Pasar al contenido principal

Estos son las 7 claves para ahorrar más e invertir mejor

El maneki-neko es el gato de la fortuna en la tradición japonesa.
El maneki-neko es el gato de la fortuna en la tradición japonesa. Alain Pham / Unsplash

Entre los propósitos que solemos hacernos cada cierto tiempo, sobre todo, cuando se acerca fin de mes está el de mejorar nuestra planificación financiera. Ahorrar más y mejor es nuestro objetivo cuando vemos que la cuenta se va vaciando, pero no siempre es fácil. Los expertos nos explican que no hay trucos mágicos para ahorrar rápidamente sino que es necesaria una buena planificación y una gestión adecuada de nuestras inversiones

Para mejorar tu forma de ahorrar, puedes utilizar métodos como el japonés Kakebo que te ayuden a hacerlo de una forma visual. Pero, sobre todo, lo primero que debes hacer es marcarte unos objetivos porque será a partir de estos cuando podrás saber qué necesitas para lograrlos y cómo puedes planificarte. Aquí van algunas claves que pueden ayudarte a mejorar en tu forma de ahorrar y de invertir. 

Marcarse objetivos

No es lo mismo querer ahorrar 2.000 euros, que querer ahorrar 10.000. No es igual necesitar los ahorros para la jubilación en un horizonte temporal de 25 años, que necesitarlos en 15. A la hora de hacer una planificación financiera, Paula Satrústegui, directora de planificación financiera de Abante Asesores, nos explica que lo primero que hay que hacer es marcarse unos objetivos y saber qué es lo que queremos lograr con nuestros ahorros

Marcarse un objetivo sirve para saber qué rentabilidad necesito pedirle al dinero para poder alcanzar estos objetivos y por tanto, ver si son objetivos razonables. Una vez que ya sabemos qué rentabilidad queremos podemos comenzar nuestro plan de inversión. Para elaborarlo, tenemos tener en cuenta que este sea acorde a nuestro perfil de inversión y con el plazo que queremos conseguir. 

Saber cuánto puedes ahorrar

Para conseguir nuestros objetivos tenemos que ser conscientes de qué cantidad podemos ahorrar mensualmente. No es solo que vayamos ahorrar 100 euros o 200 euros, sino ser conscientes de las implicaciones que esto tiene a la hora de llegar a nuestra meta.

"Hay que hacer un presupuesto anual inicialmente, puesto que hay gastos de carácter anual, y de relevancia, como pueden ser impuestos, seguros, etc.”, explica Javier Niederleytner, profesor del Master en Bolsa y Mercados Financieros del IEB, cuando le preguntamos cómo es mejor organizarse. Esta visión general nos facilitará conocer cuales son nuestras posibilidades de ahorro. 

Leer más: Nunca ahorrarás si no superas esta idea errónea –y muy extendida– sobre el dinero

Controlar los gastos

“Muchas veces no sabemos en qué estamos gastando el dinero con compromisos que adquirimos en su momento”, apunta Satrústegui. Si por ejemplo te apuntaste a una tarjeta de fidelización que en un primer momento era gratuita puede que luego te empezaran a cobrar y no te hayas dado ni cuenta. Al ser cobros pequeños, de alrededor de 15 euros anuales, si no analizas tus extractos bancarios pueden acabar pasando desapercibidos.

Calcular la rentabilidad que necesitamos

Si tenemos el objetivo y sabemos cuanto podemos ahorrar, podemos calcular cuál es la rentabilidad que necesitaremos para lograrlo. Es decir, cuanto nos tiene que dar el dinero para lograr los objetivos. Si solamente dejamos nuestro dinero en una cuenta, la inflación se irá comiendo este dinero y dentro de unos años aunque tengamos la misma cantidad de dinero, esta valdrá menos. Por eso es importante, hacer una planificación financiera. Esta nos podrá ayudar a salvar la inflación o lograr la rentabilidad que nos marquemos en el horizonte temporal que hayamos elegido. O por el contrario, nos permitirá ser conscientes de que los objetivos que nos hemos marcado son inalcanzables. 

Hay que ser conscientes de que en el momento actual, con los tipos de interés al mínimo, ni la renta fija ni los depósitos ofrecen rentabilidades muy atractivas. Por lo que quizá, sea necesario optar por fondos de inversión u otro tipo de inversiones.  

Saber qué perfil de riesgo tenemos

“El perfil de riesgo es una cuestión psicológica es como el que dice yo no voy a hacer puenting porque no está en mi naturaleza. Hay gente que vive tranquilo con el riesgo, pero hay gente que no”explica Victor Alvargonzález, estratega de inversiones.  Definirlo nos servirá para saber en qué productos se puede invertir y cuáles son los más adecuados para nosotros. Un perfil muy conservador, por ejemplo, tendrá una menor exposición a la bolsa que alguien al que no le importe arriesgar más.  

"Hay que evitar vivir al límite puesto que siempre tendremos imprevistos y no engañarnos con nuestra tolerancia al riesgo", apunta Niederleytner sobre este aspecto. Además, hay que ser conscientes de que si vamos a necesitar ese dinero en el plazo quizá sea mejor no invertirlo e invertir solo lo que no vayamos a necesitar en el corto plazo. 

Invertir en productos en el momento adecuado

“Hay que comprar en los mercados cuando es temporada”, apunta Alvargonzález. Este experto señala que hay productos que son atractivos por el momento en el que nos encontramos. En este sentido, señala que ahora, por ejemplo, la renta variable europea está en un buen momento para comprar. Por un lado se enmarca dentro de unas perspectivas macroeconómicas de crecimiento y por otro, las bolsas europeas todavía no se han revalorizado tanto como las estadounidenses. Entre las opciones menos atractivas en estos momento, se encuentra por ejemplo la renta fija española a largo plazo.

Diversificar las inversiones

Al hilo de lo anterior, este punto está ligado con tener una cartera de inversiones diversificada. Algo que responde a la máxima de no poner todos los huevos en la misma cesta.

Una opción para conseguir esto son los fondos de inversión, apunta Satrústegui, que pueden combinar en un mismo producto varios tipos de inversiones. Alvargonzález señala que es importante diversificar comprando activos interesantes por sí mismo, porque si compramos uno que compense al otro al final la suma será cero, porque si uno sube, el otro bajará.

Después de tener en cuenta estos pasos, a la hora de gestionar las inversiones también hay que ser conscientes de si sabemos o no de finanzas. En caso de no tener conocimientos financieros, una opción es acudir a un asesor. 

Te puede interesar

Lo más popular