Pasar al contenido principal

Acciones de alto dividendo, oro, o bonos: cómo invierten los inversores más conservadores en España de cara al ahorro para su jubilación

Ahorro para la jubilación
Getty Images
  • En España la media de los inversores siempre ha querido optar por productos menos arriesgados para intentar evitar los males que generan los descensos en las bolsas. 
  • Un 40% de los ahorradores no se deciden siquiera a dar el paso a convertirse en inversores, limitándose a almacenar su capital en cuentas corrientes y depósitos que apenas les generan rentabilidad. 
  • ún así hay inversores que tienen un perfil más defensivo y que tácticamente hacen buenos movimientos con sus ahorros siguiendo un procedimiento claro sobre dónde destinan su dinero.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Los inversores tienen muchos frentes abiertos cuando ya nos encontramos en el ecuador del ejercicio. La volatilidad que muchas veces se imprime en el mercado genera bastante escepticismo a la hora de mover nuestros ahorros de cara a la jubilación. Más aún cuando escuchamos todos los días los efectos de la guerra comercial o la posible entrada en recesión de Estados Unidos. 

Ante este panorama, la mayoría de los ahorradores mantienen posiciones conservadoras. En España, no es ningún secreto, la media de los inversores siempre ha querido optar por productos menos arriesgados para intentar evitar los males que generan los descensos en las bolsas. 

Multitud de gestores habrán oído a menudo la frase típica de “quiero ganar dinero, pero en algo que sea seguro”. Aunque no sean mucho esas ganancias, pero al menos para no perder nivel patrimonial de cara a afrontar la jubilación. Es algo que se ha hecho bastante habitual en el mundo de la gestión de carteras. 

Un 40% de los ahorradores no se deciden siquiera a dar el paso a convertirse en inversores, limitándose a almacenar su capital en cuentas corrientes y depósitos que apenas les generan rentabilidad. 

Aún así hay inversores que tienen un perfil más defensivo y que tácticamente hacen buenos movimientos con sus ahorros siguiendo un procedimiento claro sobre dónde destinan su dinero. ¿Cuáles son esas alternativas?

Leer más: Descubre las alternativas para invertir tu dinero ahorrado y batir a la inflación

Acciones de altos dividendos

Los beneficios empresariales crecen por encima de sus obligaciones fiscales
Los beneficios empresariales crecen por encima de sus obligaciones fiscales Getty Images

Sin duda uno de los métodos que suelen utilizar los inversores más defensivos es apostar por acciones que proporcionen una alta rentabilidad por dividendo. Esto garantiza un retorno estable con el tiempo y, en el caso de que las condiciones de mercado sean adversas, tienes la capacidad de tener ganancias o al menos perder menos capital. 

Sectores como el energético y el bancario han sido, tradicionalmente, los más generosos a la hora de retribuir al accionista. Con todo, no se puede comparar el riesgo que se acomete con la compra de un bono con el de ser accionista de una compañía cotizada en bolsa, según explica Antonio Castelo, responsable de renta variable de iBroker.
 

Depósitos: una alternativa que ya no da grandes rendimientos

Una mujer mirando sus cuentas bancarias en el móvil.
Getty Images

Hace muchos años los inversores españoles de un perfil más conservador se refugiaban con la compra de depósitos bancarios. Es decir, plazos fijos de inversión que podían rentar entre el 5% y el 7%

Sin embargo, con la entrada de los tipos de interés a cero por parte del Banco Central Europeo esos porcentajes se limaron por debajo del 2% de media. Menos aún si se descuentan los costes de comisiones. Con todo, puede ser una alternativa aceptable para proteger una buena parte del patrimonio. Al menos “para cantidades que no tengamos que tocar durante un tiempo”, advierte Castelo. 
 

Bonos gubernamentales y corporativos, pero a largo plazo

Contratación de bonos corporativos
Getty Images

El panorama de tipos de interés bajos, en el cero nominal, deja en cuadro a la rentabilidad de la renta fija, especialmente la pública, y limita mucho la de los bonos corporativos, lo que obliga a los inversores a acostumbrarse a retornos muy limitados, muy pegados al 1% o al 2%. O incluso menos. 

Con todo, este tipo de rendimientos ayuda a la mantener el capital y, en muchos casos, ayudan a batir a la inflación, lo cual es el primer objetivo que tienen en mente los inversores más conservadores. 
 

Oro y divisas como inversión táctica para protegerse

Empleada indonesia con un lingote de oro
Reuters

Cuando la volatilidad arrecia una alternativa bastante común por parte de los inversores más defensivos es optar por oro o divisas como el yen. Generalmente son activos que en escenario recesivos tienen un comportamiento alcista. 

En opinión de Castelo, tener este tipo de activos en cartera sirve para generar movimientos tácticos conservadores “que dotan de mayores rentabilidades a nuestros ahorros”. Es una de las mecánicas más utilizadas. También, para apuestas de cara a largo plazo con asignaciones mínimas.
 

Y además

Lo más popular