Pasar al contenido principal

Así ha funcionado la tasa Tobin en los países que la han probado

Una persona cuenta billetes de euros
REUTERS/Mohamed Abd El Ghany
  • La tasa Tobin gravará con un 0,2% las compras de acciones con una cotización superior a 1.000 millones de euros.
  • El Gobierno espera recaudar 850 millones de euros gracias a la tasa Tobin.
  • Italia, Suecia, Reino Unido y Francia han probado impuestos similares.
  • Entre las consecuencias identificadas a raíz de su aprobación en otros países destaca la huida de los inversores a otros mercados bursátiles y caída del volumen de transacciones.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La tasa Tobin y la tasa Google están ya en la rampa de salida. Aprobados ambos tributos, ahora sólo resta su implementación y ver quién tiene razón finalmente con las proyecciones de recaudación.

El Ejecutivo espera recaudar 850 millones de euros con el Impuesto sobre Transacciones Financieras y casi 1.200 más con el Impuesto sobre Determinados Servicios Digitales. Otras fuentes, como la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF), estiman una horquilla de entre 420 y 850 millones.

Qué es la tasa Tobin

La tasa Tobin es un impuesto a las transacciones financieras y recibe ese nombre por su creador, el Premio Nobel James Tobin. El economista publicó por primera vez su propuesta impositiva en 1971 en una publicación de la Universidad de Princeton.

La idea surgió tras el final del patrón oro como una fórmula para mitigar los movimientos especulativos en el mercado de divisas y la volatilidad en los tipos de cambio de las monedas de los países. De hecho, originalmente estaba pensado como un impuesto que se aplicaría al cambiar de moneda.

Esa idea original se fue ampliando con el tiempo hasta convertirse en una tasa más global sobre cualquier transacción financiera, no solo divisas, sino también acciones, por ejemplo.

Leer más: Qué es la tasa Google que acaba de aprobar el Gobierno y cómo afectará a las grandes tecnológicas y a los usuarios

Cómo funcionará la tasa Tobin en España

El proyecto de ley aprobado por el Congreso de Ministros establece “un impuesto indirecto que grava con un 0,2% las operaciones de adquisición de acciones de sociedades españolas” con una capitalización bursátil superior a 1.000 millones de euros.

El impuesto deja fuera las acciones de pymes y otras empresas no cotizadas en bolsa, así como las salidas a bolsa.

La clave en este punto es quien pagará el impuesto. El proyecto imputa a los brokers e intermediarios financieros el pago de la tasa Tobin. Lo que todavía está por ver es si éstos lo repercutirán después a sus clientes, como ya se especula.

Esta perspectiva hace que las voces críticas con la medida hayan lanzado la voz de alarma sobre los posibles efectos negativos de la tasa Tobin. El más previsible sería una caída del volumen de negociación en la bolsa, además de una caída en la rentabilidad de productos como fondos de inversión o planes de pensiones. De hecho, Inverco ya estima que la rentabilidad de los primeros caería un 7,4% y la de los segundos un 5,6% en los próximos 25 años.

Más allá de estimaciones, nada como fijarse en lo que ha ocurrido con la tasa Tobin en otros países que la han aplicado a lo largo del tiempo o que la aplican ahora: España no está sola en esta cruzada.

Francia, Bélgica, Polonia, Finlandia, Irlanda e Italia ya cuentan con su propia tasa, y otros 10 países europeos trabajan para hacerlo siguiendo las recomendaciones de la Comisión Europea. El informe A Global View of Financial Transaction Taxes (FTT) de BNY Mellon resume la situación actual

Estos fueron y son los resultados entre quienes probaron la tasa Tobin y la mantienen:

La Tasa Tobin en Suecia (1984-1991)

En 1984 Suecia estableció una tasa del 0,5% sobre las transacciones financieras que en 1986 aumentó hasta el 1%. En 1989 añadieron un nuevo impuesto en esta línea con una tasa del 0,0002 sobre la renta fija a menos de 90 días y del 0,003% para las emisiones a más de cinco años.

