Pasar al contenido principal

Cómo Italia pasó de ser un país perfectamente sano a casi entrar en colapso sanitario en 24 días por la crisis del coronavirus y lo que España podría aprender de ello

Medical personnel work inside one of the emergency structures that were set up to ease procedures at the hospital of Brescia, Italy, on March 10, 2020.
El personal médico trabaja dentro de una de las carpas de urgencias que se habilitaron para facilitar los procedimientos en el hospital de Brescia el pasado 10 de marzo de 2020. Claudio Furlan/LaPresse via AP
  • Absolutamente devastado por la pandemia del coronavirus, el sistema de salud italiano se está desmoronando.
  • El envejecimiento de la población del país, junto con la falta de recursos médicos óptimos, desborda a los médicos y los obliga a tomar decisiones imposibles sobre a qué pacientes salvar.
  • Todo el país está cerrado y más de 1.000 personas han muerto. Así es como la situación se ha vuelto tan grave con tanta rapidez.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Esta semana los médicos en Italia se han visto obligados a tomar decisiones que nadie, y menos aún aquellas personas que tienen el compromiso de proteger vidas, ha de enfrentarse: ¿Quién vive y quién muere?

A medida que el número de casos de coronavirus en el país se ha disparado (más de 15.000 personas han sido infectadas y al menos 1.000 han muerto), los trabajadores sanitarios de primera línea se enfrentan al impacto de este nuevo virus contagioso, al envejecimiento de la población y a la escasez de camas hospitalarias en el peor de los casos.

Los médicos ahora están dando prioridad a los pacientes jóvenes, y en su mayoría sanos de Covid-19, porque sus posibilidades de sobrevivir eclipsan las de los mayores.

"No tenemos camas gratuitas en las unidades de cuidados intensivos", según explicó a Time Lorenzo Casani, director de salud de una clínica para personas mayores en Lombardía. Los médicos, añadió, deben "tomar esta decisión horrible y decidir quién sobrevivirá y quién no sobrevivirá ... quién recibirá un monitor, un respirador y la atención que necesitan".

Esta trágica decisión hace recordar a las que se toman en un campo de batalla, y de hecho, Italia está ahora en guerra.

El país dio a conocer su primer caso de coronavirus hace menos de cuatro semanas, el 20 de febrero. Ahora, la magnitud del brote en la región solo es superada por la de China.

En aras de paliar los efectos, el ejecutivo italiano parece haber intentado de todo: cerraron escuelas, decretar el cierre de tiendas, vaciar los destinos turísticos tremendamente populares del país, poner en cuarentena a docenas de ciudades y luego expandir toda esa "zona roja" to para cerrar el país a más de 60 millones de personas.

"Todos debemos renunciar a algo por el bien de Italia. No hay más tiempo", aseveró el primer ministro Giuseppe Conte en un discurso televisado.

Leer más: Teletrabajo, higiene, sanidad, investigación y educación: 5 lecciones que nos está dejando la crisis del coronavirus y que cuestionan nuestro modelo de sociedad

"De un día para otro, todo estaba vacío"

Isabella Castoldi, una residente de Florencia de 25 años, explicó a Business Insider que cuando emergieron las noticias sobre el coronavirus en Italia, pocas personas que ella conocía se tomaron la amenaza muy en serio.

"Subestimamos al coronavirus", afirmó.

Isabella Castoldi.
Isabella Castoldi. Isabella Costaldi

Dado que la enfermedad se originó en China, parecía que estaba "muy, muy lejana", describió.

Castoldi incluso fue a Milán para hacerse un tatuaje el 28 de febrero. El coronavirus había invadido el norte de Italia en ese momento: cientos estaban enfermos. Después de regresar de su viaje, se fue a trabajar a una popular tienda de helados muy cerca del centro de la ciudad.

"Por lo general, tenemos una cola larguísima que se extiende más allá de la puerta", aseguró Castoldi. "Sin embargo, de un día para otro, el establecimiento estaba vacío".

Mientras ella y un compañero de trabajo contaban los beneficios diarios de la tienda, comentó, se dieron cuenta de que habían recaudado "miles de euros" menos de lo normal.

