Pasar al contenido principal

Cómo el ISIS recaudó cientos de millones en impuestos y montó hasta su propia DGT

Un miembro del ISIS
Militant website / AP
  • Documentos publicados por The New York Times revelan que el Estado Islámico implentó servicios sociales en sus territorios.
  • En su cénit, el grupo usó los impuestos recaudados para montar servicios de recogida de basuras y una dirección general de tráfico.
  • El grupo terrorista recaudó cientos de millones de dólares en impuestos sobre bienes agrícolas, los cuales también se usaron para expandirse por Irak y Siria.

Varios documentos publicados por The New York Times revelan cómo el Estado Islámico usó los impuestos recaudados para financiar su expansión, así como para desarrollar varios servicios sociales incluyendo un servicio de recogida de basuras y una dirección general de tráfico.

Durante sus múltiples viajes a Irak, el reportero de The New York Times Rukmini Callimachi recuperó 15.000 páginas de documentos internos del Estado Islámico en comisarías abandonadas y campos de entrenamiento que habían sido usados previamente por el grupo.

Los documentos revelan que, esencialmente, el grupo terrorista gravaba todo lo que podía y usaba ese dinero para autofinanciar sus programas de expansión por Irak y Siria. Los fondos también eran usados para sufragar numerosos servicios sociales.

Antiguos habitantes de las regiones ocupadas por el Estado Islámico comentaron a The New York Times que, a pesar de las campañas policiales y las ejecuciones públicas, las calles de las regiones tomadas por el ISIS siempre estaban limpias.

“El servicio de recogida de basuras era el número uno cuando estaba controlado por el ISIS”, explicaba un camionero de 42 años a The New York Times.

Además, el Califato creó oficinas municipales que registraban documentos oficiales de nacimiento y matrimonio e, incluso, puso en funcionamiento su propia dirección de tráfico que monitorizaba y tenía un registro de los vehículos que había en las carreteras.

Los recibos y libros contables obtenidos por The New York Times muestran que de donde el grupo terrorista obtenía mayores ingresos era de los impuestos sobre bienes usados diariamente, como el trigo o la leche, y también de las ganancias obtenidas por los impuestos sobre los bienes vendidos en los mercados que controlaban.

Leer más: Más países sufren terrorismo, pero hay menos muertes

De acuerdo con los documentos, el grupo terrorista ganó millones de dólares en impuestos del sector agrícola exclusivamente. Al desarrollar sistemas diversificados de ingresos y servicios sociales fuertes, el Estado Islámico pudo mantener el poder durante años a pesar de los innumerables ataques e intervenciones militares globales que sufrió.

Los documentos también detallas que el Estado Islámico confiscó por la fuerza terrenos agrícolas a quienes pertenecían a grupos religiosos prohibidos por el ISIS. 

Una noticia anterior de The New York Times indica que el ISIS recaudó millones de dólares en impuestos y extorsionando a los habitantes de los territorios ocupados por el Estado Islámico. Según un informe de 2015, se calculaba que el Estado Islámico logró más de 900 millones en un sistema de impuestos que "resultó, en gran medida, insensible a las sanciones y los ataques aéreos".

Estos sistemas incluían la construcción de un mercado en Mosul, uno de sus antiguos bastiones, y cobrar a los vendedores 2.500 dólares al año por alquilar su puesto.

Los funcionarios del ISIS también gravaron servicios básicos como el agua y la electricidad, a los que impusieron una tasa de alrededor del 10%.

El ISIS fue declarado como derrotado militarmente el pasado noviembre, aunque el grupo terrorista sigue operando en pequeños poblados de Siria. Aún así, el grupo ha dado ligeras muestras de recuperación en los recientes enfrentamientos contra las fuerzas internacionales en el este de Siria.

Te puede interesar