Curiosamente, el motivo de la tasa fueron los altos salarios de los jóvenes que se dedicaban a la industria financiera y que indignaban a sectores labores más tradicionales. El ejecutivo sueco esperaba recaudar cerca de 1.500 millones de coronas suecas. Nunca se acercaron a esas cifras. Los ingresos para el Estado se limitaron a entre 50 y 80 millones de coronas.

Leer más: Qué comisiones hay que pagar para invertir en bolsa

¿Y las consecuencias en el mercado? La tónica general fue una caída en el volumen negociado y la huida de los inversores hacia la Bolsa de Oslo y de Londres. En concreto, el 60% del trading sobre las 11 compañías con mayor volumen se fue a otras plazas.

En términos generales, la bolsa sueca cayó un 2,2% el día que se anunció la tasa y un 5,35% el mes previo a su anuncio, así como un 1% adicional cuando se incrementó la tasa dos años después de su entrada en vigor.

El impacto en la renta fija fue incluso mayor: la compra de bonos se hundió un 85% y la de futuros un 98%.

La tasa Tobin en Reino Unido (1808 - Actualidad)

Bajo el nombre de Stamp Duty Reserve Tax (SDRT) o impuesto del sello, el Reino Unido gravó en 1808 la compra de acciones con un tributo ad valore de entre el 2% y el 1% del valor de la transacción.

La tasa Tobin británica funcionó con esos porcentajes hasta 1986, momento en el que se redujo al 0,5% actual. Esto sirvió al regulador para constatar que el mercado funcionaba mejor con un gravamen más recudido.

Esta tasa también ha tenido un efecto adicional: el crecimiento del mercado de derivados y CFDs (contratos por diferencias) como sustituto de las acciones. Hoy en día este mercado supone cerca de un 40% del trading en Reino Unido. Este sería un efecto totalmente trasladable a España por cómo se ha regulado la tasa.

Leer más: Cuál es el rendimiento histórico de la bolsa y cuál deberías esperar para tus inversiones

Tasa Tobin en Taiwán (1993 - Actualidad)

Taiwán probó una tasa similar sobre acciones, futuros y bonos del 0,3%, 0,1% y 0,05% respectivamente. El resultado en el mercado de futuros taiwanés de esta tasa se tradujo en una caída del volumen de negociación, ya que los inversores emigraron al mercado de Singapur.

El recorte del 80% en el gravamen sirvió para revertir la situación e incrementar en un 300% el volumen del mercado desde la caída según un estudio de CME Group.

Tasa Tobin en Francia (2012 - Actualidad)

Francia ha sido una de las grandes inspiraciones de la tasa Tobin española según la propia ministra de Economía, Nadia Calviño. El vecino galo introdujo en 2012 esta tasa que hoy en día grava con un 0,3% la compraventa de acciones cotizadas de empresas con una capitalización bursátil superior a 1.000 millones de euros (cerca de 150 empresas en el país), a lo que sumó un 0,01% a los derivados sobre bonos de países de la Unión Europea y sobre las operaciones de alta frecuencia.

La tasa recaudó 245 millones de euros el primer año y 1.450 millones de euros en 2017 cuando se aumentó su gravamen al 0,3% actual.

Tasa Tobin en Italia (2013 - Actualidad)

Italia introdujo su tasa Tobin en 2013 con un gravamen del 0,2% sobre la compraventa de acciones y del 0,2% para determinado tipo de operaciones con derivados.

A excepción del primer año, la recaudación se ha mantenido siempre relativamente estable por encima de los 400 millones de euros.

Además de estos ejemplos, un informe de BBVA Research alerta sobre los efectos de la Tasa Tobin en los países de Sudamérica que la han puesto en marcha como Argentina, Brasil, Columbia, Ecuador o México.

El estudio identifica cuatro consecuencias: caída de volumen de contratación, salida de capitales al extranjero, disminución de la recaudación fiscal total y un aumento de tipo de interés como solución para maquillar la rentabilidad de las entidades financieras.

Con estos datos, está por ver cómo afectará la tasa a la economía española y, lo más importante, quién terminará pagándola a efectos prácticos.

En lo que sí están de acuerdo gobiernos y entidades financieras es en la necesidad de armonizar este tipo de actuaciones para que sean más globales.

Y además