"Fue entonces cuando comenzamos a darnos cuenta de que tal vez era más grave de lo que pensábamos", dijo Castoldi.

"Una serie de bloqueos"

El 23 de febrero, el gobierno italiano puso casi una docena de ciudades, aquellas en las que se reportaron la mayoría de los casos de coronavirus, en cuarentena. Unas 50.000 personas se vieron afectadas. Se cerraron las zonas y edificios principales, se canceló el Carnaval anual de Venecia, Giorgio Armani celebró su desfile en la Semana de la Moda de Milán en un teatro vacío.

Para el 26 de febrero, menos de una semana después de que se anunciara el primer caso, 12 personas habían muerto.

Castoldi dijo que comenzó a notar el “desborde” de los supermercados cuando la gente compraba papel higiénico, carne y pasta.

Una semana y media después, el 8 de marzo, Conte acordonó un área del país en la que viven 16 millones de personas. La cuarentena se produjo cuando el total de casos de coronavirus en Italia se acercaba a 6.000; su número de muertos superaba entonces los 230.

No obstante, la noticia del cierre inminente se filtró antes de tiempo, lo que llevó a miles de personas a huir de partes del norte de Italia el día antes de que entrara en vigencia.

Roberto Burioni, profesor de virología en la Universidad Vita-Salute San Raffaele de Milán, le dijo a The Guardian que la fuga provocó viajes innecesarios cuando la gente huía hacia el sur.

"Lamentablemente, algunos de los que se han marchado se contagiarán", afirmó.

Debido a que Castoldi había estado en Milán, que era parte de la región cerrada, contactó a su médico y se le indicó que se pusiera en cuarentena. Se encerró en su habitación y salía de ella solo unos minutos cada día con una máscara puesta, ya que vive con su padre y su hermano. Su gato, Bilbo, se mantuvo a su lado.

El lunes, Conte anunció un bloqueo nacional sin precedentes.

"Toda la medida de las zonas rojas ahora se extiende a todo el territorio nacional", explicó en una conferencia de prensa. Anunció una política de "quedarse en casa", toque queda a las 6 p.m. y prohibición de reuniones públicas.

Para ese momento, más de 9.000 personas habían contraído el coronavirus y más de 460 habían fallecido.

"No tenemos suficientes médicos"

El martes, el primer día del cierre nacional de Italia, el país registró el mayor salto en muertes en un solo día: se informaron 168 nuevas defunciones por coronavirus. Conte anunció que la mayoría de las tiendas, salvo farmacias y supermercados, tenían que echar el cierre.

A partir del viernes, el número de muertes por coronavirus del país, un cálculo básico que divide el número de muertes por el número total de casos, fue de aproximadamente el 7%. Es un reflejo sombrío de las luchas de Italia, dado que la tasa de mortalidad global ha estado rondando el 3,4% durante semanas.

"No estábamos preparados. No tenemos suficientes médicos para la gente. No tenemos un plan organizado para las pandemias", aseguró Casani a Time.

 

A medical worker holds up a coronavirus test in Brescia, Italy.
Un trabajador médico realiza una prueba de coronavirus en Brescia, Italia. Claudio Furlan/LaPresse via AP

Las inversiones de Italia en su servicio nacional de salud, Servizio Sanitario Nazionale, representan el 6,8% de su PIB, tal y como informa Time.

"Los recortes continuos, en los cuidados y en la investigación, son un claro problema en estos momentos", afirmó Casani a la revista.

Otra razón por la que el sistema de salud italiano parece estar tan sobrepasado es que la población del país, de media, es la segunda con más vieja del mundo, tras Japón. El coronavirus es mucho más mortal para las personas mayores: un estudio de los CDC de China descubrió que la tasa de mortalidad entre los mayores de 80 años era de casi el 15%.

El Instituto Nacional de Salud de Italia ha estimado que el 58% de los pacientes que han muerto hasta ahora tenían más de 80 años y otro 31% tenían más de 70 años, según Reuters.

"Límite de edad para acceder a cuidados intensivos"

Dada la falta de recursos y las tensiones generadas en los hospitales de Italia, el Colegio Italiano de Anestesia, Analgesia, Reanimación y Cuidados Intensivos ha dado a las enfermeras y médicos pautas de "acción médica contra catástrofes" mientras se desarrolle esta terrible situación.

