Pasar al contenido principal

7 trucos para hackear tu mente y evitar las compras impulsivas

Cómo evitar las compras por impulso
Getty Images
  • Medir cuánto te cuesta un producto en horas de trabajo o aplicar la regla de los 7 días -dejar pasar una semana antes de lanzarte a consumir-, trucos para evitar adquirir bienes innecesarios.
  • También puede ser práctico hacer una selección previa de los artículos, dejar la tarjeta en casa antes de ir al centro comercial o establecer un aviso en tu cuenta bancaria cuando superes un cierto límite.
  • Comparar servicios, ofertas, características y precios para así poder elegir aquello que más te conviene, clave.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Entras en una tienda con el objetivo de adquirir un móvil nuevo. Tienes en mente un presupuesto máximo de 250 euros porque sostienes que no te hace falta un prodigio tecnológico. Ni transcurrida media hora, después de darle varias vueltas, sales del establecimiento con un teléfono de 500 euros bajo el brazo. ¿Qué ha sucedido? Pues seguramente que la presentación de los terminales, la verborrea del vendedor, los descuentos o las facilidades de pago -que en ocasiones no lo son tanto- te han llevado a cambiar de parecer en menos de 30 de minutos.

También cabe la posibilidad de que, además de esas influencias, estuvieses, de alguna manera, predispuesto a modificar tu punto de vista. En muchos casos, el 'enemigo' está en casa: aquí te explicamos 6 trampas que te tiende tu propio cerebro para impedir que ahorres. Por ello, si de verdad quieres no tirar el dinero, conviene tomar ciertas precauciones tanto de hecho como mentales. Te contamos cómo puedes hackear tu mente para evitar comprar lo que no te hace falta.

Consejos para dejar a un lado las adquisiciones innecesarias

Con la Papá Noel, Los Reyes, y las rebajas de enero acechando a la vuelta de la esquina, viene más a cuento si cabe tomar ciertas medidas para que tu bolsillo no sufra si sales de compras. Aquí van ciertas claves para conseguirlo.

Leer más: Todo lo que debes saber sobre el dinero en cada etapa de tu vida

Fuera tentaciones

El primer error que comete una persona que sigue una dieta es ir al supermercado y llevarse dulces, bollería industrial, alcohol, etc. Como es lógico, una vez que la tentación está en casa, caer en ella es una mera cuestión de tiempo. Algo similar ocurre con las compras: ir de tiendas para pasar el rato, por estar aburrido o adquirir productos innecesarios lleva irremediablemente a gastar de forma inútil.

¿Realmente necesito el artículo o el servicio?

Cada vez que valores un gasto, no está de más encajarlo en una de estas categorías: imprescindible (el alquiler o la hipoteca, entre otros dispendios), necesario (la ropa, por ejemplo) o superfluos (como puede ser salir a cenar fuera). Del mismo modo, resulta aconsejable que, de manera honesta, te preguntes si ese producto o servicio te hace falta de verdad. Sólo con ese ejercicio podrás llevar a cabo una criba que te ayude a no cometer 10 errores que pueden hacer que estés desperdiciando dinero a diario.

Medir el precio de un producto en horas de trabajo

Si llegado el momento, estando ya en un centro comercial o en una gran superficie, dudas entre un artículo más caro u otro más económico, quizá pueda ser buena idea realizar el cálculo en tiempo de trabajo que te supone quedarte con el más costoso. De esa manera podrás ser plenamente consciente de lo que implica cada opción para ti.

Leer más: Claves para descifrar y entender tu nómina de una vez por todas

La regla de los 7 días

También puede resultarte práctica la conocida como regla de los 7 días. Su funcionamiento es sencillo: se trata de, una vez detectado un artículo que sea de tu interés, posponer su compra durante una semana. Esa técnica te permite pensar con detenimiento si realmente ese bien o servicio te hace falta. Transcurrido ese periodo, si lo has sopesado con calma y sigues creyendo que necesitas el producto, será más razonable hacerte con él. Gracias a este pequeño truco te librarás de las compras impulsivas, que son una de las grandes amenazas para la cartera.

Evitar el endeudamiento

Además de las pequeñas 'jugadas' que le hagas a tu mente, hay otras prácticas que igualmente pueden ayudar a gastar menos. Comprar sin motivo entraña riesgos para tus finanzas personales, pero más aún que pidas prestado para hacerlo. Así que, salvo que sea estrictamente necesario o sea para una adquisición de importancia (un coche, por ejemplo), lo más recomendable es no contraer deudas destinadas a efectuar compras.

¿Existen otras opciones más baratas?

Antes de lanzarte a adquirir un bien, siempre es aconsejable que valores si hay otros productos o servicios más asequibles para el bolsillo. La competencia en la mayoría de los sectores que conforman el mercado es brutal, lo cual puedes -y, en la medida de lo posible, debes- aprovechar para encontrar aquello que se adapte mejor a tu economía.

Leer más: 20 trucos para ahorrar en 2019 que sí funcionan de verdad

Otras recomendaciones para gastar menos

Del aspecto precedente se deriva el consejo de llevar a cabo una selección previa de los artículos. De otra manera corres el riesgo de comprar por comprar.

Asimismo, si te ves en el compromiso de ir a un centro comercial, a una tienda o similar -por ejemplo, para acompañar a alguien- y no tenías previsto comprar nada, mejor dejar la tarjeta en casa antes de salir para evitar las tentaciones que puedan surgir. En ese sentido, aquí puedes descubrir las comisiones que pueden cobrarte por usar tu tarjeta en el extranjero.

Frente a momentos de gasto como las navidades puede ser práctico establecer un aviso en tu cuenta bancaria que salte cuando rebases un cierto límite.

Comparar, el 'quid' de la cuestión

De todo lo expuesto es fácil colegir que resulta fundamental examinar diferentes productos o servicios, incluyendo ofertas y condiciones de financiación -si las hubiere-, para, de esa forma, poder elegir la opción que más te conviene.

Y además