Pasar al contenido principal

Está demostrado que los grupos de amigos disminuyen después de los 25 años: así puedes seguir haciendo nuevas amistades

Making new friends as an adult is difficult, exhausting, and sometimes futile — but it's not just you.
Making new friends as an adult is difficult, exhausting, and sometimes futile — but it's not just you. Dean Drobot/Shutterstock
  • Hacer amigos como adulto puede ser difícil.
  • A medida que envejecemos, los cambios en la vida pueden afectar las amistades existentes, y la edad adulta puede hacer que forjar otras nuevas sea más difícil de lo que era en la adolescencia.
  • Pero es posible hacer nuevos amigos en la edad adulta con unos simples pasos.
  • Es un proceso que requiere repetición, abrirse y algo de iniciativa por tu parte.

Es similar a cómo se siente el salmón cuando nada a contra la corriente. Tratar de mantenerse en contacto con tus amigos después de la universidad, y mucho más forjar nuevas amistades, es difícil, agotador y, a veces, inútil.

Pero no eres solo tú.

Un análisis de 177.000 personas descubrió que los grupos de amigos se expanden hasta aproximadamente los 25 años, después de lo cual encogen como un jersey en la secadora. Además, una encuesta nacional realizada en 1985 encontró que el número más frecuente de amigos cercanos era de tres. Avancemos varias décadas, y ese número se ha reducido a cero. Eso es correcto, cero.

Ya sea como resultado de la paternidad, el divorcio, mudarse a una nueva ciudad o simplemente centrarse en la familia y la carrera, tener que hacer nuevos amigos no termina en el patio de recreo. Es una tarea y una habilidad que revisamos una y otra vez a lo largo de la vida.

Cuando se trata de hacer amigos, la semántica revela un detalle importante: hacemos amigos. Hacer un amigo no es suerte ni oportunidad: es un proceso, lo que en realidad es una buena noticia. No tienes que esperar a que las estrellas se alineen; en cambio, con tres factores (repetición, abrirse y algo de iniciativa) podemos dar un empujón a las estrellas.

Leer más: 9 signos que indican que es hora de terminar una amistad

1. Sé un habitual

Existe una sensación predominante de que el hecho de tener intereses compartidos (el amor por la petanca, la política demócrata o el tango argentino) precede a la amistad. Y mientras que el amor mutuo de las películas de David Lynch no puede hacer daño, el verdadero ingrediente mágico es considerablemente menos sexy que los intereses compartidos: la repetición.

Seeing people on a regular basis is a key part of making new friends.
gmlykin/Shutterstock

Otro estudio clásico de amigos en un edificio de apartamentos en la universidad revela que los individuos más populares eran simplemente aquellos que vivían en las áreas en las que pasaba más gente: antes del primer tramo de escaleras.

Por lo tanto, piensa en cómo ver a las mismas personas de manera regular. Descarta los encuentros ocasionales o eventos especiales, y busca actividades donde las mismas personas se presenten todos los días o todas las semanas, como ir al parque local a pasear el perro, ensayar en un coro, salir a correr en grupo los jueves por la noche, o en cualquier lugar en el que puedas ser un "habitual".

¿El objetivo? Sigue apareciendo. Comprométete con cualquier actividad nueva durante al menos unos meses. El sentido común dice que hacen falta de seis a ocho conversaciones, más allá del "Oye, ¿qué tal estás?" antes de que la gente nos considere un amigo.

Leer más: La ciencia ha dado con la fórmula para hacer amigos y el tiempo que te costará

2. Habla de ti mismo

Para los tímidos responder a las preguntas que surgen al conocer gente nueva puede ser una tortura: "¿Y qué haces para trabajar? ¿De dónde eres? ¿Qué te ha traído a esta ciudad?"

Pero puede ser igual de frustrante para nuestro interlocutor tener que interrogarnos.

Telling someone the details of your life sparks them to share with you, which can be the first step toward making a friend.

Por lo tanto, experimenta compartiendo los detalles de tu vida más libremente. Si eres tímido prueba a tener iniciativa y ofrecer más de lo que habitualmente das.

Esto puede parecer erróneo, como si estuvieras hablando demasiado, siendo molesto o convirtiéndolo sobre ti, pero si eres conocido por ser parco en palabras, date permiso para hacerte notar. La investigación muestra que lo que atrae a otros es ser abierto, específicamente cuando es de forma "sostenida, escalada, recíproca y personalista".

Seas introvertido, extrovertido o estés en cualquier otro punto intermedio, contarle a alguien los detalles de tu vida puede impulsarles a compartir sus detalles contigo, lo que a su vez os conectará más.

Incluso la charla más banal puede hacerse de un modo personal. Hablar sobre el tráfico puede ser una revelación: "Prefiero andar en bicicleta porque es mucho más rápido, pero no lo hago cuando está lloviendo así". "El tráfico estaba horrible, pero el podcast de 'La vida moderna' me ayudó a sobrellevarlo". "Las obras en la ciudad son una locura, casi no puedo ni llegar a mi cafetería favorita". Todavía estáis hablando sobre el tráfico, pero también has sentado las bases de la conversación dando un tema o dos sobre las que hablar.

Leer más: Por qué es difícil tener más de 5 amigos íntimos cuando te haces mayor

3. Empieza tú la conversación

No es tu imaginación que las personas parezcan ocupadas y no comprometidas cuando se trata de hacer nuevos amigos. Pero siempre que muestres un poco de amabilidad (no gruñas y mires fijamente su teléfono cuando digas hola) prueba esta mentalidad: asume que les gustas y actúa como si fuera así.

Making a new friend requires conversing — be the reason that a conversation starts.

Ilumínate cuando los veas. Comparte un poco de tu vida. No esperes a que inicien el "hola" o sugieran probar el nuevo restaurante, sé la razón por la que comienza la conversación.

En mi experiencia como psicólogo casi todo el mundo tiene miedo de ser rechazado. Así que empieza tú. Se sentirán aliviados y estarás en el camino a tener esas seis u ocho conversaciones.

No hay ninguna duda al respecto: es difícil superar el ajetreo y la ambivalencia de la vida para conocer a un nuevo amigo después de lanzar nuestros birretes. Pero no te desesperes: el polvo de estrellas que es la amistad potencial está a nuestro alrededor. Interacción a interacción, conversación a conversación, iniciativa a iniciativa, realmente podemos, como nos recuerda la canción de Girl Scouts, hacer nuevos amigos.

Ellen Hendriksen, PhD, es psicóloga clínica, galardonada presentadora del podcast Savvy Psychologist, y autora de How to Be Yourself: Quiet Your Inner Critic and Rise Above Social Anxiety. Síguela a @ellenhendriksen.

Te puede interesar