Pasar al contenido principal

Cómo lidiar con 5 de los tipos de mal jefe más problemáticos

Jefe malo
GettyImages

Un mal jefe es la principal causa por la que suelen dimitir los trabajadores. No obstante, muchas veces no nos damos cuenta del daño que puede estar causándonos nuestro superior aumentando el peligro de burnout laboral.

Y es que un mal jefe no solo es aquel que chilla a toda la plantilla imponiendo un silencio absoluto cada vez que entra en la sala. Hay otros tipos de mal jefe que pasan más desapercibidos: creen estar haciendo un buen trabajo cuando en realidad ocurre todo lo contrario.

Hoy queremos hablarte de este tipo de líderes problemáticos, y las claves para lidiar con ellos haciendo que tu día a día en la oficina sea más llevadero.

El jefe olvidadizo que siempre da el sí

Te dio el aprobado para seguir adelante con una propuesta o un proyecto y a los pocos días parece haberse olvidado por completo del asunto y, por supuesto, ahora la respuesta es “no”. El problema viene cuando el cambio repentino de opinión no tiene ningún tipo de fundamento, y ocurre más a menudo de lo que te gustaría. 

Para lidiar con este problema lo mejor que puedes hacer es identificar por qué cambia su opinión: ¿hay una tercera persona que influye en su decisión? En caso de que sí asegúrate de que esa persona esté delante cuando toméis decisiones.

Además de esto conviene esperar unos días hasta empezar el proyecto, e incluye ese periodo en el planning; deja que tu jefe le de un par de vueltas y vuelve de nuevo para asegurar que todo sigue en pie. También conviene confirmar lo establecido en un correo.

Te puede interesar