¿Cómo leer y entender tu factura de la luz?

Factura de la luz
  • El 11 % de los clientes no sabe interpretar la factura de la luz, según la OCU.
  • Si se está en el mercado regulado, todas las compañías estructuran de la misma manera el recibo. En el libre, pueden hacerlos cómo quieran.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El recibo llega a casa, se mira el importe (mala cara), se intenta entender algo y, al minuto, se da por imposible. Se paga con resignación y se archiva. El precio no va a cambiar por saber interpretar la factura de la luz, pero, al menos, el usuario tendrá cierto conocimiento de a qué corresponde esa cantidad que se considera, a todas luces (nunca mejor dicho), exagerada.

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), que advierte de que el 11 % de los clientes no entiende la factura energética, ha intentado dar una serie de claves para descifrar el recibo de la luz. A pesar de las explicaciones, sigue siendo complicado, pero, al menos, se podrá intentar.

Lo primero es explicar que la factura está formada por dos importes: un coste fijo por disponer de electricidad, que se paga por cada kW de potencia contratada; y, por otro lado, el coste de la electricidad consumida. Ambos varían en función de la tarifa que se tenga contratada. A esto hay que añadirle otros conceptos (impuestos, alquiler del contador, otros servicios…). En el mercado regulado, todas las compañías estructuran de la misma manera las facturas. En el libre, tienen la posibilidad de hacerlas cómo quieran.

Conceptos de una factura en el mercado regulado

  • Nombre de la compañía: lo que permite saber si se está en el mercado libre o regulado, ya que hay muchos consumidores que desconocen incluso este aspecto.
  • Periodo de consumo. 
  • Referencia del contrato de suministro: es un dato fundamental para identificarte, pero en muchos casos es más útil el CUPS (Código Unificado de Punto de suministro), que identifica tu instalación y se mantiene aunque cambies de comercializadora.
  • Peaje o tarifa de acceso: la tarifa de peaje se determina en función de la potencia contratada (2.0 si es menor de 10kW) y si tienes o no tarifa de discriminación horaria (DHA o A). El importe es fijado por el Ministerio. Con este concepto pagas por el uso de las redes de transporte, distribución y otros costes regulados.
  • Potencia contratada: la mayor parte de los hogares tiene entre 3.3 y 4.6 kW. Por debajo de 3 kW se puede pedir el bono social, y, por encima de 10 kW, ya no se tiene derecho a la tarifa PVPC del mercado regulado.
  • Facturación por potencia contratada: se paga aunque no haya consumo. Por eso, cuanto mayor sea la potencia, más pagas. Se desglosan dos conceptos, peaje y margen de comercialización. En ambos casos se multiplican los kW contratados por el precio diario y el número de días facturados.
  • Facturación por energía consumida: se paga en función de lo que efectivamente se consume. La compañía cobra por cada kWh de energía consumida. En el mercado regulado se divide en tarifa de acceso y coste de la energía en el mercado mayorista para ese periodo (cambia en cada factura).
  • Impuesto sobre la electricidad: el 5,1127 %.
  • Alquiler de equipos de medida: está regulado por la Administración. Se calcula multiplicando el número de días del período de facturación por el precio del alquiler del contador, salvo que el contador sea propiedad del consumidor.
  • IVA: se aplica el tipo del 21% de IVA a la suma del total de la factura de la luz.
Factura de  la luz en España

Facturas de la luz en el mercado libre

Aunque, como ya se ha dicho, en el mercado libre las compañías realizan la factura cómo quieran, en la OCU han tomado un ejemplo para descifrar los conceptos del recibo de la luz en el mercado libre.

  • Nombre: indica si estás en el mercado libre. Iberdrola Clientes, por ejemplo, es la comercializadora del mercado libre de este grupo.
  • Periodo de consumo: lectura bimestral o mensual, dependiendo del contrato que tengas con tu comercializadora.
  • Referencia del contrato de suministro. 
  • Peaje o tarifa de acceso.
  • Facturación por potencia contratada: se cobra un solo importe, que incluye la suma de los peajes y el margen de comercialización cuando la compañía lo aplique. Si el precio ha cambiado durante el periodo facturado, a cada parte del periodo se aplica su precio.
  • Facturación por energía consumida: en un solo concepto, que ya incluye los peajes de acceso fijados por el Gobierno y que se paga por cada kWh consumido.
  • Impuesto sobre la electricidad: 5,1127 %.
  • Otros servicios: además del alquiler del contador pueden ofrecerte otros servicios (mantenimiento, seguros, etc.), que no estás obligado a contratar. 
  • IVA: 21 %.

Otra información que puede aparecer en la factura de la luz

Para interpretar la factura de la luz es conveniente que se conozcan también otros conceptos habituales. Son estos: 

  • Indicarán el tipo de contador si estás en el mercado regulado.
  • Un gráfico de consumo. Este gráfico aparece siempre en las facturas del mercado regulado (a veces, en las del libre también), y permite ver la evolución del consumo.
  • Lectura del contador, que indica si se ha facturado sobre lecturas reales o estimadas.
  • Quienes tengan Bono Social (en el mercado regulado), en su recibo de la luz aparecerá el concepto Descuento por Bono Social, antes del impuesto de electricidad.
  • En las facturas del mercado libre es posible que aparezca al final información sobre algún descuento.

Otros artículos interesantes:

Ahorra luz y tiempo al secar la ropa con estas bolas de lana ecológicas

Esta startup creada por jóvenes españoles puede ayudarte a reducir un 20% tu factura de la luz, agua y gas

Iberdrola crea una división para posicionarse en la carrera por el hidrógeno verde