"Puede ser necesario establecer un límite de edad para acceder a cuidados intensivos", dice el documento, según se indica en una traducción en el Atlantic.

Este texto añade: "Lo que en principio sería un periodo de tratamiento relativamente corto en personas más sanas podría ser más largo y gastar más recursos en el caso de pacientes mayores o más frágiles".

En otras palabras, las personas mayores son ahora una prioridad menor para el tratamiento, ya que sus posibilidades de supervivencia son menores. Las pautas también sugieren que los médicos y las enfermeras eliminen la prioridad de los pacientes con afecciones de salud subyacentes, ya que el coronavirus también es más grave para esos grupos.

"Decidimos en base a la edad y las condiciones de salud", afirmó el pasado lunes el anestesista Christian Salaroli al diario italiano Corriere della Sera, "como en todas las situaciones de guerra".

Military officers wearing face masks stand outside Duomo cathedral, closed by authorities due to a coronavirus outbreak, in Milan, Italy on February 24, 2020.
Oficiales militares con mascarilla se encuentran fuera de la catedral del Duomo, cerrada por las autoridades debido a un brote de coronavirus, en Milán, Italia, el 24 de febrero de 2020. REUTERS/Flavio Lo Scalzo

"La guerra ha explotado literalmente"

El Dr. Daniele Macchini, que trabaja en el Hospital Humanitas Gavazzeni en Bérgamo, escribió una alarmante publicación en Faceebok a principios de esta semana, describiendo el coronavirus como un "tsunami que nos ha afectado a todos". Sus pensamientos, compartidos en italiano, fueron traducidos por la Dra. Silvia Stringhini, epidemóloga de la Universidad de Ginebra, tal y como informó el New York Post.

"La guerra ha estallado literalmente, y las batallas son ininterrumpidas, día y noche", escribió Macchini.

Frontline health workers in a tent that was erected in Italy to help treat the increasing number of coronavirus patients.
Trabajadores de sanidad en una carpa montada en Italia para ayudar a tratar el creciente número de pacientes con coronavirus. Claudio Furlan/LaPresse via AP

Ya no se conoce a los médicos por sus especialidades como "cirujanos, urólogos u ortopedistas", añadió. Todos intentan tratar la misma enfermedad, y los resultados de los test siguen llegando "positivos, positivos, positivos".

Macchini afirmó que ha visto al personal médico con "lágrimas en los ojos porque no podemos salvar a todos".

"Ya no vemos a nuestras familias por temor a infectarlas. Algunos de nosotros ya nos hemos contagiado a pesar de los protocolos", escribió

El martes, la comunidad médica de Italia recibió otro golpe: Roberto Stella, el presidente del gremio médico de Varese, de 67 años, murió en Como por insuficiencia respiratoria causada por el COVID-19, según CNN

"Su muerte representa la protesta de todos los colegas del gremio que aún hoy no están equipados con la protección individual adecuada necesaria", dijo en un comunicado la Federación Nacional de Médicos y Médicos Generales de Italia.

Roberta Re, una enfermera del hospital Piacenza en Emilia-Romaña, comentó a The Guardian que también ha perdido a un compañero: un médico de 59 años que consideraba un buen amigo.

"Es una experiencia que compararía con una guerra mundial", dijo Re. "Pero es una guerra que no se puede combatir con las armas tradicionales, ya que aún conocemos al enemigo y es difícil luchar. La única arma que tenemos para evitar que las cosas empeoren es quedarnos en casa y respetar las normas, hacer lo que hicieron en China ".

En Venecia, esto es lo que Castoldi intenta hacer. Su auto cuarentena ha terminado, por lo que ahora puede deambular por la casa y pasar tiempo con su familia dentro de ella. Ella permanece sin síntomas. Desde su habitación, ha publicado varias advertencias en las redes sociales, desalentando a gente de todo el mundo a difundir bromas y memes del coronavirus.

"A menos que un brote como este nos afecte directamente, es fácil creer que nunca lo hará", sentenció.

Última hora sobre el coronavirus en Business Insider España:

Y además