno pueda mapear el virus.
  • Las enfermeras y los trabajadores de la salud tendrán derecho a un bono de 1.000 euros (1.080 dólares). Antes de la crisis existía una escasez de estos trabajadores clave debido a los bajos salarios.
  • Las aseguradoras de salud ahora deben pagar las pruebas de anticuerpos de sus clientes, incluso si no tienen síntomas.
  • Las aseguradoras de salud deben facilitar la disponibilidad de las vacunas contra la gripe. A medida que se acerque el invierno, el gobierno quiere minimizar la presión que los pacientes con gripe puedan ejercer sobre los servicios de salud.
Clientes haciendo cola en Múnich el 12 de mayo de 2020, después de que algunos negocios reabrieran.
Clientes haciendo cola en Múnich el 12 de mayo de 2020, después de que algunos negocios reabrieran. Andreas Gebert/Reuters

"Estamos viendo unidades de cuidados intensivos medio vacías"

En las últimas semanas, Alemania ha seguido haciendo pruebas masivas a la población, controlando a los que dan positivo, y ha mantenido las unidades de cuidados intensivos muy por debajo de su capacidad.

Esto ha permitido que aquellos que se encuentran en las condiciones más críticas tengan acceso rápido y sin restricciones a aparatos que salvan vidas, como los respiradores.

"Estamos viendo unidades de cuidados intensivos medio vacías en Alemania", señaló el 26 de abril el epidemiólogo de referencia en el país, Christian Drosten.

"Esto se debe a que comenzamos pronto los diagnósticos a gran escala y detuvimos la epidemia, es decir, bajamos el número de reproducción por debajo de 1".

Leer más: La economía de Suecia probablemente no se beneficiará de su decisión de evitar el confinamiento, según adelantan los analistas

Alemania tiene actualmente la capacidad de analizar alrededor de 838.000 muestras de COVID-19 a la semana, según publicó Reuters el martes.

Aquellos que dan positivo son vigilados de cerca, incluso después de que vuelven a recuperarse a sus hogares.

En Heidelberg, en el suroeste de Alemania, hubo médicos que recorrieron la ciudad revisando a los recién diagnosticados con COVID-19, haciéndoles análisis de sangre y comprobando si habían empeorado, según publicó el New York Times en abril.

Un confinamiento tan efectivo que estuvo a punto de resultar contraproducente...

Drosten, que es director del Instituto de Virología de Berlín, añadió que le preocupaba que el confinamiento hubiera funcionado tan bien que algunos ciudadanos no entendieran los peligros del virus.

De hecho, surgieron protestas contra el confinamiento en toda Alemania a partir del 25 de abril. Desde entonces se han producido muchas más.

A pesar de que hubo un fuerte apoyo al distanciamiento social y una aceptación generalizada en cuanto al confinamiento, muchos alemanes también han considerado que el Estado ha ido demasiado lejos y que está arruinando la economía.

Se prevé que 10.000 manifestantes en contra del confinamiento se reúnan en Múnich el 16 de mayo.

Oficiales de policía rocían con gas pimienta a manifestantes en Berlín, Alemania, el 9 de mayo de 2020.
Oficiales de policía rocían con gas pimienta a manifestantes en Berlín, Alemania, el 9 de mayo de 2020. REUTERS / Christian Mang

"Para muchos alemanes soy el tipo malvado que está paralizando la economía", dijo Drosten el 26 de abril.

Alemania comenzó con el pie derecho

Mientras que España e Italia vieron tasas de mortalidad de hasta el 10% a finales de marzo, la tasa de mortalidad de Alemania en ese mismo momento, es decir, hacia el 27 de marzo, fue del 0,74%.

Su éxito se atribuyó a cuatro factores:

  • Test: entre 120.000 y 500.000 personas fueron sometidas a pruebas cada semana, según diversos informes. 
  • Preparación: Alemania gasta más en atención médica per cápita que la mayoría de los países europeos. También tiene el segundo mayor número de camas de cuidados intensivos per cápita en Europa.
  • Confinamiento: Alemania impuso el cierre el 22 de marzo, relativamente pronto en relación a su brote. Otros países, como Estados Unidos y el Reino Unido, no fueron tan rápidos y lo han terminado pagando.
  • Suerte: El 27 de marzo, la edad media de un alemán infectado con el coronavirus era de 46 años, mientras que en Italia era de 63. Las personas mayores son, de media, mucho más propensas a morir por el virus.

Alemania ve la luz al final del túnel

Alemania ha comenzado a reabrir algunas escuelas y ha permitido que los negocios y lugares religiosos abran sus puertas. También planea reabrir sus fronteras a los países vecinos el 15 de junio.

La gente disfruta del sol en el Landwehrkanal de Berlín el 9 de mayo de 2020.
La gente disfruta del sol en el Landwehrkanal de Berlín el 9 de mayo de 2020. Christian Mang/Reuters

En algunos estados, los museos y restaurantes han estado abiertos más de una semana.

Este sábado, además, se reanudó la Bundesliga. Es la primera de las grandes ligas de fútbol que se han reactivado, aunque por seguridad las gradas permanecerán vacías el resto de la temporada, y los apretones de manos entre equipos están prohibidos.

Leer más: Un chico de 17 años ha creado una web de seguimiento del coronavirus que recibe más de 30 millones de visitantes al día y ha rechazado una oferta de 8 millones de dólares para poner publicidad

El ministerio del Interior dijo el viernes que los recién llegados de la UE, de la zona Schengen y del Reino Unido no estarán obligados a pasar por una cuarentena obligatoria de dos semanas a su llegada. Los de otras naciones, como los Estados Unidos, sí lo harán.

España, en cambio, ha impuesto una cuarentena obligatoria de dos semanas a todos los extranjeros que pisen el territorio, sean o no europeos, mientras dure el estado de alarma.

Hasta este sábado han muerto 1.294 alemanes a causa de la pandemia del coronavirus, con 175.699 casos confirmados. La tasa de letalidad se sitúa en torno al 4,5%.

Esta tasa ha aumentado en Alemania en las últimas semanas debido a la evolución de la enfermedad: los contagiados tardan días o incluso semanas en ser hospitalizados y, luego, entran en las unidades de cuidados intensivos para luchar por sus vidas.

De cualquier manera la tasa de mortalidad de Alemania todavía es relativamente baja en comparación a otros países. En el Reino Unido es del 14%, en Estados Unidos es del 6%, en Francia del 15% y en España se sitúa en torno al 12%.

Voluntarios médicos caminando hacia una consulta médica después de tomar muestras
Voluntarios médicos caminando hacia una consulta médica después de tomar muestras. Sean Gallup/Getty Images

El miércoles, se le preguntó a la canciller Angela Merkel cómo debía actuar la gente ahora que el confinamiento llegaba a su fin. "Distanciamiento social, mascarillas y respeto", respondió.

Sin embargo, los problemas del país están lejos de haber terminado. Ya se encuentra en recesión y a finales del mes pasado advirtió que este año se produciría la peor crisis económica de toda su historia.

"La economía alemana ha estado al borde de la recesión desde principios de 2019, y ya no puede continuar escondiéndose", señala Claus Vistesen, economista jefe de la zona euro de Pantheon Macroeconomics.

"La economía entró en recesión técnica a principios de año, y eso fue justo antes del colapso que se avecinaba".

Leer más: Ingeniería genética, un vector viral y ADN: así avanzan las tres vacunas del CSIC contra el coronavirus

La economía se contrajo un 2,2% en los tres primeros meses de 2020, según informó este viernes la agencia alemana de estadística.

Sin embargo, en lo que se refiere al coronavirus, Alemania ha sido la envidia de muchos países, especialmente de aquellos que fueron lentos en responder a sus propios brotes.

"Podríamos haber sido Alemania", sentenció al Sunday Times en abril una fuente del Departamento de Salud de Reino Unido, el segundo país del mundo con más fallecidos por la pandemia.

Y además